Absuelven el trabajador de TV3 al que acusaban de revelación de secretos

Publicidad

La CCMA anuncia que no recurrirá la sentencia aunque pidió siete años de prisión por un delito continuado de descubrimiento de secretos y un delito de revelación de secretos. El abogado de la defensa y el comité de empresa celebran la decisión judicial.

Doce días después del juicio, la juez ha hecho pública la sentencia absolutoria para Gustavo C., trabajador de TV3 acusado de un delito continuado de descubrimiento de secretos y de otro de revelación de secretos en 2012. La sentencia, de trece páginas, considera los hechos denunciados como delictivos pero descarta poder atribuir la autoría al acusado.

La juez se acoge a varias sentencias del Tribunal Supremo sobre la tipificación del delito de que se le acusaba para rebatir la objeción que hizo el abogado de la defensa y considerar que sí eran correctas las acusaciones. Es decir, alguien se infiltró efectivamente en cuatro buzones de correo de la corporación y en difundió contenidos e información confidencial, pero no se sabe quién lo hace ver.

En la sentencia, la juez recoge que ningún testigo, ni de la defensa ni de la acusación, ha efectuado ninguna manifestación relativa a la autoría del acusado.

Considera como hechos probados que, en la fecha de los hechos, se podía acceder «sin problemas» en el departamento de postproducción -donde trabajaba el acusado-, instalar programas sin supervisión y trabajar en los ordenadores abiertos por otra usuaria «sin introducir ninguna contraseña o clave identificativa». Asimismo, considera que no se ha probado que en los equipos informáticos propiedad del acusado hubieran realizado tales conductas delictivas, ni que «en definitiva, sea el autor de ninguno de los dos delitos por los que se ha formulado acusación «. En la sentencia, la juez recoge que ningún testigo, ni de la defensa ni de la acusación, ha efectuado ninguna manifestación relativa a la autoría del acusado.

Destaca un fragmento en el que se indica que «es evidente que la seguridad informática en 2012 era bastante deficiente y que no existía un control de acceso a los equipos o al propio departamento». Asimismo, pone en duda las conclusiones de los Mossos cuando sitúan el acusado como el único que trabajaba en el departamento en ciertas franjas horarias en las que se realizaron los delitos. «Todos estos indicios no dejan de ser meramente circunstanciales, cualquier pudo entrar en ese departamento y utilizar los ordenadores como se ha dicho», sentencia la jueza. Y añade que «no se ha probado que la instalación del sistema TOR por parte del acusado en su ordenador personal fuera anterior a la fecha de los hechos».

El abogado defensor afirma que su cliente se encuentra ahora «muy relajado y tranquilo después de haber sufrido mucho» / Freddy Davies

Antes de las conclusiones finales, la juez expone los razonamientos a favor y en contra de una sentencia condenatoria basada en las inferencias lógicas derivadas de la acumulación de indicios. Se acoge a sentencias del Tribunal Constitucional para poner de relieve la presunción de inocencia y concluye: «ante esta situación de incertidumbre probatoria y ante la inexistencia de indicios, necesariamente se debe acudir al auxilio de el in dubio pro reo y al mandato absolutorio que éste impone «.

El abogado defensor, Carlos Sánchez Almeida, valora la parte final de la sentencia, donde se exponen los motivos de la absolución, explicando que «coincide con nuestras tesis». Para el abogado, no queda acreditado en modo que su cliente fuera quien había cometido el delito porque no había «prueba plena». Afirma que su cliente se encuentra ahora «muy relajado y tranquilo después de haber sufrido mucho».

«La personalidad del Gustau habrá podido ser suplantada por cualquiera: una de las cuatro direcciones infiltradas era su», subraya el abogado
Sánchez Almeida destaca que la sentencia «pasa de puntillas» por el tema del delito; los datos sí eran secretas, pero la sentencia «no entra en profundidad» en la pena ni el tipo aplicable, al ser absolutoria. Para el abogado, la razón fundamental es la falta de prueba de la acusación y la falta de seguridad informática de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales. «La personalidad del Gustau habrá podido ser suplantada por cualquiera: una de las cuatro direcciones infiltradas era su», subraya el abogado. Añade que toda la acusación eran indicios de que habrían podido estar generados por el auténtico culpable porque los ordenadores eran accesibles para cualquier trabajadora.

Finalmente, Sánchez Almeida aplaude que la CCMA no presente recurso. «Es inteligente por su parte: la jurisprudencia del TEDH muestra que es muy difícil conseguir una sentencia condenatoria cuando la primera ha sido absolutoria», afirma.

Alegría en la plantilla y satisfacción a la dirección

«Hoy en TV3 hay muchísima alegría, es una alegría desbordada», declaró la presidenta del comité de empresa, Roser Mercadé. Mercadé enfatizó que estando «contentas» por el desenlace así como por una sentencia que entienden que «desargumenta» la demanda. «No es una sentencia simple», expone. Mercadé ha explicado que el trabajador absuelto está muy contento «porque se le ha acabado la pesadilla».

El comité de empresa de TV3 celebra la absolución del compañero y convoca a una concentración para el miércoles 13 de julio a las 15 h en los estudios de TV3 de Sant Joan Despí
En una nota de prensa emitida por el comité de empresa de TV3, celebran la absolución del compañero y convocan a una concentración para el miércoles 13 de julio a las 15 h en los estudios de TV3 de Sant Joan Despí. Allí avisarán de novedades, si los hay, así como celebrarán la sentencia judicial. «Ya nos toca», remachó Mercadé. Hay que añadir que la sentencia también recoge el contexto sociolaboral en que se dieron los hechos, con la amenaza del ERE que al final se materializó.

En la misma nota, piden la dimisión de Brauli Duart y Núria Llorach, consejeras del consejo de gobierno de la CCMA. «Insistieron a mantener la acusación contra el trabajador dentro del consejo de gobierno», explica Mercadé. Añade que una persona del consejo de gobierno pidió que la CCMA se retirara de la demanda; como no lo consiguió, hizo constar su desacuerdo en mantener la acusación.


Concentración solidaria con el trabajador el día del juicio en la Ciudad de la Justicia / Freddy Davies

Esta afirmación contradice lo que aseguran desde fuentes de la dirección de la CCMA. «No nos consta nada», aseguran en declaraciones a este medio. «Lo que trasladamos es lo que emitimos como corporación», aseguran las mismas fuentes.

La CCMA ha emitido un comunicado en el que respeta la decisión del tribunal por respeto al Estado de derecho y muestra su satisfacción «porque deja probado sin duda que sí se cometieron los delitos denunciados por la CCMA». Las fuentes consultadas aseguramos que así se desvanece «la posible sombra de duda de si la dirección estaba detrás» de la filtración de las informaciones. Queda sin resolver, sin embargo, quien realizó la filtración.

El comité de empresa se preguntaba si la CCMA recurriría la sentencia. Tanto en el comunicado como en el Telediario mediodía, la CCMA ha hecho público que no lo hará. Las fuentes de la dirección aseguran que no iniciarán ninguna otra búsqueda y que «para la corporación, se ha acabado».

https://directa.cat/actualitat/absolen-treballador-de-tv3-qui-acusaven-de-revelacio-de-secrets

Imagen de portada: La jutgessa considera que no s’ha provat que en els equips informàtics propietat de l’acusat s’haguessin realitzat aitals conductes delictives – Freddy Davies

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More