34 años después de la matanza de Vitoria

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Durante el mes de enero de 1976 unos seis mil trabajadores iniciaban una huelga en contra del decreto de topes salariales y en defensa de mejores condiciones de trabajo. Dos meses después, convocaban por tercera vez un paro general que fue masivamente seguido el día 3 de marzo. Ese mismo día, la Policía Armada entró en la Iglesia San Francisco de Vitoria, en la que estaba previsto realizar una asamblea de trabajadores y, haciendo caso omiso de la decisión del párroco y del contenido del Concordato, conminó al desalojo a los reunidos. Apenas unos segundos después, disparaban gases lacrimógenos en un recinto cerrado y abarrotado de gente, creando la natural indignación y sobre todo pánico. Los que salieron por delante medio asfixiados y con pañuelos en la boca fueron, apaleados por los flancos y a los que huían de frente les dispararon con metralletas y pistolas.&nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp La policía resolvió&nbsp la situación que habían creado a tiro limpio, a Pedro María Martínez Ocio, trabajador de Forjas Alavesas, de 27 años, Francisco Aznar Clemente, operario de panaderías y estudiante, de 17 años, Romualdo Barroso Chaparro, de Agrator, de 19 años, José Castillo, de Basa, una sociedad del Grupo Arregui, de 32 años. Dos meses después moriría Bienvenido Pereda, trabajador de Grupos Diferenciales, con 30 años. Dos obreros asesinados directamente en el lugar de los hechos, cuatro heridos muy graves de los cuales tres morirían, más de sesenta heridos graves, la mitad con heridas de bala, y cientos de heridos leves.&nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Aquel jueves el Secretario General del SPD de Alemania cancelaba la entrevista con Fraga que participaba en una campaña diplomática para vender internacionalmente una reforma avalada por la monarquía.&nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp El sábado, Manuel Fraga Iribarne, entonces Ministro de la Gobernación, junto con Rodolfo Martín Villa, Ministro de Relaciones Sindicales, y el General Campano, director de la Guardia Civil, intentaban, visitando a los heridos, reducir el impacto de su decisión.&nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Todavía prohibidos los derechos de reunión, manifestación y de huelga, los sindicatos, ilegales también, convocan paros en toda España. Tuvieron especial importancia en el cinturón industrial madrileño y en Vitoria. La respuesta del gobierno fue la habitual represión policial, que en Vitoria produjo cuatro manifestantes muertos y varios centenares de heridos el 9 de marzo durante una carga antidisturbios. En vez de solucionar el conflicto, los altercados se multiplicaron y las huelgas generales de protesta se sucedieron durante varios meses. &nbsp

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Pocas semanas después, como homenaje a los asesinados, Lluis Llach dejó&nbsp para la historia esa obra magnifica que fue Campanadas a Muerto.

"Campanades a morts" – Lluis Llach

http://www.youtube.com/watch?v=nIWkzlBycQM

Letra de la obra&nbsp

Primera parte&nbsp

Campanades a morts

fan un crit per la guerra

dels tres fills que han perdut

les tres campanes negres.&nbsp

I el poble es recull

quan el lament s’acosta,

ja són tres penes més

que em de dur a la memòria.&nbsp

Campanades a morts

per les tres boques closes,

ai d’aquell trobador

que oblidés les tres notes!&nbsp

Qui ha tallat tot l’alè

d’aquests cossos tan joves,

sense cap més tresor

que la raó&nbsp dels que ploren?&nbsp

Assassins de raons, de vides,

que mai no tingueu repòs en cap dels vostres dies

i que en la mort us persegueixin les nostres memòries.&nbsp

Campanades a morts

fan un crit per la guerra

dels tres fills que han perdut

les tres campanes negres.&nbsp

Segunda Parte&nbsp

Obriu-me el ventre

pel seu repòs,

dels meus jardins

porteu les millors flors.&nbsp

Per aquests homes

caveu-me fons,

i en el meu cos

hi graveu el seu nom.&nbsp

Que cap oratge

desvetlli el son

d’aquells que han mort

sense tenir el cap cot.&nbsp

Tercera parte&nbsp

Disset anys només

i tu tant vell;

gelós de la llum dels seus ulls,

has volgut tancar ses parpelles,

però&nbsp no podràs, que tots guardem aquesta llum

i els nostres ulls seran llampecs per als teus vespres.&nbsp

Disset anys només

i tu tant vell;

envejós de tant jove bellesa,

has volgut esquinçar els seus membres,

però&nbsp no podràs, que del seu cos tenim record

i cada nit aprendrem a estimar-lo.&nbsp

Qui ha tallat tot l’alè

d’aquests cossos tan joves,

sense cap més tresor

que la raó&nbsp dels que ploren?&nbsp

Assassins de raons, de vides,

que mai no tingueu repòs en cap dels vostres dies

i que en la mort us persegueixin les nostres memòries.&nbsp

Campanades a morts

fan un crit per la guerra

dels tres fills que han perdut

les tres campanes negres.&nbsp

Canto final&nbsp

La misèria esdevingué&nbsp poeta

i escrigué&nbsp en els camps

en forma de trinxeres,

i els homes anaren cap a elles.

Cadascú fou un mot

del victoriós poema.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS