Acerca de la huelga del 30-E

Publicidad

Vaya por delante que en lo que se refiere a los sindicatos en Euskadi hay dos corrientes: una que basa su acción en el mamoneo, buscando pasteleos, y otra que muestra un sindicalismo combativo, de enfrentamiento con la patronal; esta última corriente, es mayoría sindical, formada por ELA, LAB, ESK-CUIS, STEE-Eilas, Hiru, y EHN, CNT, y apoyada por organizaciones estudiantiles y juveniles; la prensa y los sectores de flojera sindicalista suelen hablar de esta mayoría – con evidente mala fe- como de “sindicatos nacionalistas”, por lo visto ellos son internacionalistas, apátridas o yo qué sé . En Nafarroa la mayoría la detentan CCOO y UGT, con la colaboración de USO, y su labor como bomberos ha sido premiada, por sus loables servicios, tanto por los gobiernos de la derecha como por la patronal. Del resto del Estado, mejor ni hablar ya que si se exceptúan algunos comités de base y algunas secciones díscolas ( que, por cierto, han mostrado su apoyo y solidaridad con la huelga convocada en el Basque Country), el resto – es decir la inmensa mayoría – es puro sindicalismo subvencionado y, como tal, pura mansedumbre…No hace falta haber leído a Paul Matick para convencerse de que los sindicatos, al menos de los que hablo, forman parte necesaria del sistema.

Partiendo del hecho de que siempre hay razones para rebelarse, cualquiera que ve las reivindicaciones de los convocantes de la huelga del 30 de este mes, puede ver la justeza y el carácter social de ellas. Ante ella, el calor concitado por los sindicalistas del ventajismo ( al que se ha unido a última hora CGT con unos argumentos esquemáticos que aluden al nacionalismo, vasco claro, y a lo político de la convocatoria…¡ qué diría el pobre, abanderado del sindicalismo revolucionario, George Sorel!) en su contra se ha alzado con toda una batería argumental que en algunos casos resulta, cuando menos, chocante: así, resulta gracioso que el representante del PNV en las ondas de Euskadi Irratia, señale que los convocantes de la huelga no han sabido captar las verdaderas reivindicaciones de los trabajadores; lo dice el representante de un partido que jamás de los jamases ha convocado, ni se ha unido a, una huelga y que, al contrario, ha jugado siempre el papel de apagafuegos, podría añadirse que que el señor Egibar se erija en experto en huelgas es chocante si en cuenta se tiene su calidad de hombre de negocios, o que al menos tienen intereses directos en algunos de ellos, inmobiliarios. El representante del PP, el veterano Carmelo Barrio, como en ellos es hábito, no se anda con sutilezas y afirma que tales sindicatos no hacen sino luchar contra la paz social, tratando de desestabilizar , a lo que ya les tienen acostumbrados. Los representantes del PSOE y de Podemos se parapetan en que hay que dar un voto de confianza al nuevo gobierno y la de Podemos, Edurne García, señala como el aumento de las pensiones por parte del gobierno coaligado, es una muestra de buena voluntad ( un 0,9% que no hace falta ni saber sumar con los dedos para cerciorase de que es una pura limosna) para añadir que los puntos que ellos firmaron con el PNV para los presupuestos de la comunidad autónoma vasca, recogen algunas de las reivindicaciones que ahora se presentan ( ¡ no me haga reír que se me parte el labio!). Por su parte, la joven que representaba al PSOE, Gloria Sánchez, en el parlamento de las ondas de la emisora nombrada, coreada más tarde por Idoia Mendia, dice que la huelga tiene claros tintes políticos ( la jefa va más lejos y llega a decir que la convocatoria va contra el gobierno) y que huele a campaña electoral. Vamos a ver que yo sepa a las elecciones, a no ser las sindicales, no se presentan los sindicatos sino los partidos políticos, ellos; por otra parte, que se una huelga política…que se me perdone pero la afirmación es una sandez de tamaño XXL, ya que todo es política ( ya definía Aristóteles a los humanos como zoon politikon = animales políticos) y los propios argumentos que ellos emplean para rechazar la huela son políticos donde los haya: la defensa de un recién estrenado gobierno y el voto de confianza que se merece…pura política. La coletilla de es política suena, por otra parte, fatal, se usa como si fuese un espantajo: hace unos años se decía, por activa y por pasiva, no te metas en política, la política para los políticos, y hasta el propio caudillo afirmaba que él era apolítico.

De la patronal y de Urkullu , qué decir: los primeros , como siempre, dicen no comprender la convocatoria ( ¿ han comprendido alguna vez alguna?), y el lehendakari, como las familias afligidas ante la muerte de un ser querido: no recibe, invitando a los convocantes que hagan una reflexión crítica sobre su posturas, al tiempo que se escaquea diciendo que no tiene competencias ( ¿será una confesión solapada acerca de su manifiesta incompetencia para atender las demandas de los trabajadores, los parados, jubilados…? Súmese que diciendo mentirijillas falta al octavo mandamiento lo que, él tan piadoso, habrá de decir a su confesor) . Resulta clamoroso que Urkullu pierda el culo por reunirse a todas horas y con cualquier ocasión con los representantes de la patronal y que para los representantes de los trabajadores no tenga tiempo… seguramente se le acumula el trabajo: o bien, esté inaugurando un congreso, o bien esté cantando loas a una empresa, o bien esté en el NODO ( que diga, el algún informativo de EITB), en fin su vida es un sin vivir…La señora Tapia le echa un capote diciendo que no es de recibo convocar una huelga y luego solicitar una reunión al gran jefe, que se toma el Jaurlaritza como si fuese su batzoki; por cierto, Maria Chivite, flamante presidenta del gobierno navarro ante la petición que estos le han cursado, va a recibir a los representantes sindicales.

En fin, parece absolutamente justo reclamar y exigir unas condiciones de vida digna que es lo que hacen los convocantes, sindicatos y colectivos integrados en la Carta de Derechos Sociales, a los que se han unido gran parte del movimiento de jubilados ( quienes se han desmarcado lo han hecho por pura política y alegando que el unirse a la convocatoria es desunir el movimiento; éste, por lo visto, ha de permanecer unido a la baja, asumiendo los postulados de los sectores menos combativos, o más manipulados por los partidos y os sindicatos de orden. Añádase a lo dicho que desde el movimiento siempre se ha tratado de extender el abanico a otros sectores de la población…siendo ésta, la convocatoria del 30, la ocasión de hacer confluir las luchas).

Trabajo, vida y pensiones dignas; soberanía para el cambio social…estas son las justas reclamaciones y qué duda cabe que para que puedan conseguirse se han de tomar decisiones y medidas políticas, y esta huelga lo que pretende, además de enviar un aviso al nuevo gobierno para que sepan que no tienen un cheque en blanco, es hacer es poner sobre la mesa algunos aspectos sangrantes como el escaso salario mínimo interprofesional, las subcontratas laborales, las desigualdades salariales entre hombres y mujeres, los sueldos de miseria de muchos jubilados y pensionistas, el aumento de las situaciones de precariedad y pobreza; uno de los portavoces del movimiento de jubilados afirma con tino: « Esta movilización y huelga no está contemplada solo como una huelga laboral. Trasciende el mundo laboral para extenderse a todas las capas de la población en situación delicada o difícil. Al mismo tiempo, es una huelga de carácter transversal: va desde el mundo de trabajadores en activo hasta personas que no forman parte del mercado laboral»…situaciones las señaladas que , mal que les pese a los vendedores del paraíso vasco, también se dan en el oasis llamado Euskadi.

La lucha Pirineos abajo adopta la senda que desde hace tiempo han emprendido de Pirineos arriba los gillets jaunes y demás en contra de las reformas anti-obreras propuestas por Manu Macron.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More