Aclaración Pública del MJP por la Unidad de Acción Revolucionaria Estudiantil y Popular

12

ACLARACIÓN PÚBLICA DEL MJP

POR LA UNIDAD DE ACCIÓN REVOLUCIONARIA

ESTUDIANTIL Y POPULAR

El MJP rechaza de forma categórica recientes versiones divulgadas a través de ciertos medios de comunicación en las que se señala a nuestra organización y a nuestros compañeros dirigentes en el Instituto Nacional de ser los supuestos autores intelectuales de la última protesta estudiantil realizada en el colegio, misma que el Gobierno neoliberal de Martín Torrijos y la derecha usan de pretexto para imponer contra el estudiantado aguilucho la fuerza reaccionaria del Estado mediante la represión de la Policía Nacional y la imposición de sanciones a la dirigencia estudiantil como parte de un plan orientado a desarticular al Movimiento Institutor, tradicionalmente combativo por los intereses de las masas humildes y trabajadoras.

Aseveración contra nuestra organización que además de falsa, es el colorario de una campaña de ataques desbocados contra el MJP y buena parte de la izquierda estudiantil por parte de elementos allegados al sectarismo que parecieran querer aprovechar el marco de represión para intentar resolver problemas de espacio político-electoral, a costa de la suerte de los sancionados en huelga y corriendo el riesgo de arrastrar consigo al conjunto del Movimiento Estudiantil hacia su aniquilación a manos del Estado Oligárquico y el Ministerio de Educación convertido en instrumento de persecución contra la izquierda revolucionaria en los colegios.A pesar de todo, desde el MJP fieles a nuestra concepción marxista reiteramos nuestro llamado a la solidaridad con los compañeros injustamente sancionados y a la lucha conjunta en defensa de las libertades democráticas rebasando el marco estrictamente grupal de la huelga, unión estudiantil que de concretarse contribuiría a un alivio del desgaste físico de los compañeros, al fortalecimiento moral de la militancia y eventualmente, al triunfo netamente estudiantil de la lucha.

Consideramos con sinceridad que la constante señalización y magnificación pública de nuestras contradicciones en los medios de comunicación burgueses e incluso, alternativos, haciéndolo de forma desordenada y poco dialéctica, impropia de un análisis materialista de la sociedad, resulta peligroso manejarlo así en la medida que expone la integridad del Movimiento Estudiantil a la inteligencia y operación del aparato opresor de la clase dominante, empeñada en postergar el ascenso organizado de aquella juventud que es luchadora e independiente de sus estructuras juveniles de control y cooptación penetradas en los colegios del país. Debemos ser concientes que la coyuntura en todas las latitudes demanda la unidad como cuestión básica en la retroalimentación de la organización y del proceso histórico por el socialismo a escala continental; razones por las que invitamos una vez más a que abandonemos definitivamente los esquemas unilaterales, cortoplacistas, pobres filosóficamente y sectarios en lo político, y a que en esa dirección colateralmente se ponga freno a la proliferación ligera de la diatriba mediática desmesurada, pues dicha actitud está muy distante de la ecuanimidad científica del buen revolucionario que partiendo del análisis concreto de la realidad, identifica cuál el centro de la coyuntura –cese de la represión, libre derecho de organización y huelga obrero popular- actuando en consecuencia con la suficiente claridad de análisis y acumulación contra el enemigo de clase.

Pugnas intestinas que en lo mínimo se corresponden con el contexto inmediato de la discusión social y de las jornadas en ciernes, propiciando dichas conductas mayor división estudiantil y reproduciendo una imagen confusa en la periferia popular de nuestras estructuras de la juventud, desviación ideológica y metodológica que incuba en el joven militante una percepción parcial y perturbada tanto de la realidad social como de la igualmente compleja composición político-social de la izquierda panameña y latinoamericana, deformándose así el concepto verídico de la lucha de clases.La diatriba en cuestión no contribuye a la defensa de las libertades en secundaria, ni a la lucha contra las sanciones, ni a la reincorporación de los compañeros, ni al fortalecimiento del Movimiento Popular, ni a la unidad contra el capitalismo por la construcción del socialismo.

El MJP declara una vez más su disposición a trabajar por la unidad concientes que el camino por la construcción del socialismo y la cohesión de los revolucionarios no es fácil ni tampoco tarea de un día, es cosa también de yerros y aciertos en el curso de la experiencia, por lo que sostenemos en lo alto nuestra firme convicción de luchar con vocación unitaria por el advenimiento de la nueva Panamá y de la nueva América, aquella comunidad de pueblos y naciones independientes, autodeterminadas y socialistas, proyecto de la humanidad que avanza, por la que ya murieron Victoriano, Sandino, Farabundo, Mella, Mariátegui, Ascanio, Guevara, Allende, Britton, Fonseca, Chico Méndez, Gallego, Romero, Reyes y Marulanda.

CONTRA LA EDUCACIÓN DE MERCADO

UN MOVIMIENTO ESTUDIANTIL ORGANIZADO

LARGA VIDA AL PROLETARIADO Y AL MOVIMIENTO POPULAR