350.000 personas marcharon en París a 51 días de huelga contra la reforma de Macron

Publicidad

La huelga en los ferrocarriles (SNCF) y el transporte metropolitano de París (RATP), llegó este 24 de enero a su jornada número 51 y, más que en los días anteriores, el transporte en el área que rodea a París, conocida como Ile-de-France se vió paralizado por completo por la adhesión a la huelga entre conductores y maquinistas. Al mismo tiempo otros sectores están entrando en la movilización y la huelga. Si bien hay que ver si esto se mantiene en los próximos días, la demostración de este viernes ya fue suficiente para preocupar al Gobierno de Macron el mismo día que hacía la presentación oficial del proyecto de reforma de las pensiones.

 

 

Esta demostración de fuerzas, que ya lleva casi dos meses y tuvo en el medio que superar el intento de «tregua de Navidad» que quiso imponer el Gobierno junto a los grandes medios y algunos de los sindicatos, se mantiene con fuerza. Mientras que Macron y sus ministros hacen todo tipo de maniobras, con el apoyo de las direcciones sindicales, para sembrar expectativas de que hay alguna posibilidad de conseguir concesiones en una mesa de diálogo, y al mismo tiempo envía a la policía a reprimir las manifestaciones de forma brutal, los huelguistas siguen en pie y aún recogen un gran apoyo. Las últimas encuestas señalan que más del 60% de la población opina que el Gobierno debe aceptar la demanda de los manifestantes y retirar la reforma por completo.

 

 

El primer elemento que confirma que la movilización sigue en pie, es el tamaño y dinamismo de las grandes columna de jóvenes y huelguistas organizados en sus lugares de trabajo y estudio.

 

 

El presidente ha caído en popularidad y su imagen genera cada vez más rechazo. Lo sigue de cerca el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, que hasta hace poco era de los más populares en el gobierno. De hecho, los maestros fueron de los actores centrales en la manifestación de París, llegando a las 3 de la tarde a la Place de la Concorde, mientras que las columnas finales, que este viernes cerraba con la de la CGT, estaba aún muy lejos del lugar.

 

 

Establecimientos en lucha, agrupaciones por distritos o localidades, se unieron a las escuelas de primaria y secundaria que estaban allí.

 

 

La coordinación que tienen los huelguistas de RATP-SNCF también atrajo a muchos manifestantes de ambas empresas a sus columnas. Delante y detrás, miles de profesores y estudiantes de educación superior marcharon con sus colegas de la escuela secundaria.

 

 

Finalmente los jóvenes y los estudiantes de la educación superior, que tardaron en entrar al movimiento, finalmente lo hicieron con fuerza este viernes.


Uno de los nuevos elementos, en comparación con las movilizaciones anteriores, es la notable presencia de trabajadores de la educación superior precaria, una variable de ajuste de la Universidad 2.0 que se ha consolidado a la sombra de los gobiernos de Chirac, Sarkozy y Holland.

 

 

Entre los sectores movilizados también se vio con fuerza la presencia del «mundo de la cultura», con las bibliotecas y museos, la Ópera y la Comedia Francesa, o la torre Eiffel en huelga. También acompañaban las columnas de empleados de la ciudad de París, en particular los conservatorios, el Ministerio de Trabajo, pero también los trabajadores de la energía, los aeropuertuarios de París y de Air France, con una gran columna de su seccional de la CGT, así como los trabajadores de limpieza y alcantarillado de París. En todas partes, el mismo eslogan: la guillotina de Luis XVI podría volver a entrar en servicio en 2020.

 

 

Otro elemento notable, diferente de la movilización del 16 de enero fue el tamaño de las columnas sindicales. Podemos sentir que las distintas seccionales (locales) estaban dispuestos a movilizarse de manera más consistente.

 

 

Según la CGT unas 350.000 personas se manifestaron solo en París. A nivel nacional el sindicato estimó 1.3 millones de personas, comparado con las 800.000 de hace ocho días atrás, lo que muestra desde las calles, el nivel de oposición que el Gobierno debe enfrentar en todo el país.

 

 

Las acciones que continuarán de distintas maneras hasta el próximo miércoles, que está llamada una nueva jornada de protestas y movilización. Esta semana será una prueba para evaluar la persistencia de este radicalismo extraordinario, tanto en París como en las principales ciudades. El Gobierno está lejos de haber ganado el juego. Los trabajadores que le dieron impulso a esta jornada tienen que superar los calendarios de movilizaciones sin continuidad que llaman las direcciones sindicales, tienen que organizarse para hacer valer sus reclamos contra Macron. Tienen mucho para ganar.

 

Fuente

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More