Actividades de empresa Vale ayudan a propagar covid-19 por el interior de Brasil

Publicidad

Ciudades base para grandes proyectos de minería en Brasil son también polos del nuevo coronavirus. En ellas hay altos índices de contaminación, poca estructura hospitalaria y evidente negligencia con los empleados.

Respaldadas por el gobierno federal, las empresas mantienen sus actividades y ganancias en alza. Desamparados, los trabajadores de la primera línea nada pueden hacer a no ser que se contaminen y corran riesgo de morir.

Sólo así el operador de máquinas Evaldo de Almeida Fidelis, de 36 años, pudo quedarse en casa. Él contrajo el virus en una mina controlada por la empresa Vale en Parauapebas, estado de Pará, al norte del país. Permaneció 42 días alejado para curarse.

“Usted no tiene cómo justificar no ir al trabajo, a no ser que esté contaminado, infectado. Además de eso, ¿usted va a alegar qué? Usted tiene que trabajar, usted se siente obligado a prestar ese servicio, hasta porque el gobierno federal colocó la minería como actividad esencial”, lamenta.

El trabajador acabó por infectar a toda su familia – esposa, hijo y madre. En tres días, perdió 10% de la capacidad pulmonar y, según el, tuvo miedo de no soportar. “Llegué a pensar que no iba a resistir”.

Recuperado, así como toda la familia, Evaldo ya fue obligado a volver al trabajo, arriesgándose de nuevo en una actividad que el presidente Jair Bolsonaro (sin partido) considera esencial.

“Esencial es la alimentación en la mesa del pueblo, la salud, la seguridad. Como [el gobierno] colocó [como esencial], la empresa está respaldada. ¿Cómo puede defenderse el trabajador? El no tiene mecanismo jurídico para defenderse”, se lamenta el trabajador.

Parauapebas es un municipio en el sudoeste paraense, que mantiene la minería como actividad principal desde la década de 1980. Es el corazón de la Serra dos Carajás, donde está el mayor yacimiento de mineral de hierro del planeta, controlado por la Vale, que también explota oro y manganeso en la región.

De acuerdo con levantamiento del Ministerio de Salud, obtenido exclusivamente por Brasil de Fato, hasta el 10 de junio la ciudad era la 19ª en el país con el mayor número de casos de la covid-19. Conforme el último balance de la alcaldía, 99 personas murieron como consecuencia de la enfermedad por allá.

En Canaã dos Carajás, otro municipio minero controlado por la Vale y casi vecino Parauapebas, la situación llama aún más la atención: fueron 1.417 casos confirmados, hasta 10 de junio, para una población de 36.027 habitantes – o sea, casi 4% de los moradores están contaminados por el coronavirus.

Eso quiere decir que el pequeño municipio paraense tiene más casos registrados que grandes capitales de estados, como Curitiba, Belo Horizonte, Porto Alegre, Florianópolis y Goiânia, por ejemplo.

Según Rafael Avila, presidente con licencia del Sindicato Metabase Inconfidentes, en Minas Gerais, es imposible seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la actividad minera.

“Incluso con los protocolos que las empresas están haciendo, como la Vale, eso no quita el problema de la covid-19. Al contrario. Eso demuestra, en la realidad, que es imposible, en la actividad minera en su conjunto, controlar el virus”, declara.

Municipios mineros como Mariana, Itabira y Ouro Preto también están en alerta por la covid-19. Juntos, los tres ya suman más de mil casos confirmados.

Luiz Paulo Siqueira, de la dirección nacional del Movimiento por la Soberanía Popular en la Minería, resalta que, para que se extraiga el mineral, la aglomeración es inevitable.

“La minería, la forma como funciona, proporciona aglomeración entre los trabajadores. Los trabajadores se aglomeran en la parada de autobús, entran en el mismo autobús, van a compartir cabinas de una misma máquina. Entonces, la persona infectada trabaja en un turno en una máquina, en una cabina cerrada. Entra un trabajador el turno siguiente, sin duda el va a estar susceptible a ese riesgo del contagio del virus”, afirma.

El dirigente defiende que las empresas suspendan inmediatamente el trabajo en las minas, con la condición de que los salarios se mantengan. “Es parar las actividades, pero con la garantía que los empleos se garanticen con el pago integral de los salarios y beneficios, tanto de los trabajadores directos y tercerizados”, sugiere.

Edición: Leandro Melito

Traducción: Pilar Troya

.

www.brasildefato.com.br/2020/06/17/actividades-de-empresa-vale-ayudan-a-propagar-covid-19-por-el-interior-de-brasil

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More