27S ¿Qué nos dice de los trabajadores; de CUP-CC y CatSQPot? ¿Y ahora qué?

Por Aurora Despierta

Una clase muy debilitada. Podemos y cía. con una lucha falsa contra la austeridad y ambiguo derecho a decidir. La CUP-CC, inclinándose a hacer el juego a la burguesía de JpSí y llevarnos al “choque de trenes” con el Estado español. Todos nos conducen a la derrota

La clase trabajadora está muy desorientada, pesa en ella el españolismo y CUP-CC y CatSQP no pueden ayudarla significativamente, sino conducirla a batallas que no son la suya y a la claudicación. Vamos posiblemente a un “choque de trenes” en el que la burguesía, sea una y otra, se impondrá y dejará sentir todavía más su peso sobre nuestra clase.

Haré un análisis de los resultados electorales con un enfoque un tanto diferente al habitual y procurando no repetir lo que tanta gente ya está diciendo, y expondré lo que creo debiera o no hacerse ahora para evitar un desastre tanto para nuestro pueblo en Catalunya como en el resto de España.

[COPIA este artículo para leerlo con la calma que se merece e ir accediendo a los textos y enlaces recomendados] [PASA este ARTÍCULO para fomentar el imprescindible debate]

I.- Una LECTURA de los VOTOS desde la CLASE TRABAJADORA

1).- El voto en la clase trabajadora

Aunque es un trabajo tedioso, he procurado investigar sobre el voto en las localidades pertenecientes a las comarcas catalanas en las que están instalados polígonos industriales, como un indicador (por tanto, aproximado) de la orientación política de lo que es buena parte de su población, clase trabajadora, mucha de ella en sectores fabriles y afines.

El voto suele expresar, aunque de forma distorsionada, el grado de conciencia de clase de los trabajadores/as, en forma de sus aspiraciones sociales, políticas, por los programas y organizaciones en las que confían su voto. Por eso, es relevante tener en cuenta el porcentaje de voto a las candidaturas más de izquierdas, como CUP-CC y Catalunya Sí Que es Pot (ICV, EUiA, Podem y Equo), aunque haya mucho que decir sobre su real defensa de los intereses de la clase trabajadora. Teniendo en cuenta que el PSC (PSOE) también ha tenido tradicionalmente cierto voto de nuestra clase, aunque su política en realidad sea burguesa y social-liberal, hasta cierto punto podríamos tenerlo en cuenta, insisto, con todas estas reservas. Lo que es evidente es que PP, Ciutadans, UDC, responden a los intereses más claros de la burguesía (clase capitalista) y de la oligarquía española y que así suelen ser identificados por la inmensa mayoría de los miembros de nuestra clase, al menos los más despiertos. En cuanto a Junts pel Sí, dominado por CDC, ERC y priorizando el independentismo sobre cualquier otra consideración social, bajo ningún concepto puede entenderse como expresión, siquiera distorsionada, torturada, de algún grado de conciencia de clase, aunque pueda haber trabajadores/as que le voten, que seguro los hay, y sobre todo gente de la “clase media” (pequeña burguesía).

Hasta hace pocos años, el PSC podía tener en las comarcas más industriales, él sólo, hasta el 30% o 40% de los votos. Eso no quiere decir que no fuese un partido burgués, pero tenía que adoptar un lenguaje próximo a los intereses de los trabajadores/as y prometer algunas concesiones. Sin embargo, su peso social ha sido sustituido en buena parte por organizaciones de la burguesía que no pretenden apoyarse en la clase trabajadora, como son Ciutadans (españolista feroz y reaccionario neoliberal) y CDC y ERC (nacionalistas catalanes neoliberales o sus comparsas “socialdemócratas”) a través de Junts pel Sí, lo que revela una gran degradación de nuestra clase, porque el rechazo al PSC no ha servido globalmente para avanzar, sino para retroceder políticamente, pues no puede ser compensado por la CUP-CC y por CatSQP que ni siquiera es capaz de superar en serio el voto que tenía ICV y EUiA.

Este comportamiento electoral es un reflejo de la real situación de postración de nuestra clase, que no consigue echar atrás las reformas laborales, la precarización creciente, los recortes sociales y de las libertades; que es cada vez más individualista, desclasada ideológica y políticamente.

El resultado ya sabido es que Junts pel Sí tiene el 39,54% de los votos, la CUP-CC el 8,2% (total 47,74%), y que los escaños de uno (62) y otro (10) suponen 72/135 de los escaños, superando la mayoría absoluta del Parlament.

Pues bien, observando los resultados, teniendo en cuenta el alto nivel de participación (77,44% del censo en el conjunto de Catalunya), en la provincia con más polígonos industriales, Barcelona (participación del 77,65%), la suma de los porcentajes de votos a CatSQP (10,9%) y CUP-CC (8,28%) nos da un total de 19,18%. Si con muchas reservas le añadiésemos el correspondiente al PSC (13,65%) nos daría un total de 32,93%, muy lejos incluso del 50%, y de lo que solían sumar hace unos pocos años el PSC y ICV-EUiA.

Si consideramos las comarcas de Barcelona más significativas por la presencia de polígonos industriales, tenemos las siguientes más relevantes a este propósito y con los siguientes resultados:

Vallés Oriental.- Partipación: 78,94%. Votos: 230227. Partidos Votos: CSQP 9,55%, CUP-CC 8,06%, PSC 12,93% (total 30,54); PP 7,62%, Cs18,62%, JpSí 39,34%, UDC 2,15%.

En las siguientes, el orden de partidos será el mismo que en ésta inicial.

Vallés Occidental.- Participación: 78,78%. Votos: 513468. Partido votos: 11,67%, 7,7%, 14,8% (total 34,17); 7,41%, 21,85%, 33,14%, 2,26%

Baix Llobregat.- Participación: 77,72%. Votos: 458133. Partidos votos: 12,94%, 6,45%, 18,21% (total 37,6); 8,71%, 23,48%, 26,15%, 2,07%

Anoia.- Participación: 78,8%. Votos: 68120. Partidos votos: 7,3%, 8,14%, 12,43% (total 27,87); 7,41%, 16,27%, 43,96%, 2,76%.

Maresme.- Participación: 78,9%. Votos: 250956. Partidos votos: 7,32%, 8,02%, 11,06% (total 26,4): 8,03%, 16,76%, 44,76%, 2,52%

Existen otros polígonos industriales en la provincia de Barcelona y en otras, pero los resultados son parecidos o incluso peores.

Recordemos que en el conjunto de Catalunya, el voto a CatSQP supone del 8,90% y a la CUP-CC el 8,21%. Reconozcamos que buena parte de este voto corresponde también a una clase media asalariada indignada y radicalizada. Para ayudarnos a cribar mejor el peso de clase trabajadora y clase media asalariada, demos otro paso en el análisis.

En cuanto al origen territorial de los votos de CatSQP y la CUP-CC, tendríamos esta distribución:

Barcelona: CUP-CC 8,28%, CSQP 10,09. Girona: 8,59 y 4,79. Lleida: 8,15 y 4,30. Tarragona: 7,39 y 6,48. Es decir, las provincias con más clase trabajadora industrial, CastSQP tiene más apoyo que la CUP-CC. Y si observamos las comarcas con polígonos industriales de Barcelona, la tendencia es una mayor fuerza de CatSQP, siendo en algunos casos especialmente notable.

Si a estos votos, le añadimos que una parte del voto al PSC será de clase trabajadora, podemos concluir que el independentismo tendría fuerza en la clase trabajadora, pero no obtendría la mayoría de la clase. Si bien esto requeriría un análisis mucho más a fondo que yo no puedo hacer, llama de entrada a extremar la prudencia, sobre todo de CUP-CC, porque un proceso independentista con una mayoría muy justita (51%) supondría un grave riesgo de crear conflictos al interior de la clase trabajadora, para un proyecto que además (a mi parecer) contribuiría a su debilitamiento estratégico; con más razón un proceso independentista que no supera el 48% en una participación electoral que no llega al 80% del censo; y con más motivo incluso si poner eso en un primer plano, lleva a que los trabajadores/as caigan en brazo de partidos tan burgueses como Ciutadans o CDC apoyado por ERC.

2).- Los votos a algunas candidaturas y su origen

En Catalunya, la participación en las generales de noviembre de 2011, fue del 66,82%; en las autonómicas de 2012, del 69,56%; y en estas últimas, del 77,44% del censo

Con los datos pendientes de completar con el voto exterior, podemos hacer algunas consideraciones sobre el posible trasvase de votos.

El PSC-PSOE, con 522.209, a pesar de una mayor participación, ha perdido 2.498 con respecto a las autonómicas de 2012 (524.707) de los que tal vez algunos hayan ido a CatSQP.

CatSQP ha sacado 366.494, a pesar de la mayor participación y de la incorporación de Podem, y sólo tiene 6.789 votos más que ICV-EUiA en 2012 (359.705).

La CUP-CC con 336.375, ha subido 209.940 votos con respecto a las autonómicas de 2012 (126.435). Estos votos provendrán seguramente de la mayor participación; tal vez del trasvase de algunos de ERC. Lo que quiere decir, que de otro sitio se habría compensado para JpSí.

Si es cierto que los nacionalistas catalanes solían votar en las autonómicas más que los que no lo son, en particular los trabajadores/as, y de que JpSí supone un aumento de votos para CDC-ERC, no se me ocurre otra explicación para el ascenso de CUP-CC, que la hayan votado una gran masa de trabajadores/as, tal vez sobre todo los más jóvenes, en paro y con trabajo precarizado, que ya no tienen la misma identidad nacional que sus padres nacidos fuera de Catalunya o de la primera generación nacida en la Comunidad.

Un dato significativo es el voto a Ciutadans, que con 734.910, recoge los propios de 2012 (524.707), más los 123.237 perdidos del PP, lo que da 647.944. El resto, 86.966, vendrán de la mayor participación.

El porcentaje total que le corresponde en cada una de las provincias es: Barcelona 18,85%, Tarragona 19,41%, Lleida 11,63%, Girona 12,56%.

Si nos fijamos en las relacionadas comarcas de Barcelona, en el Vallés Oriental alcanza el 18,62%, en el Vallés Occidental el 21,85%, en el Baix Llobregat el 23,48%, en Anoia el 16,27%, en Maresme el 16,76%. El voto a Ciudadanos es indirectamente proporcional al voto a Junts pel Sí.

Pero el porcentaje que le corresponde al PSC-CC es mucho mayor en Barcelona que en las otras en las provincias menos industrializadas: Barcelona 13,65%, Girona 8,68%, Lleida 8,45%, Tarragona 11,84%. Si el de Barcelona y Tarragona, lo más industrializado, estuviese al mismo nivel que en Girona y Lleida, sería indicativo de que una parte muy importante de la clase trabajadora que votaba al PSC ya no lo haría y que habría pasado a Ciudadanos.

Pero el hecho de que las tres organizaciones con cierta base obrera (CUP-CC, CatSQP, PSC) acumulen un porcentaje tan bajo de votos, pese a un criterio tan laxo con respecto al PSC, y que hace sólo unos pocos años, sólo el voto al PSC alcanzaba del 30 al 40%, indica que una parte de los trabajadores/as están votando a Ciutadans y a Junts pel Sí. Que siendo un mínimo rigurosos debamos decir que el PSC es burgués, lleva a reconocer que tan burgués o más resulta el voto a Ciutadans y Junts pel Sí.

Si una parte del voto a Ciutadans viene del PP, otra vendrá de la abstención. Aunque esto merecería una investigación más a fondo, los hechos parecen apuntar a que trabajadores/as con una identidad nacional española y sin conciencia de clase que antes votarían al PSC y luego pasaron a la abstención, han visto en el voto a Ciutadans (menos impresentable por ahora que el voto al PP), el voto útil para pararle los pies al independentismo frente a las supuestas ambigüedades del PSC. Esto significaría que en sectores de la clase trabajadora catalana cuya extensión es difícil de precisar, pesa el españolismo que niega el derecho a decidir a los catalanes, el derecho a la autodeterminación nacional, que no olvidemos puede ser en el sentido de la independencia (esto es lo substancial), pero también de alguna forma de unión con el resto de España (misma o mayor autonomía, federalismo, confederación…). Sin embargo, en otros o el mismo territorio, parte del voto a Junts pel Sí, provendría de trabajadores/as, que, con una identidad nacional sobre todo catalana, en un período de crisis, agresiones constantes a nuestra clase (también por parte de CDC) y de recortes (especialmente por parte de CDC) han antepuesto el independentismo burgués y pequeño burgués, a sus intereses de clase, creyendo que la República catalana podría ser una mejora para ellos.

Para desenmascarar a Ciutadans y a JpSí, era imprescindible la denuncia no sólo de la Ley de Estabilidad Presupuestaria catalana, sino la que de verdad importa, la española LOEPSF, como he explicado y demostrado sin lugar a la menor duda en artículos recientes a los que os remito. Si se hubiese hecho, habría disminuido su atracción en muchos trabajadores/as. Y de esto la responsabilidad la tienen tanto CatSQP como CUP-CC, pero sobre todo de los primeros porque tienen organización a escala estatal a través de Podemos y de Izquierda Unida. Por tanto, Podemos e Izquierda Unida han contribuido al enorme ascenso de Ciutadans y lo que ocurrirá en el resto de España.

3).- CONCLUSIONES para la clase trabajadora

Unamos estos factores: 1) muy alta participación electoral con bajo porcentaje de voto a partidos que más o menos (con mayor, menor o apenas o nula realidad) se proclaman o sirven a los intereses de la clase trabajadora; 2) voto a los nacionalismos claramente burgueses (español y catalán); 3) riesgo de división y enfrentamiento en la clase trabajadora por seguir políticas que no corresponden a nuestros intereses; 4) extrema debilidad de nuestra clase en su capacidad de resistencia a las reformas laborales y la precarización y empobrecimiento del trabajo, al austericidio (recortes en los gastos sociales del Estado…) y limitación de libertades (“ley mordaza”, reforma Código Penal…); 5) alto riego a convertirse en masa de maniobra, peón manipulable y sacrificable de fuerzas ajenas a sus intereses, tanto burguesas como pequeño-burguesas, catalanas y españolas, nacionalistas de un signo o de otro.

¿Qué resultado obtenemos? Pues que el 27S supone un paso más, e importante, en el proceso de desorientación, debilitamiento y derrota de nuestra clase en Catalunya.

Esta es la realidad de la clase trabajadora, por tanto de una clase social fundamental. Pretender saltar por encima de esto gracias a la dinámica parlamentaria, a los votos obtenido por CUP-CC, CatSQP, y no digamos JpSí, en la práctica sólo puede significar subordinarse a los intereses de la clase capitalista catalana independentista, y más en concreto, caer en una manifestación del cretinismo parlamentario combinado con el izquierdismo más pueril y el aventurerismo más irresponsable, que puede llevarnos a un desastre político mayor.

No se combatirá el españolismo existente en el seno de la clase trabajadora haciendo más impositivo el proceso independentista, pisando el acelerador. Así sólo aumentarán las suspicacias y los miedos, sobre todo cuando no haya cambios substanciales ni cuestionamientos abiertos de las medidas antiobreras y antisociales más importantes del gobierno de Artur Mas, de CiU, y de PP. Y esto no se puede esperar de la burguesía (clase capitalista) catalana independentista que los ha venido apoyando y practicando. El resultado será echarlos en brazos de la demagogia del PSC y peor y más probable, del españolismo más reaccionario de Ciutadans.

La AGENDA de la BURGUESÍA INDEPENDENTISTA y SUS TIEMPOS, no son la nuestra ni lo que nosotros necesitamos, y por tanto, no tenemos que subordinarnos a ella, ni correr tras ella.

AHORA lo REVOLUCIONARIO no es pretender, como algunos, “el oro y el moro” con el independentismo, fantasiosos procesos constituyentes en los que no puede participar de hecho la clase trabajadora consciente de sus intereses, ni caer en el voluntarismo cegados por los números de votos desconsiderando el verdadero estado de las fuerzas sociales (en particular la clase trabajadora), la correlación de fuerzas entre las clases, sino algo mucho más básico pero vital para nosotros: procurar soslayar los mayores peligros, las provocaciones de “Madrid”, el escenario en el que está deseando entrar para ir de “salva patrias” haciendo más autoritario el Estado, y ganar tiempo nosotros, permitirnos crear condiciones para recuperarnos y madurar con el programa que propongo al final, no lanzarnos a tripes saltos mortales y sin red.

II.- CatSQP NO ha PRESENTADO una ALTERNATIVA REAL a la AUSTERIDAD y al INDEPENDENTISMO y al ESPAÑOLISMO

Los dirigentes de CatSQP han venido diciendo que desgraciadamente, las elecciones han estado polarizadas por el carácter plebiscitario a favor y en contra de la independencia y que ellos no han podido luchar contra-corriente poniendo en primer plano la lucha contra la austeridad, los recortes, la corrupción, etc., y un enfoque más racional del problema nacional.

1).- Una lucha contra la austeridad, que no es auténtica, pues se omite la lucha contra la LOEPSF y el TSCG de la U.E.

Cierto, no lo han conseguido, porque en realidad tampoco han pretendido llevar de verdad esa lucha. Lo he explicado y demostrado (para quien quiera atender) en mis artículos.

La denuncia de la austeridad sin la denuncia en un primerísimo plano de la austericida ley LOEPSF y la lucha por su derogación, es una farsa. A lo sumo, reclamo de “planes de urgencia” etc., que pueden aliviar la situación de muchas personas, pero que a medio plazo no son más que un parche, y políticamente una estafa porque eluden la cuestión central: eliminar el principal motor del austericidio ahora y permanentemente.

Como no quiero abusar de quienes me leáis con cierta asiduidad, para todas las pruebas, os remito a estos dos artículos fundamentales, cuyo contenido jurídico y práctico (independiente de que sea yo quien lo exponga) cualquier persona que se diga de izquierdas y estar del lado de la clase trabajadora y el pueblo, debiera conocerse ya de carrerilla (desde mayo de 2012): “Catalunya Sí que es Pot: la mentira de su lucha contra la austeridad” (11-9-2015) y “PODEMOS, su cuento económico de la lechera y farsa política (21-8-2015), enlaces al final.

El resultado de esta falta de denuncia de la LOEPSF es que ha impedido desenmascarar a fondo no sólo a CDC, la complicidad de ERC, sino en particular al PSC-PSOE, y a Ciudadanos que forma parte de la trama desde el principio, por su conformidad y falta de lucha contra la LOEPSF.

Esta política la seguirán llevando Podemos, Izquierda Unida y compañía cara a las elecciones generales, con el resultado ya cantado, de que serán derrotados, porque les impedirá debilitar a tope a PP-Ciudadanos y arrancar muchos más votos al PSOE.

Pero que ganen o pierdan las elecciones no es lo verdaderamente relevante para nuestra clase, sino que gracias a su silencio cómplice, contribuirán a que nuestra clase siga ignorante de la enorme peligrosidad de la LOEPSF y la trascendencia social y política de luchar contra ella, si de verdad queremos librarnos de la política de austeridad, como he venido explicando desde hace tres años. Es decir, que contribuirán a hacer definitiva nuestra derrota.

2).- Un reconocimiento confuso del derecho a decidir a la vez que se siembran falsas esperanzas en procesos constituyentes

En el difícilmente manejable programa electoral de CatSQP (carece de índice) a partir de la página 170/282, nos encontramos con el “BLOC 3: SOBERANIA PER DECIDIR-HO TOT”. En resumidas cuentas, lo que ahí se presenta es conseguir un proceso parecido al de Quebec o Escocia. Aunque se reconoce el derecho a decidir de los catalanes, el proceso se supedita demasiado a los acuerdos con el gobierno de España, y por tanto a la reforma de la Constitución española.

Y en su documento resumen de las “100 prioridades” (4 páginas de letra pequeña), y perdido entre todas ellas (en la página 4), queda en algo tan confuso como esto:

UNA CATALUNYA SOBIRANA PER DECIDIR EL SEU FUTUR. Un procés constituent català per refundar el país. Pel dret a decidir-ho tot. Proposarem un Acord Social per impulsar un procés constituent des de baix, amb la participació de la ciutadania per decidir el model econòmic social i polític del país. Impulsarem un Pacte per la Democràcia amb les forces polítiques catalanes per a la celebració d’un referèndum sobre el futur polític de Catalunya.

Y no sé como quedaría en las intervenciones en los mítines, siempre tendentes a la simplificación.

Además de no tener en cuenta que la convocatoria ya tenía de entrada un carácter plebiscitario, se enreda en cuestiones de procedimiento en vez de partir con claridad del reconocimiento del derecho de autodeterminación, tanto más necesario cuando el público al que se dirigía estaba expuesto y tendente a posicionamientos españolistas como los resultados de las elecciones han demostrado.

Una cosa es decir que el ejercicio de ese derecho debe pasar por un referéndum en toda regla y no por otro procedimiento menos transparente o confuso, y otra que eso deba depender del acuerdo con España. Lo primero es poner bien claro que el derecho de autodeterminación nacional lo tienen los catalanes porque existe un movimiento social lo suficientemente amplio que lo reclama y no cabe la unidad forzada; que ese derecho no depende de que lo reconozca o no España, y que en España corresponde a las fuerzas políticas populares luchar porque se haga; y que se implemente un procedimiento para facilitar su ejercicio y llevarlo a la práctica hasta sus últimas consecuencias. Que el ejercicio efectivo del derecho, dada la correlación de fuerzas, acabe pasando también porque en España se reconozca, no quiere decir que su legitimidad dependa del reconocimiento de España ni de pacto alguno. El pacto, la ley, la reforma de la Constitución, no es lo que legitima; la legitimidad viene dada por el derecho a la autodeterminación. El resto no es más que en todo caso una cuestión de procedimiento para que España se ajuste jurídica e institucionalmente al reconocimiento de ese derecho y se haga también más fácil para Catalunya teniendo en cuenta que habría muchas cuestiones prácticas que resolver en una separación bien avenida; es un problema de España, no de los catalanes.

Y al enredarse con procesos constituyentes, lo que está haciendo es sembrar ilusiones en que con la actual correlación de fuerzas entre las clases, con un dominio feroz de la burguesía (clase capitalista), y una gran debilidad de la clase trabajadora, podemos desarrollar procesos de elaboración de constituciones y leyes, y dejar sentir claramente nuestros intereses en ellas. Sólo la lucha de masas, con las huelgas, la unificación de las luchas, etc., puede rendir fruto para nosotros, y en tanto, ahora, la República catalana sólo puede facilitar nuestro debilitamiento por aislamiento y supeditación a “nuestra” burguesía. Y en este ilusionismo constituyente también cae la CUP-CC.

La línea correcta es: A) Sí al derecho a decidir (derecho de autodeterminación nacional). B) No a las ilusiones infundadas en procesos constituyentes que en las actuales condiciones sólo pueden ser hegemonizados por la burguesía. C) No a levantar más fronteras que aíslen y debiliten a nuestra clase y pueblo, como mejor solución que la independencia. D) Impulsar la lucha de masas por un programa de independencia de clase proletaria (trabajadora), como el que expongo al final.

Precisamente no dejar las cosas así de claras, es lo que ha facilitado que se polarice el debate entre por un lado el derecho a decidir a través de estas elecciones como plebiscito directamente por la independencia, y por el otro, el no al plebiscito como parte de la negación al derecho a decidir de los catalanes (sea la posición de PP-Ciudadanos, o el federalismo que deja la soberanía en España, del PSC, sin derecho a la autodeterminación).

Los catalanes tienen derecho a la independencia y también la oportunidad de elegir otra opción de libre unión. La segunda depende del acuerdo del resto de España, pero la primera no, aunque para llevarla a buen puerto y de la mejor manera, sea mucho mejor el acuerdo y la negociación de los muchos temas prácticos que deben resolverse.

Dicho esto, el derecho de autodeterminación de la clase trabajadora tiene prioridad sobre el derecho de los catalanes en general a decidir, porque hoy el independentismo no tiene el mismo carácter progresista que cuando estaban pendientes las tareas de construcción nacional y del capitalismo del siglo XIX o primero años del XX en el Occidente europeo contra las fuerzas feudales, la clase terrateniente, el Estado absolutista, o un Estado opresor de esas características; y Catalunya no es una colonia ni un país explotado… Un ejercicio fraudulento del derecho a la autodeterminación que se pretenda llevar a cabo con una campaña de propaganda que no clarifica bien los problemas, con unos criterios de porcentaje de participación (baja) y de votos (inferior al 55%) que facilite ningunear a la clase trabajadora, debe ser denunciado y combatido.

Esta orientación por el ejercicio en debida forma del derecho de autodeterminación de modo que tranquilizase a la clase trabajadora a la vez que por un lado combatiese las tendencias españolistas en su seno y por el otro la fetichización del derecho poniéndolo por encima de nuestra clase, forma parte de la lucha contra el españolismo de la oligarquía española-catalana, y contra el independentismo burgués para explotar más a la clase trabajadora; en ambos casos, para subordinarse al capitalismo alemán y a la globalización y las políticas austericidas de la Unión Europea.

3) Una misión imposible para Podem, ICV y EUiA, Equo, y para Podemos e Izquierda Unida en las generales

Pero esta línea política no puede llevarse adelante si no se está dispuesto a deslindar de verdad los campos de clase, lo que entre otras cuestiones lleva a la denuncia y la lucha contra la LOEPSF y el tratado TSCG de la U.E., como vengo explicado desde hace tres años.

Así que aunque presento esta orientación, no se puede pretender que Podemos e Izquierda Unida lo asuman porque no tienen un carácter de clase proletario (clase trabajadora), sino pequeño-burgués y de conciliación con los capitalistas.

Si unimos a la falta de denuncia de la LOEPSF, el discurso poco claro ante el problema nacional, se entiende que haya habido trabajadores/as que no hayan sentido demasiada contradicción en votar a Ciudadanos o a Junts del Sí, cuando ha pesado más su identidad nacional que de clase.

Así que el estrepitoso fracaso de CatSQP, es bien merecido, porque no han luchado de verdad contra la política de austeridad (escamoteo total de la LOEPSF y del TSCG) ni por el derecho a decidir (haciéndolo depender de hecho del reconocimiento por parte del Estado español).

Y si siguen así, el fracaso se volverá en las elecciones generales, y lo que es peor, poco flaco harán a evitar el “choque de trenes” porque en España hay que combatir con claridad el españolismo también en los sectores populares, incluida la clase trabajadora, y eso supone enfrentarse claramente a esos prejuicios, lo que tiene poco que ver con campañas ambiguas de mercadotecnia diseñadas para ocupar “centralidades” en el tablero electoral.

Pero las gentes del pueblo del resto de España comprenderán mejor la necesidad del reconocimiento del derecho a decidir nacional, si entienden que no hacerlo sólo beneficia a la oligarquía española-catalana, a los sectores más reaccionarios, al autoritarismo antidemocrático del Estado español, que no sólo cargará contra los catalanes, sino contra el resto de los españoles, porque no se puede cercenar los derechos de unos, si no se cercenan también los de quienes quieren que se les respeten, y porque un Estado español más autoritario lo aprovechará también para atacar los intereses más generales de la clase trabajadora y el pueblo en el conjunto de España.

III.- CUP-CC ¿el ANTICAPITALISMO SUBORDINADO a los CAPITALISTAS CATALANES? ¿Alimentar la caldera de la locomotora para el “choque de trenes” con nosotros de pasajeros?

En mí articulo “CUP-Crida Constituent: entre el “pucherazo” y el “se nos va la olla”” (8-9-2015, enlace al final) ya expuse la crítica a las cuestiones que me parecieron más relevantes del programa y hoja de ruta de la CUP-CC, demostrando lo fantasiosos y pequeñoburgueses que son sus planteamientos democráticos y anticapitalistas, su concepción efectiva del Estado burgués, y más en concreto, del proceso constituyente.

En el artículo “Junts pel Sí se impondría con la abstención cómplice de CUP-CC” (25-9-2015, enlace al fina), transcribí una entrevista de Antonio Baños a Radio Barcelona (Cadena Ser). En esa entrevista exponía claramente que su criterio era que Catalunya podría proclamar la independencia con sólo el 51% de los votos a favor.

Este criterio, con un margen tan pequeño y voluble, y sin exigir tampoco una participación elevada (hacia el 80% del censo; en estas elecciones se ha llegado al 77,46%), sólo puede responder a los intereses de la burguesía independentista (y la clase media aliada) para poder imponer la independencia a una clase trabajadora renuente, que intuyese que así iba a estar más aislada del resto, y por tanto, más vulnerable al dominio de su “propia” burguesía, aliada con otras tan poderosas como las de la Unión Europea.

De este criterio, se deduce también, que la CUP-CC ponga el listón tan bajo a la hora de implicarse, en la hoja de ruta de Junts pel Si, como mal menor, ya que no puede imponer la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Es cierto que la CUP-CC ha dicho que el plebiscito ha fracasado porque no ha conseguido ni llegar al 51% de sí a la independencia, y que por tanto no cabe su planteamiento de la DUI. Pero los votos obtenidos le parecen suficientes para avanzar en el proceso; así que nada de detenerlo, sino acelerarlo lo más posible, teniendo en cuenta los apoyos sociales.

Sin embargo existe el obstáculo de la candidatura de Artur Mas. CUP-CC plantea una negociación para que haya un candidato de “consenso” que podría ser Romeva o Junqueras (ERC), y se adopte un programa con medidas sociales como detener los desahucios, las privatizaciones, amparo a los hogares que sufren de pobreza energética, y otras medidas de desobediencia ante la LOMCE (enseñanza), el Tribunal Constitucional…

Por estas concesiones, la CUP-CC se lanzaría a apoyar la hoja de ruta de Junts pel Sí que se siente legitimada con los 72/135, sin considerar en serio si una Republica catalana, en las condiciones actuales, supondrá un debilitamiento de la clase trabajadora, por aislamiento y presión mayor de “su” burguesía. Para la CUP-CC esos riesgos se superarían con el voluntarismo fantasioso del que hace gala en su programa.

Es un completo engaño y autoengaño creer que el Govern, un gobierno de concentración con la hegemonía de Junts pel Sí, podría estar dispuesto a “revertir las políticas de austeridad” (pretende Antonio Baños), cuando eso en realidad pasaría por derogar la Ley de Estabilidad Presupuestaria catalana, desobedecer la aplicación de la LOEPSF española, cuestionar el TSCG de la U.E., derogar en Catalunya la reforma laboral, etc. Algo inimaginable salvo para los soñadores fantasiosos.

Bien pudiera ocurrir que CDC y ERC, y cía., acepten sacrificar a Artur Mas, darlo por suficientemente amortizado, con tal de contar con la CUP-CC a la hora de las votaciones y para seguir adelante con la hoja de ruta independentista. En cuanto a las concesiones programáticas, bien puede aceptar algunas, siendo muy conscientes de que en cuanto puedan, podría rebajarlas y hasta anular las que no le interesen a la burguesía. Para entonces, por un plato de lentejas, la CUP-CC habría dado luz verde a la hoja de ruta de Junts pel Sí, a la marcha del “choque de trenes” entre fuerzas capitalistas, con nosotras/os como pasajeros. Hemos visto muchas veces en la historia cómo la burguesía más inteligente y astuta es capaz de aceptar programas hasta casi revolucionarios con tal de salvar lo principal, ganar tiempo, reponerse y pasar a la contraofensiva hasta vencer.

La CUP-CC dice que no está dispuesta a “descarrilar” el proceso independentista. Parte de una confusión de raíz. Ese tren que está partiendo NO es nuestro tren, sino el tren con una hoja de ruta (de Junts pel Sí) y unos conductores burgueses (CDC y ERC), para un objetivo burgués, una República burguesa para debilitarnos más a los trabajadores/as. Descarrilar ese tren, o, más bien detenerlo de momento, es una responsabilidad de los anticapitalistas de verdad, de los comunistas. Nuestra fuerza no viene de ese tren, sino del fortalecimiento de la clase trabajadora que no pasa, sino al contrario, por esas vías. Que en “Madrid” quieran algo de eso, no quiere decir que deseen lo mismo que yo, ni que vaya a acabar igual. La independencia que busca la burguesía catalana ¿es la misma que la que quiere la CUP-CC? Dirá que no. El parón que yo pido a CUP-CC, no es el de “Madrid”, porque yo planteo a la vez un programa político (ver al final del artículo) que le dolerá a “Madrid” mucho más que la marcha de “tren” al que está dispuestos a detener a costa si es preciso de un “choque” en el que la clase trabajadora y los pueblos de España salgamos perdiendo, y la oligarquía española-catalana, salga reforzada con un Estado más represivo y militarizado tal vez, y con una clase trabajadora más dividida-enfrentada en Catalunya (españolismo, catalanismo independentista burgués), y más intoxicada por el nacionalismo en el resto de España.

Todos los que desde la izquierda alientan a CUP-CC a seguir adelante ¿por qué han sido y siguen siendo incapaces de hacer algo tan básico como denunciar y levantar la lucha contra la LOEPSF? Prefieren la “lucha” en las instituciones, los espejismos del cretinismo parlamentario, los escenarios partidistas que están condenados al fracaso. Lo único de verdad útil que puede hacer ahora la CUP-CC es impedir el “choque de trenes”, y para ello, su tarea en el Parlament, debe llegar si es preciso, a “sabotearlo” impidiendo que se nombre Govern y llevarlo a nuevas elecciones en las que se pueda debatir todo con más tiempo y claridad, no con el nivel tan bajo y marrullero que hemos conocido en estas elecciones, y en un escenario en “Madrid” que sólo puede ser menos malo del actual. De lo contrario quienes de hecho pueden “descarrilar” el proceso es la CUP-CC, pero por la vía del “choque de trenes”.

Ahora hay que parar el tren de la burguesía independentista, y poner en marcha nuestro tren, levantando bien alto reivindicaciones que no se han agitado hasta hoy, como la denuncia de la LOEPSF-TSCG, en lugar de pretensiones fuera totalmente de nuestro alcance como la salida de la eurozona. Porque no es el tren independentista el que nos va a llevar a eso, cuando su objetivo es debilitarnos todavía más. Luchar con los hechos y dar ejemplo a los trabajadores/as infectados por el nacionalismo español, tanto en Catalunya como en el resto de España, de que no se está dispuesto a hacer el juego a un proceso independentista impuesto con el apoyo de una minoría social (47,74%). Esas son las tareas del momento. Y en cuanto hayan pasado los principales peligros, valorar qué tren estamos dispuestos a permitir que circule, porque tampoco podemos imponer nada mejor.

Contribuir a la deriva independentista con un margen mínimo a favor, lo que de seguro hará será aumentar las disensiones no solo entre sectores de la burguesía y clase media catalanas, sino también al interior de la clase trabajadora. Esa es la fractura social que más nos debe preocupar, porque no será entre una clase trabajadora cada vez más fuerte, unida y consciente de sí y sus verdaderos intereses, sino debilitada y subordinada a los mitos burgueses de la “unidad nacional” por la competitividad, la pertenencia a la Unión Europea y al cumplimiento de sus tratados, etc., tanto si se trata de la “unidad nacional” en versión catalanista o españolista. No se trata de que nuestra clase elija entre dos bandos (españolista, catalanista) con objetivos muy similares salvo que enfrentados. Y contra esto no basta con decir “No a la U.E.”, si no se tiene fuerzas para la resistencia más elemental, como estamos viendo en las empresas, y cuando tampoco se hace la menor agitación contra la ley de estabilidad presupuestaria catalana y sobre todo y ante todo, española, y el TSCG de la U.E.

Pero el peligro puede ser todavía más inmediato. Sería caer en cretinismo parlamentario confundir el número de votos con la fuerza social y política para llevar adelante determinadas políticas e imponerlas ante otras fuerzas que se oponen. Llevo advirtiendo seriamente en varios artículos que la CUP-CC, puede acabar haciendo el juego no sólo a los capitalistas catalanes independentistas sino a la reacción de la oligarquía española-catalana, si se pone a acarrear carbón y leña en la locomotora que puede haber tomado la vía que nos lleva a un “choque de trenes” tremendo con el Estado español.

El jueves 24 de septiembre, aparecía en El País un artículo de opinión de Francisco Rico titulado “El derecho a no decidir”, reaccionario, españolista, pero valioso por su sinceridad, que manifestaba: ningún Estado renunciaría al 20% de su PIB [y 15% de su población, además de un territorio de gran valor estratégico] teniendo a su favor las leyes nacionales e internacionales y la fuerza democrática para aplicarlas.”

Los trenes ya se han puesto en marcha. Ahí está la imputación a Artur Mas y colaboradores por la consulta del 9N.

Si sobre todo la CUP-CC no gestiona bien sus pasos y los tiempos hasta que finalice el plazo en el Parlament para la investidura del president para el Govern, y hasta las elecciones generales españolas, puede ocurrir que el Estado español tome tales medidas contra el Parlament y el Govern catalán, que le sirva de excusa para posponer sin fecha las elecciones generales. Y para ello contaría no solo con el Tribunal Constitucional, los cuerpos armados, con el PP-Ciudadanos, sino, aunque sea a regañadientes y sin comprometerse del todo o abiertamente, con el PSOE. Esa contraofensiva del Estado español, teniendo en cuenta el grado de enorme debilidad de la clase trabajadora, e intoxicación de españolismo (incluso en Catalunya), y que la pequeña burguesía catalana está muy dispuesta a grandes marchas festivas, pero dudosamente a otro tipo de protestas en la calle, llevaría seguro a dar pasos atrás no sólo en Catalunya, sino en el conjunto de España.

Si la CUP-CC no es capaz de moverse en un campo minado y salir adelante sin mayores daños para todos, lo mejor sería lo que ya le recomendé, aunque suponga para ella en lo inmediato un coste político ante el nacionalismo catalán: llevar las cosas a la imposibilidad de nombrar ningún Govern y convocar nuevas elecciones, en las que se pudiese debatir todo más en serio, en profundidad y que las cuestiones sociales pasasen a un primer plano, en lugar del plebiscito sobre la independencia; impedir así que las elecciones generales se retrasen y la deriva más reaccionaria del Estado también para Catalunya, y favorecer que las elecciones generales creen un escenario mejor para poder resolver la situación catalana.

Con un escenario en “Madrid” menos malo que el actual, el derecho a decidir en Catalunya tendrá posibilidades de aceptación en el resto de España, porque en vez de pretender vender que “la mayoría de los catalanes están en contra de la independencia”, se reconocerá que del 77,44% del censo (que ya es bastante representativo), el 47,74% está por la independencia (JpSí, CUP-CC), el 11,45% (CatSQP y UDC) por el derecho a decidir, y que los contrarios al derecho a decidir suponen el 39,17% (PP, Cs, PSC), o sea, la minoría. Un proceso más exigente consigo mismo (lograr una mayoría cualificada de cómo mínimo del 55%-60% con una alta participación), reduciría las resistencias españolistas al interior y fuera de Catalunya, y el reconocimiento internacional.

La CUP-CC, en su empeño por no “descarrilar” y acelerar el proceso y profundizar lo más posible para construir cuanto antes a la República catalana (como insiste tanto ERC) puede acabar favoreciendo que sea el Estado español el que descarrile el proceso.

La burguesía independentista está interesada en seguir adelante porque es la que seguro tiene más que ganar o menos que perder y por eso se presenta optimista, voluntarista, impaciente. Pero no he conseguido oír ni leer ningún análisis serio y con visos de verosimilitud de que ahora sea el mejor momento para la independencia para la clase trabajadora y el pueblo, y cuando menos riesgos ahí de un “choque de trenes” del que saldríamos mal librados. Si el movimiento independentista fuese tan sólido como quieren hacernos creer ¿por qué arriesgarse a dar pasos cruciales estando todavía el PP en el gobierno, en lugar de esperar un poco (tres o cuatro meses) de modo que se eliminen algunos obstáculos en “Madrid”?. A Junts pel Sí le interesa que en “Madrid” esté el PP, porque si no fuese así, puede que parte de quienes les siguen apostasen por otra vía. Yo sí creo capaz al PP, tanto por intereses partidistas, como por representante de la oligarquía española-catalana, y con lazos muy fuertes con los aparatos represivos y militares del Estado, y la Monarquía, capaz de tomar medidas extremadamente duras que saldrían muy caras tanto al pueblo catalán como al resto de los españoles.

Esta es mi preocupación. Si alguien piensa que pretendo defender desde un discurso “rojo”, los intereses de “Madrid” y sus deseos de que desde el independentismo se descarrile el proceso (la CUP-CC como tabla de salvación) está muy equivocado, porque vengo defendiendo desde hace mucho tiempo un programa para derrotar a todo lo que “Madrid” representa, con mucha más coherencia y realismo que toda la izquierda, sin necesidad de discursos izquierdistas extemporáneos que eluden desde mayo de 2012 cuestiones tan trascendentales y básicas como la lucha contra la LOEPSF, capaz de haber facilitado la unificación de todas las luchas, sobre todo contra los recortes sociales. Pero me preocupa la frivolidad, la falta de análisis serios del estado de la clase trabajadora, de la correlación de fuerzas sociales entre las clases, y el voluntarismo, la precipitación y las tendencias aventureras, el desprecio de los peligros autoritarios y represivos que encierra el “Madrid” del PP-Ciudadanos sobre todo (también el PSOE en medida algo menor). Ojalá todo fuese mucho más fácil de lo que sospecho y bastase tirar pa´lante, empujar fuerte, para que “Madrid” no tenga más remedio que ceder, e incluso que se hunda porque sería un castillo de cartón piedra, como se desplomaron rápidamente en su día los regímenes del Este (capitalismo de Estado llamado “socialismo”). Así que, comentaristas críticos, aportar argumentos y pruebas serias o evitar tratarme de españolista, quinta columnista o tonterías semejantes.

Este CALENDARIO es fundamental. La sesión constitutiva del Parlament deberá tener lugar como tarde el 26 de octubre. A más tardar el 9 de noviembre deberá celebrarse el debate de investidura. Si el candidato no sale elegido por mayoría absoluta (68 votos de los 135 del Parlament), en una segunda vuelta podrá serlo por mayoría simple (más votos a favor que en contra; las abstenciones no cuentan). Si como tarde para el 26 de diciembre no se ha elegido a nadie, se disuelve el Parlamento y se convocan elecciones para entre cuarenta y sesenta días después de la convocatoria. Si finalmente, se convocan las generales de España para el 13 de diciembre (así parece que se está preparando), a finales de enero se podría convocar la sesión de investidura del presidente de España. Todo esto debe tenerse en cuenta para hacer una política inteligente, teniendo en cuenta sobre todo la correlación de fuerzas entre las clases y el poder del Estado español, y los posibles cambios en el Congreso y en su Gobierno. Se trataría de propiciar lo que menos perjudicase al derecho de autodeterminación y los intereses de la clase trabajadora, en lugar de ahora hacer el juego a las fuerzas más reaccionarias, que es lo que están deseando.

IV.- El PROGRAMA que AHORA necesita la CLASE TRABAJADORA

En tanto, el programa para los anticapitalistas y comunistas debe pasar ahora por las siguientes propuestas que son centrales, en vez de pretender objetivos por mucho tiempo imposibles dadas la correlación de fuerzas y la conciencia de la gente (como la salida de la OTAN, de la U.E., tratado trasatlántico de libre comercio EEUU-Europa o TTIP).

1) derogación de las reformas laborales antiobreras; 2) derogación de las austericidas leyes de los recortes sociales y las privatizaciones: catalana LEP y española LOEPSF, ruptura con el tratado TSCG de la UE, derogación del art. 135 de la CE; 3) derogación de la “ley mordaza”; 4) derogación de la LOMCE de educación; 5) derogación de la centralizadora y austericida LRSAL para los ayuntamiento; 6) derogación de la reforma de las pensiones; 7) derogación de la contrarreforma de la ley del aborto; 8) derecho de autodeterminación nacional para la libre separación o fijar los términos de libre unión entre los pueblos del actual Estado español, y decisión en referéndum.

Pero no me hagáis caso. Los geniales estrategas tirados “pa´lante” que creen suficientes los votos en Catalunya (incluso pretenden sumarles implícitamente los de quienes están a favor del derecho a decidir) para dar ahora plena legitimidad a la marcha a la independencia, a la hoja de ruta de la burguesía, esos mismos que con su impotencia durante tres años para levantar la lucha contra algo tan evidente como la LOEPSF y el TSCG (o siquiera hablar de ellos) y aprovechar todo su enorme potencial para unificar las luchas y debilitar al Régimen del 78, contribuyendo así a la situación de postración en la que se encuentra la clase trabajadora y el pueblo en lucha (no en manifestaciones festivas), han demostrado sobradamente cuan merecedores son de que confiemos en su sabio criterio y sensata dirección. Pero ya se sabe que los vendedores de crecepelo, y los aficionados a la fraseología y bravatas seudo-revolucionarias, tienen su público, aunque resulte estafado.

Contra la desorientación y la derrota, para romper el pacto de silencio, PASA este ARTÍCULO y hazte agitador y propagandista contra la LOEPSF-LEP y el TSCG de la U.E.

PARA PROFUNDIZAR: algunos de mis artículos más relacionados con éste. CÓPIALO para ir accediendo con tiempo a los enlaces.

Junts pel Sí se impondría con la abstención cómplice de CUP-CC” (25-9-2015) – con un comentario importante — https://kaosenlared.net/junts-pel-si-se-impondria-con-la-abstencion-complice-de-cup-cc/

CUP-CC, JpSí y “Madrid”. ¿Mejor choque de trenes que detenerse de momento?” (21-9-2015) —– https://kaosenlared.net/cup-cc-jpsi-y-madrid-mejor-choque-de-trenes-que-detenerse-de-momento/

A la CUP-CC: tenéis la llave del futuro y os propongo cómo utilizarla” (15-9-2015) — con un interesante debate en los comentarioshttps://kaosenlared.net/a-la-cup-cc-teneis-la-llave-del-futuro-y-os-propongo-como-utilizarla/

Catalunya Sí que es Pot: la mentira de su lucha contra la austeridad” (11-9-2015) —— https://kaosenlared.net/catalunya-si-que-es-pot-la-mentira-de-su-lucha-contra-la-austeridad/

CUP-Crida Constituent: entre el “pucherazo” y el “se nos va la olla”” (8-9-2015) —— https://kaosenlared.net/cup-crida-constituent-entre-el-pucherazo-y-el-se-nos-va-la-olla/

Zombis: un género contra el precariado (trabajador precarizado)” (24-8-2015) —- https://kaosenlared.net/zombis-un-genero-contra-el-precariado-trabajador-precarizado/

PODEMOS, su cuento económico de la lechera y farsa política” (21-8-2015) versión completa en PDF, y comentario mío en la web aclarando ampliando —– https://kaosenlared.net/podemos-su-cuento-economico-de-la-lechera-y-farsa-politica/

27-S. Sí a decidir. No al “pucherazo” independentista contra la clase trabajadora” (6-8-2015) —- con un interesante debate en los Comentarios https://kaosenlared.net/27-s-si-a-decidir-no-al-pucherazo-independentista-contra-la-clase-trabajadora/

Varoufakis nos advierte. Sigamos igual y Schäuble nos aplastará. El secreto de su Plan” (4-8-2015) —- https://kaosenlared.net/varoufakis-nos-advierte-sigamos-igual-y-schauble-nos-aplastara-el-secreto-de-su-plan/

Catalunya 27-S. El independentismo hoy, y el “españolismo”, contra la clase trabajadora” (29-7-2015) con versión PDF en la que tenéis la relación de los artículos de 2015 —- https://kaosenlared.net/catalunya-27-s-el-independentismo-hoy-y-el-espanolismo-contra-la-clase-trabajadora/

La AIReF insiste, pero callan PSOE, PODEMOS, IU, etc. ¿Y las Marchas de la Dignidad?” (21-7-2015) —- https://kaosenlared.net/la-airef-insiste-pero-callan-psoe-podemos-iu-etc-y-las-marchas-de-la-dignidad/

““Grecia” nos debilita. Contraataque: NO a “2020 deuda en 60% PIB” (ley LOEPSF)” (17-7-2015) —- https://kaosenlared.net/grecia-nos-debilita-contraataque-no-a-2020-deuda-en-60-pib-ley-loepsf/

Ahora en Común ¿Podemos.dos? ¿A quién beneficia? Alternativa real” (14-7-2015) ——- https://kaosenlared.net/ahora-en-comun-podemos-dos-a-quien-beneficia-alternativa-real/

Para un balance imprescindible de las Marchas de la Dignidad os remito a “El 22M y más allá. Por la unidad de los trabajadores y trabajadoras europeos contra la legislación austericida”. En el blog de Comunistas Internacionales (no es una organización, sino un grupo abierto de participación y debate) https://www.facebook.com/comunistasinternacionales podéis descargaros el documento (segunda edición actualizada) http://www.mediafire.com/download/ngk12arzp1qdkdm/2CI_-_El_22M_y_mas_alla_2a_ed_%282015%29.pdf

Para acceder a los artículos, informes y libros. Para los artículos de 2015, los podéis encontrar poniendo https://kaosenlared.net/author/aurora-despierta/ o escribiendo en Google: Aurora Despierta. Kaos en la red, y cogiendo la primera que viene, o lo mismo poniendo “Aurora Despierta” site:kaosenlared.net

ADVERTENCIA. Si desde este u otro artículo visitáis alguno de los artículos previos a 2015, tened en cuenta que las direcciones de Kaos cambiaron a raíz del nuevo Kaos (en el viejo Kaos a las tres w les sustituyó 2014, pero no sirve modificarlo tal cual en la dirección pues persiste la instrucción vieja si no se elimina previamente el formato en un archivo txt) y por eso, no funcionarán los enlaces que yo incluía en los viejos artículos.

PARA NO TENER NINGUNA DUDA, disponer de la relación completa de mis documentos en Kaos en la red, hasta el 10/2/2015 con TODOS los ENLACES CORRECTOS, lo mejor, DESCÁRGATE la versión PDF del artículo “PODEMOS se pronuncia por cumplir con la austericida LOEPSF. De la indefinición a la traición. Y archivo PDF” (23/2/2015) ——- https://kaosenlared.net/podemos-se-pronuncia-por-cumplir-con-la-austericida-loepsf-de-la-indefinicion-a-la-traicion-y-archivo-pdf/

-->
COLABORA CON KAOS