8 de març de 2005 – NO EN DEIXIS PASSAR NI UNA! (CAT/CAS)

NO DEIXIS PASSAR NI UNA de les múltiples formes que adopten la dominació, l’explotació i la discriminació envers la dona.

Ara fa un any del darrer 8 de març i constatem que, encara, no s’ha resolt cap de les problemàtiques que ens afecten tan en el marc laboral com en el marc social.

En el marc laboral continua existint discriminació per raó de sexe en l’accés, permanència i promoció al treball malgrat les lleis, decrets i reglaments que els governs i altres agents socials impulsen i aproven per tal de protegir els col·lectius més desfavorits, entre ells les dones.

L’empresa continua fent fora dones embarassades o aquelles que gosen demanar una reducció de jornada per atendre els seus éssers estimats, tot i la llei per a la conciliació de la vida laboral i familiar. L’empresa continua encasellant la dona en llocs de feina considerats històricament femenins tot i la reforma de l’estatut dels treballadors per tal d’incloure, entre altres qüestions, la igualtat en l’accés als llocs de feina.

La dona continua essent remunerada per sota de l’home encara que ocupin llocs de treball equivalents i encara són vigents convenis col·lectius o­n apareixen clarament explícites aquestes diferències salarials.

Aquestes són petites mostres d’una llista molt llarga, com ara, l’assetjament sexual i moral, l’elevada taxa d’atur que patim les dones, els contractes escombraria, les treballadores de la llar sense seguretat social, les immigrants sense papers, etc.

En el marc social les dones continuem essent discriminades en la vida privada i pública. En la nostra vida privada patim la violència de gènere en tots els seus aspectes i formes, el repartiment desigual de les tasques domèstiques i de cura o atenció dels infants, familiars discapacitats o bé gent gran. En la nostra vida pública continuem sotmeses als rols i estereotips sexistes establerts per una societat encara molt patriarcal.

No podem esperar passivament l’actuació «salvadora» dels poders polítics per superar aquesta situació i millorar la nostra qualitat de vida. És necessari un canvi social que faci possible la nostra emancipació com a dones i com a treballadores per tal d’assolir la plena possessió dels drets sobre les nostres vides i això només serà possible amb l’esforç personal i col·lectiu de nosaltres mateixes. Aquest esforç ha de servir per a la preparació intel·lectual de tots i de totes els treballadors i les treballadores per tal d’aconseguir una plena capacitat autogestionària.

Hem de ser conscients que els problemes són globals i per tant requereixen també solucions globals.

Lluitem per a la transformació radical de la societat, per un sistema de dones i homes lliures, estructurat sobre la base dels principis de justícia i igualtat.


8 de marzo: además de DERECHOS, queremos HECHOS
x Secretaría de la Mujer de la CGT.

Mujeres de todas las etnias, culturas, edades… y en todos los tiempos hemos resistido, hemos denunciado y nos hemos rebelado contra las instituciones y leyes que nos discriminan, contra los sistemas económicos y sociales que nos explotan y oprimen, contra las mentalidades e ideologías que utilizan las diferencias biológicas paralegitimar nuestra posición subalterna en la sociedad. Gracias a estas resistencias y luchas colectivas hemos conquistado derechos, espacios y libertades: derecho al voto, a la educación, al empleo, a un salario igual, a la sindicación, a la igualdad en los grupos familiares, a la plena ciudadanía. Casi hemos conseguido el derecho adecidir sobre nuestro cuerpo, sexualidad, maternidad. Ahora bien, esta igualdad legal no ha supuesto la igualdad real.



Hemos accedido masivamente al mercado laboral, aunque en una posición devaluada: segregación horizontal y vertical, temporalidad, discriminación salarial –ganamos un 34 % menos que los hombres-, , la tasa de paro femenina casi duplica a la masculina, firmamos el 80% de los contratos a tiempo parcial, con horariostan dislocados que hacen imposible la pretendida conciliación. Y todo ello es peor aun, para amplios colectivos de trabajadoras queni siquiera son iguales ante la ley, por ejemplo, las Trabajadoras del Hogar no tienen derecho al Régimen General de la Seguridad Social, ylas numerosas mujeres que trabajan en la economía sumergida no tienen ningún derecho. Esta precariedad se ve agravada en el caso de las mujeres mayores, maltratadas, con discapacidad, lesbianas, transexuales y prostitutas.

 

Hemos conquistado la igualdad en el derecho de Familia. Ya no necesitamos el permiso del padre o maridopara abrir una cuenta bancaria, pero seguimos realizando la mayor parte de las tareas esenciales para la vida: tareas domésticas, de cuidados a las personas dependientes, mantenimiento de las redes sociales.

 

Hemos conseguido avances en la implicación de las Administraciones Públicas en la lucha contra la violencia machista. Últimamente se ha aprobado la Ley Integral contra la violencia de Género, pero habrá que dotarla con todos los medios económicos y humanos necesarios para que sea efectiva.

 

Fuertes han sido también las movilizaciones por el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, los eslóganes: “nosotras parimos nosotras decidimos” o “Aborto libre y gratuito” dieron la vuelta al mundo y aún hoy día no se han plasmado ni en la legislación ni en la realidad.

Es más, desde sectores recalcitrantes se está produciendo una contraofensiva ante lo ya conseguido y la Constitución Europea no contempla el derecho al aborto, ni al divorcio ni nombra en sus más de trescientas páginas un problema, tan grave en la UE, como es elde la violencia de género.

 

Las mujeres, tras un siglo de luchas, logramos el derecho al voto y a la participación ciudadana pero seguimos, a principios del siglo XXI, subrepresentadas en todos los parlamentos del mundo y en todos los puestos de decisión de cualquier administración, organismo o asociación política y sindical.

 

Las mujeres de CGT no nos dejamos cegar por el espejismo de la igualdad,seguimos en la brecha y no pararemos hasta que los derechos se plasmen en hechos. Por ello exigimos:

-Empleos dignos para todas las trabajadoras y trabajadores, estables, con salarios y horarios compatibles con el derecho a cuidarnos, cuidar y ser cuidad@s, con el tiempo de militancia y de ocio.

– Criterios objetivos para el acceso al empleo de forma que similares cualificaciones sean sinónimo de similares posibilidades de empleo, independientemente del sexo.

– Incentivos para que los hombres se corresponsabilicen de las tareas de cuidados.

– Mayores recursos económicos y humanos para la ampliación y mejora de la calidad de los servicios públicosen los que la ciudadanía tenga capacidad de decisión y gestión.

– Visibilidad y reconocimiento de las mujeres en el lenguaje yen todos los espacios, públicos y privados.

– Cambios serios en la socialización y educación de niñas y niños y en las imágenes estereotipadas y sexistas de las mujeres que los medios de comunicación transmiten, de forma que el respeto en las relaciones entre mujeres y hombres sea la norma y se erradique todo rastro de violencia .

– Capacidad de decisión sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

 

Seguiremos alerta, plantando cara y luchando por la transformación de este mundo patriarcal y capitalista porotro mundo hecho a la medida de todos los seres humanos, mujeres y hombres, enriquecido con los valores consideradosfemeninos, con los de otras etnias y culturas y que priorice las necesidades de la vida sobre las de los mercaderes de la muerte.


Hagamos de la utopía una realidad¡Además dederechos, hechos! 4/3/2005. Secretaría de la Mujer de la CGT.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS