83º aniversario del mayor crímen conocido del franquismo en Nafarroa: La fosa de la Tejería

Publicidad

Se cumplen 83 años del mayor crímen conocido del franquismo en Nafarroa. Ocurrió el 21 de octubre de 1936. 66 presos republicanos encarcelados en Tafalla fueron sacados de prisión y asesinados por los fascistas. Todos ellos fueron enterrados en la Fosa de la Tejería de Elo, lugar donde en total e calcula que yacen más de 100 cuerpos.

Los cuerpos de aquellos republicanos asesinados fueron sepultados en la Fosa de la Tejería, que alberga víctimas asesinadas extrajudicialmente por el fascismo franquista a raíz del golpe militar contra la II República. Localizada junto al kilómetro 10 de la antigua carretera de Urroz a Campanas, en el término de la tejería o puente de la tejería, de Monreal/Elo, muga con Zabalceta. Actualmente la fosa se encuentra en la cola del embalse del Canal de Navarra, inundando lo que se conocía como Atea o Potxe que formaba el río.

La Fosa es la mayor de Nafarroa. Allí yacen los restos de en torno a un centenar de personas asesinadas en 1936, en su mayoría hombres, aunque también hay una maestra de la Escuela Normal de Iruñea, cuyo nombre no se conoce. Fueron traídos en diferentes sacas, y fusilados entre agosto y noviembre de 1936. Las investigaciones dan como resultado 104 cuerpos. En este terreno ya fueron desenterrados varios cuerpos en el año 1978, respondiendo a las peticiones de familias de Tafalla y Azkoien.

Los presos de Tafalla no fueron los primeros fusilados en esta zona, aunque si el grupo más numeroso. El 17 de septiembre 4 vecinos de Aós (Lónguida) fueron asesinados y sepultados allí. Después de estos fusilamientos, el 18 de septiembre, una cuadrilla de requetés detuvo a un total de 11 vecinos de Aoiz, en su mayoría obreros del tren del Irati y socialistas. A pesar de los esfuerzos de sus familias para liberarlos, el día 19 de septiembre fueron fusilados en este lugar. A los 2 días, llevaron al mismo lugar a Santos Itarte, nacionalista vasco y jefe de la central del río Irati.

Tras el funeral por un requeté muerto en el frente

El 18 de Octubre de 1936, cerca de Elo, después del entierro de un teniente requeté que había muerto en el frente de batalla, una multitud enfurecida se dirigió a la cárcel de Tafalla con el propósito de linchar en represalia a los 100 hombres y las 12 mujeres que llevaban tiempo recluidos en el penal, pero las autoridades lo impidieron. A los 3 días, el 21 de octubre, mediante un permiso escrito de las autoridades militares, 66 de aquellos presos fueron llevados a Elo y fusilados por un grupo de requetés, una venganza injustificada y sangrienta. El tiro de gracia lo disparó el coadjutor de Murchante, uno de los numerosos sacerdotes navarros que habían dejado a sus feligreses para ir a la guerra.

Aquella noche del 21 de octubre fueron fusilados 27 vecinos de Tafalla, 15 de Peralta, 12 de Berbinzana, 3 de Cáseda, 3 de Gallipienzo, 2 de Murillo el Cuende, 2 de Caparroso uno de Iruñea y uno de San Martín de Unx. Cinco días más tarde, el 26 de octubre, se sacaron a otros 5 peralteses de la cárcel de la capital navarra, siendo asesinados y enterrados en la misma fosa. Con ellos iba también una maestra de la escuela Normal de Iruñea, que estaba embarazada y que fue violada repetidamente para posteriormente ser asesinada.

No acabó ahí la matanza. Entre agosto y octubre de 1936, fueron asesinadas 94 personas. una de ellas todavía desconocida. Los vecinos de los cercanos pueblos estaban aterrados oyendo centenares de tiros durante esos 3 meses. Fueron fusilados y arrojados a esa fosa más de 90 personas, de las cuales al menos 63 eran vecinos de la Merindad, además de los antes mencionados.

En la Tejería de Monreal mataron a también a 20 de Azkoien y 12 de Agoitz. Los nombres de todos ellos se conservan para la historia. Parece ser que pudieron ser hasta 106 las personas asesinadas. No son los únicos fusilados que se encuentran en el término municipal de Monreal. El 7 de agosto de 1936 fueron fusiladas aquí 7 personas de Yesa. Un labrador descubrió los restos la mañana siguiente y con la ayuda de unos pastores allí mismo los enterraron.

Desgraciadamente aquel año del 36 fue muy largo, demasiado, y dio tiempo a sembrar de cadáveres, campos, caminos y cunetas. Esta fosa no es la única por esta zona, en la comarca de Izaga también están las fosas de Artaiz, Sengariz, Sengariz gaina y el cementerio de Lecaun.

Por iniciativa popular, el colectivo Teileriako Ahaztuak quiere recuperar este espacio de memoria y seguir investigando la historia de este lugar y las personas asesinadas, y testimonios de gente para satisfacer la necesidad de Verdad, Justicia y Reparación para la construcción del Parque de la Memoria de la Fosa de la Tejería.

Fuente: Ahotsa

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More