8M: ¡Nuestros derechos no se tocan, y necesitamos más!

Publicidad

Miles de mujeres en todo el mundo ocuparemos las calles el Día Internacional de la Mujer Trabajadora parar reivindicar nuestros derechos, denunciar la brutalidad de la violencia machista y exigir medidas urgentes contra ella.

En el Estado Español este 8M llega precedido de una huelga estudiantil el 6M y numerosas acciones que están llevando a cabo diferentes colectivos de mujeres. Pero también será un 8M con un nuevo gobierno, que despierta expectativas y en medio de una ofensiva propagandística e institucional de la extrema derecha, que niega la violencia machista, intenta recortar nuestros derechos e imponer aberraciones como el pin parental.

La situación de las mujeres en el Estado Español

1043 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003. Según estadísticas oficiales, que dejan fuera a muchas, en lo que llevamos de año ya han sido asesinadas diez mujeres. Hay 32 denuncias diarias por abuso y agresión sexual; 63 por violación grupal en 2019. Varias comunidades autónomas siguen sin centros especializados en violencia sexual.

La brecha salarial de género volvió a crecer. Seguimos teniendo la mayoría de contratos a tiempo parcial (80%) o temporales y los salarios más bajos.

Nuestra tasa de paro es mayor, somos el 64% de los parados de larga duración. El 72% de familias monomarentales están en riesgo de pobreza moderada y la conciliación familiar y laboral es casi objetivo imposible tras las últimas reformas laborales.

Dos tercios de las pensionistas tienen pensiones por debajo del umbral de la pobreza. El IPREM, referencia para acceder a muchas ayudas sociales sigue congelado, después de subir cinco euros en diez años. Sólo 2 de cada 10 compañías de más de 250 trabajadores/as cuenta con planes de igualdad, pese a estar obligadas desde 2007. El Decreto aprobado en 2019 para implantar estos planes según un calendario previsto, no tiene aún ni reglamento.

El 85% de las plazas en Educación de 0-3 años son privadas o concertadas. La gran mayoría de personas dependientes y de cuidadoras somos mujeres. Sólo en residencias faltan más de 70.000 plazas de financiación públicas, las esperas son de años y muchas mueren antes.

A la ultraderecha se le combate con medidas sociales y desde la calle

Compartimos el repudio a quienes son enemigos declarados de las mujeres y el colectivo LGTBI. Vox cuenta con la complicidad del resto de la derecha, que los legitima, asume como propio parte de su discurso y donde pueden llevan a la práctica sus propuestas. A golpe de mentiras y tergiversaciones, cuando no de amenazas, insultos y coacciones, niega o minimiza la desigualdad y la violencia machista e intenta reducirla a violencia intrafamiliar. Quieren dejar abandonadas a su suerte a las víctimas de esta lacra social, mientras nos arrojan su odio y prejuicios llenos de rancios clichés y estereotipos franquistas. Pretenden arrebatarnos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad y cercenar el de las/os menores a recibir una educación igualitaria, libre de creencias religiosas. Mercadean con nuestros derechos en pos de sus pactos de gobierno y su «gobernabilidad». ¡No podemos darles un día de tregua!

¡Exijamos al gobierno que cumpla!

Respetamos, aunque no compartimos, la ilusión y confianza de algunas mujeres en el nuevo gobierno. Pero confíen o no en él, las mujeres y especialmente las trabajadoras, no debemos bajar la guardia este 8M ni darle un cheque en blanco a nadie.

No podemos dar por hechas las medidas «feministas» del pacto de gobierno que no recoge todas las demandas y reivindicaciones de la lucha feminista. No se derrota a la ultraderecha denunciándola en unos tribunales llenos de jueces franquistas, ni con discursos de «patriotismo social», sino recogiendo y llevando adelante las reivindicaciones que planteamos las mujeres en la calle.

El gobierno promete poner en marcha las medidas pendientes del Pacto de Estado contra la violencia machista (75%), modificar el Código Penal para que sólo si sea si y crear una nueva Ley contra la violencia sexual.

Exigimos presupuesto para ello y depuración del sistema judicial machista, que nos victimiza y protege a maltratadores y violadores!

-Derogación del artículo 135 y suspensión del pago de la deuda hasta garantizar la prevención y protección de toda violencia machista.

-¡Medidas reales para perseguir la trata y acabar con la prostitución, que también es violencia machista y parte de la cultura de la violación!

Hablan de «reforzar el control de la contratación a tiempo parcial para prevenir su uso fraudulento». Pero aún siendo legal, ¡esta modalidad de contrato, casi siempre involuntario, nos condena a la precariedad! Sin derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, la ley de igualdad salarial y las medidas contra nuestra discriminación laboral que promete el pacto de gobierno, no es ninguna garantía. Tampoco las medidas para garantizar el derecho a conciliar la vida laboral y familiar.

-¡Exigimos sanciones disuasorias para aquellas empresas que no elaboren en plazo planes de igualdad o que teniéndolos los incumplan!

-¡Derogación de ambas reformas laborales!

-¡Por un SMI de 1200 euros y pensiones mínimas de 1084 euros!

La integración de las empleadas de hogar, en su mayoría inmigrantes, en el régimen de la Seguridad Social es urgente ya, no «a lo largo de la legislatura».

-¡Ratificación inmediata del Convenio 189 de la OIT!

«Universalizar el acceso a la Educación Infantil 0-3 años», no es suficiente.

-¡Por una Educación laica, pública y GRATUITA!

Es urgente cumplir el compromiso de «reducir las listas de espera en dependencia». Pero es imprescindible aumentar la inversión para crear los servicios públicos necesarios y que dejen de estar gestionados por empresas privadas que no siempre subrogan las feminizadas plantillas y ofrecen condiciones laborales espantosas.

-¡No a un modelo de cuidados basado en la desvalorización social de los mismos y que seamos mujeres en lo privado quienes los proporcionemos gratis o por ayudas económicas miserables!

¡Por una GRAN jornada de lucha!

Este 8M salgamos TODAS Y TODOS a las calles ¡y a por TODAS! Llamamos a construir una gran jornada de lucha con las mujeres a la cabeza. Apoyamos la huelga estudiantil del 6M contra el pin parental y llamamos al conjunto del movimiento estudiantil y a toda la clase trabajadora a realizar asambleas para debatir y decidir cómo apoyar y participar de esta jornada de lucha.

Salgamos para erradicar el discurso de odio y mentiroso de la ultraderecha de nuestros barrios, centros de trabajo y estudio y derrotar sus planes. Pero también para exigir al nuevo gobierno todas y cada una de las medidas que las mujeres necesitamos para que la igualdad deje de ser literatura.

¡Ven con nosotras a construir Corriente Roja!

Para nosotras no hay mas salida de fondo que una salida revolucionaria. Este sistema social de explotación y opresión no se arregla con parches. Sólo si logramos derribar este sistema económico, político y social injusto y cada vez más decadente, será posible acabar con el machismo, la desigualdad estructural y la violencia machista que tiene muchas caras. La lucha de las mujeres es cada vez más fuerte y más internacionalista, es parte de la lucha de clases que recorre todos los continentes, para derrotar los gobiernos serviles a los amos del mundo, hasta acabar con el capitalismo.

8M: ¡Nuestros derechos no se tocan, y necesitamos más!

Fuente

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More