Nuestros días transcurrían con el ajetreo de hacer el pan, cocinar, lavar la ropa, enterrar a los mártires, atender a los accidentados, secar la ropa y llevarla a los frentes, pero no recuerdo haber dicho ni una sola vez que estuviéramos cansadas.