A la memoria de Federico Garcia Lorca

Publicidad

MUERTE DE UN POETA

(A la memoria de Federico)

Se oyeron aldabonazos
En la noche deslunada
Y voces de seco aguardiente
Escupieron las llamadas.
Se oyeron aldabonazos
Cruzando el umbral del alma.
Y en la noche verdinegra
Pasos de espuela atronaban.
A la luz de los candiles
Se vieron cruzar las calles
Serias camisas pardas,
Y flores de charol negro
Volaron sobre las tapias.

(Un presagio de amapolas
Incendió la balconada).

Hubo pocas preguntas,
Que para el juicio sobraban.
Las estrellas en la noche
Quisieron fugarse al alba
Con una venda en los ojos
Y el ángel que las cabalga.

Cuatro disparos sonaron
Como cuatro dentelladas.
Grito de amargo cuchillo
Atravesó su garganta,
Se expandió por las esferas,
Se creció en las barrancadas,
Y salpicó de amapolas
Paisajes de rosas blancas.

Mataron, a Federico
Los que a las sombras aclaman.
Mataron a Federico,
Pero brotó su palabra
En un cielo de canela
con olores de albahaca
Y baja por siempre a la Tierra
En la misma madrugada.
Y no calla. Y no calla.
Y no calla.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More