AB aboga por la convergencia abertzale diez años después

Diez años después de la escisión AB-Batasuna, el pasado sábado la asamblea de Abertzaleen Batasuna tomó una decisión de calado estratégico: superar la división y recorrer el camino hacia la convergencia de todas las fuerzas abertzales de izquierda presentes en el panorama político de Lapurdi, Nafarroa Behere y Zuberoa.

Peio Etxeberri-Aintxart y Jakes Borthairu, miembros del nuevo secretariado que está compuesto por 15 militantes, explicaron ayer en Baiona las principales razones que les han impulsado a tomar esa vía.

Parten de la constatación de los «profundos cambios» habidos estos diez últimos meses, entre los que subrayaron la decisión de ETA, la superación de las tensiones con Batasuna al haber llevado a cabo diversas iniciativas conjuntas y, sobre todo, el aluvión que en Hego Euskal Herria han supuesto las dinámicas unitarias de Bildu y Amaiur.Consideran que el hecho de limar asperezas anteriores y unir fuerzas ha sido un acierto absoluto y creen que la misma experiencia debería intentarse en Ipar Euskal Herria porque la endémica división entre las fuerzas abertzales «no tiene por qué ser una fatalidad».

Además, están convencidos de que el momento histórico así lo exige. «Se están dando cambios trascendentales que exigen que también en el ámbito político, máxime en el sector abertzale de izquierdas, estemos a la altura del momento. Es la hora de emprender el camino de la refundación» aseguró Etxeberri-Aintxart.

Son conscientes de que, en el caso de que las demás fuerzas (Batasuna, EA, AE), que en breve celebrarán sus respectivas asambleas, se unan a su planteamiento, la convergencia no cristalizará de la noche a la mañana. «Será un proceso en el que habrá que debatir muchos aspectos, pero pero es imprescindible que lo abordemos sin dilaciones», manifestó.

Desde esa perspectiva de acordar un proyecto político común, la asamblea de AB ha apuntado ciertos puntos básicos en los&nbsp que ya confluyen las diferentes tendencias, entre ellos la prioridad a la situación de los presos, el trabajo institucional o la necesaria reorganización de Udalbiltza.

Precisamente, las citas electorales de 2012 –presidenciales y legislativas–&nbsp han sido abordadas esta vez desde una óptica diferente: «Antes, cada partido fijaba su táctica electoral y luego se discutía si convenía o no que nos presentásemos unidos. Ya no podemos caer en la trampa de la división, por lo que propugnamos consolidar primero la apuesta unitaria por EHBai y acometer después el debate sobre la refundación», añadió Etxeberri-Aintxart.

La asamblea de AB, en la que participaron 144 militantes, duró cinco horas. La decisión de optar por un proceso de refundación con las demás fuerzas abertzales obtuvo el apoyo del 54%. Entre los nuevos miembros del secretariado se encuentra el ex preso de Iparretarrak Filipe Bidart; el veto a residir en Ipar Euskal Herria caducará en unos meses.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS