Publicado en: 19 octubre, 2015

Acusados de Askapena defienden en el juicio su labor internacionalista y anti-imperialista, negando estar al servicio de ETA

Por Kaos. Represión

Los acusados han declarado hoy que en Askapena realizaban labores de solidaridad “anti-imperialista” con otros países y con causas como las de los idiomas oprimidos y el comercio justo pero no al servicio de la organización armada, a la que han negado pertenecer o tener cualquier tipo de dependencia respecto de ella. La Audiencia Nacional ha […]

Los acusados han declarado hoy que en Askapena realizaban labores de solidaridad “anti-imperialista” con otros países y con causas como las de los idiomas oprimidos y el comercio justo pero no al servicio de la organización armada, a la que han negado pertenecer o tener cualquier tipo de dependencia respecto de ella.

La Audiencia Nacional ha iniciado hoy el juicio de Walter Wendelin -considerado el máximo responsable de Askapena-, Gabriel Basáñez Ruiz, Unai Vázquez Puente, David Soto Aldaz y Aritz Gamboa de Miguel, detenidos el 28 de septiembre de 2010 en una operación desarrollada en el País Vasco y Navarra, para quienes el fiscal pide seis años de prisión por “colaboración con organización terrorista”.

Walter Wendelin, de nacionalidad suiza y que se ha calificado como “analfabeto en el idioma vascuence”, ha dicho que tuvo hasta 2006 diversas responsabilidades en Askapena pero ha asegurado que no se dedicaba a recabar apoyos ni a realizar actividad alguna para ETA sino a labores de solidaridad “internacionalista” y “anti-imperialista”.

Ha añadido que Askapena no solo defendía el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) sino también la cooperación con causas de países sudamericanos como Venezuela, Nicaragua, El Salvador yCuba y de otras como las de Palestina, Sahara y Kurdistán.

En este marco ha recordado que se sumaron a campañas de boicot a Israel en solidaridad con Palestina y contra el turismo de Turquía, entre otras, y ha negado que actividades que llevaban a cabo como las de comercio justo fueran para financiar a ETA ni a ninguna organización de la izquierda abertzale.

Wendelin ha estimado que “por cuestiones sensacionalistas” se les ha “criminalizado” desde los medios de comunicación.

Gabriel Basáñez Ruiz ha negado relación con ETA y ha dicho que se dedicaba a labores a favor del euskera y que participó en actividades de defensa de idiomas minoritarios oprimidos como el guaraní viajando incluso a un congreso a Argentina en 2004.

Unai Vázquez Puente ha declarado que como estudiante de Trabajo Social en la Universidad del País Vasco realizó proyectos de prácticas en El Salvador y Venezuela y que decidió apuntarse a brigadas de solidaridad internacional de Askapena pero no para realizar actividad alguna para ETA.

Previamente, a su llegada a la Audiencia Nacional, Unai Vázquez ha manifestado que son sometidos a un “juicio político” y que, “como decía Fidel Castro: la historia nos absolverá”.

Los acusados sólo han contestado a las preguntas de sus abogados ya que se han negado a hacerlo a las del fiscal y a las de los letrados de las acusaciones, ejercidas por la Asociación Víctimas del Terrorismo y Dignidad y Justicia.

Según la Fiscalía, Askapena se integra en una estructura mancomunada y bajo la dirección de ETA y la ilegalizada Batasuna llamada NLT (Nazioarteko Lan Taldea o Grupo de Trabajo Internacional), al que pertenecen representantes de todas las organizaciones constitutivas del MLNV “con proyección internacional”.

Además de las penas de prisión, la Fiscalía pide imponer a cada uno de los acusados una multa de 7.200 euros y pena de inhabilitación absoluta durante 14 años y que se declare la ilicitud de organizaciones relacionadas con el aparato internacional de ETA.

El juicio seguirá mañana con las declaraciones de los acusados David Soto Aldaz y Aritz Gamboa de Miguel, en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid), donde hoy se ha congregado un grupo de amigos y simpatizantes de los acusados.

Agencias

-->
COLABORA CON KAOS