La derecha, la izquierda ¿Qué es? ¿Cómo se etiquetan?

Publicidad

Nadie duda de que España está atravesando un momento político histórico, indiferentemente de como terminen las negociaciones y quien acabe en Moncloa, no hay que negar algo: Ya no se trata de dos partidos.

Durante décadas sólo han llegado a Moncloa dos partidos que se auto etiquetaban de centro derecha (Alianza Popular, Partido Popular) y de centro izquierda (PSOE). Todos los demás partidos que aparecían quedaban relegados a los extremos, una maniobra muy inteligente para infundir temor a las personas y así los votos acabaran concentrándose siempre en el “centro”.

No obstante, el centro político no es algo objetivo, puesto que tanto los ciudadanos, como los políticos somos sujetos y no objetos, el centro político cambia a favor de quien tenga el control de la sociedad (TV, radios, periódicos, etc.). Por ejemplo, mientras nuestra actual sanidad pública es algo central, en Estados Unidos se consideraría extremísima izquierda. 

Posicionamiento: La lucha contra otros partidos

Gracias a que el PP y el PSOE fueron los primeros en posicionarse como centro derecha y centro izquierda han conseguido una posición en la mente de los ciudadanos que es “O nosotros que somos centrales o el extremo que es el caos”.

De hecho, esta guerra de posiciones es algo que se puso de moda en el Marketing Empresarial entre los 80 y 90.

Una vez se posicionaron en el centro, ya estaba prácticamente todo hecho, no importaba que otros partidos nuevos tuvieran gente más honrada o tuvieran mejores ideas, si ibas con ellos, eras un perdedor.

¿Y el resto de partidos? ¿Cuál es la diferencia entre izquierda y derecha?

Históricamente la definición entre izquierda y la derecha viene de la posición donde los representantes se sentaban frente al presidente en la Revolución Francesa. Los de la derecha querían dar poder de nuevo al Rey y a la burguesía, mientras los de la izquierda querían el poder para el pueblo.

Como comentábamos antes, la línea que separa la izquierda y la derecha no son valores ni promesas, sino un centro imaginario que mueven a voluntad.

Entonces es cuando el resto de partidos políticos que han ido apareciendo, se han tenido que posicionar en el extremo: Falange, Izquierda Unida, España 2000, VOX, etc.

Y una vez se han posicionado en los extremos (sea derecha o izquierda) poco pueden hacer.
El cuadro político: Ralau

No obstante, no todos los partidos políticos estaban conformes cuando se les auto-etiquetaban en derecha o izquierda. Pues ¿Qué te define como de derechas o de izquierdas? ¿Si defiendes a los ricos? ¿Si defiendes la sanidad pública?

Por ejemplo, un partido que defiende a los ricos y que a la vez defiende una sanidad pública de calidad ¿Sería de izquierdas o derechas?

Si le preguntas a partidos que se les han etiquetado de extrema derecha como es el caso de España 2000 (similares a la Falange) ellos mismos se definen en los mítines de izquierda. Y para ser justos, en este caso, lo mítines de España 2000 o de la Falange se parecen muchos a los de Podemos en la parte social y la lucha contra los ricos (se lo crean ellos o no).

Entonces, si ellos se definen de izquierdas y tienen en su programa medidas de izquierdas ¿Por qué se les categoriza en la extrema derecha y en cambio todavía al PSOE que acepta un Rey y que ha gobernado para los ricos se le categoriza todavía en la izquierda?

Y aquí es donde entra, lo que yo llamo el cuadro Ralau. Y es básicamente explicado con el trato al extranjero.

 

A favor del extranjeroEn contra del extranjero
Derechos sociales, ayuda a las familiasExtrema IzquierdaExtrema Derecha
Capitalismo, a favor de la burguesíaCentro

 

 

El efecto Podemos

No obstante, aunque muchos partidos han intentado romper el bipartidismo y hacerse un hueco entre los votantes, no ha sido hasta la llegada de Podemos, que, con una buena estrategia de Marketing Posicional, ha sabido encontrar un nuevo tablero donde jugar (los de abajo contra los de arriba) para así reposicionar a la vieja política en términos “vieja política – nueva política”.

Ahora, sólo queda esperar los próximos años si esta estrategia ha funcionado.

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More