25 años de otra investidura, la de Gabriel Urralburu

Publicidad

Mientras se habla de la investidura de Patxi López como lehendakari de la oficialmente denominada Comunidad Autónoma Vasca, se cumplen 25 años de la toma de posesión de Gabriel Urralburu como primer presidente “socialista” del Gobierno de Navarra.

1984: Gabriel Urralburu (PSOE)

También entonces, como ahora, se habló de una nueva era y se dijo que se abría una etapa de libertad:

“En Navarra es hora de dejar de apelar al pasado, sin renunciar a él; es hora de dejar de marcar diferencias para encontrarnos en el pueblo común que somos; es hora de dejar de referirse a las intenciones para pasar a hablar de los hechos; es hora, en fin, de hablar del futuro, porque es lo único que tenemos en nuestras manos”.

Esto decía Urralburu, el mismo que años después sería procesado y condenado por ladrón y corrupto. Uralburu llegó al Gobierno de Navarra gracias a la razón de estado. Era el momento de legitimar la partición mediante alguien que no apareciera tan ligado al franquismo como Aizpún o del Burgo. Por eso, la derecha españolista y el PSOE pactaron que Urralburu tendría el camino libre. Crearon el PSN dejando el Partido Socialista de Euskadi y cambiaron de la noche a la mañana su discurso. En 1977, a la pregunta de por qué apoyaba la integración de Navarra en una autonomía vasca, respondía Urralburu de este modo:

“La apoyamos en primer lugar porque Navarra, debido a su identidad histórica, a su cultura, a su lengua, pertenece a lo que se entiende como comunidad natural vasca o pueblo vasco. Propugnamos que es necesario recuperar la identidad del pueblo navarro, y al ser éste cuna y raíz del pueblo vasco, hay que recuperar también esa pertenencia de Navarra al País Vasco. Hay además razones económicas y sociales. Por poner un ejemplo, el resto del País carece de los recursos naturales que tiene Navarra.”

Dos años después, mientras la Agrupación Socialista Navarra todavía estaba integrada en el PSE, se discutió acerca de la autonomía navarra, y un militante socialista de Cortes hizo a sus dirigentes esta pregunta: “En la campaña del 77 nuestra postura era favorable a la integración. ¿Qué pasa ahora?” Urralburu contestó así:&nbsp “La postura no era tan claramente pro-integración. Sí, tal vez, con la boca pequeña, pero no oficialmente”.

Así de despejó el camino para que Urralburu fuera presidente del Gobierno de Navarra. Pero no todos en la derecha veían con buenos ojos los acuerdos que facilitarían el camino al PSOE. Así, por ejemplo,&nbsp Jaime Ignacio del Burgo se resistió a ceder la poltrona, tanto que sus compañeros de UCD no dudaron en utilizar una acusación de corrupción para sacarlo del escenario.

2009: Patxi López (PSOE)

25 años después, Patxi López llega a la presidencia del otro gobierno autónomo de la Euskal Herria peninsular. Como en Nafarroa hace 25 años, su nombramiento se debe a un acuerdo entre el españolismo “de izquierdas” y el de derechas. A diferencia del acuerdo de hace 25 años en Nafarroa, el de 2009 en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa ha sido público, por lo menos en parte. En cualquier caso, todo el mundo sabe que la alianza entre los sectores españolistas ha sido la clave de la política navarra en estos 25 años y se anuncia como la base de la política en la mal llamada CAV para el futuro inmediato.

Los españolistas están contentos. Celebran un nuevo paso logrado gracias a la violación de los derechos de sufragio pasivo y activo de decenas de miles de personas. El españolismo nunca ha sido democrático, en esto la historia es apabullantemente clara, pero esta vez ha jugado sus cartas de la manera más descarada, hasta el punto de que todo el mundo sabe que sin pucherazo López no sería lehendakari del tercio autonómico.

25 años de diferencia, pero una misma motivación política profunda: la razón de estado. Nuestro país sigue sometido a unos intereses ajenos, que secuestran la voluntad popular y nos imponen una situación de conflicto que la inmensa mayoría de la ciudadanía quiere superar cuanto antes.

Pero hay quien por encima de todo esto pone el poder y su sacrosanta España.

Hace 25 años: GAL y torturas

Podemos seguir recordando la historia de hace 25 años, esa historia que quieren que olvidemos. Por estas mismas fechas ocurría, también en Nafarroa, aunque en este caso en Baxe Nafarroa (en Arrosa, exactamente), un atentado de los GAL. Así lo contaba El País:

El atentado contra los presuntos miembros de ETAm se produjo pasadas las 17.00 horas, en una carretera secundaria que enlaza las localidades vasco-francesas de Saint Etienne de Baigorry y Cambó. Los presuntos etarras viajaban en un Citroen Dyane 6 y fueron adelantados por una moto negra, de potente cilindrada, desde la que dos individuos les tirotearon con revólveres. El conductor del vehículo, Rafael Goikoetxea, de 30 años, recibió varios impactos mortales, y su acompañante, Jesús Zugarramurdi, Kiskur, fue alcanzado en una pierna y en un brazo. Kiskur, de 36 años, es un histórico de ETA y participó, según la policía, en el asesinato del presidente del Gobierno almirante Carrero Blanco, en diciembre de 1973. El automóvil en que viajaban los dos etarras era propiedad de otro miembro de la organización, Pedro Marticorena, según señala Efe, lo que hace pensar que el atentado podría estar dirigido contra él, tesis avalada por el hecho de que los GAL, al reivindicar el atentado, llamaron a Goikoetxea Pedro en lugar de Rafael. Los dos etarras circulaban a varios kilómetros de la cooperativa Denek, una empresa situada en Saint Martin D’Arossa, en la que trabaja Jesús Zugarramurdi, considerado por la policía española como un elemento importante en el organigrama de ETAm. Los dos residían en Saint Etienne de Baigorry, localidad cercana al lugar de los hechos. La policía francesa, que inmediatamente después del suceso cerró los pasos fronterizos de montaña con España, e instaló controles de carretera, afirma que los cinco disparos fueron realizados con revólveres y que la munición empleada es del calibre 11,43, “un calibre de malhechores y asesinos”, fácil de encontrar en los ambientes de la mafia de Burdeos. El atentado ha sorprendido a la policía francesa, que no creía que los GAL pudieran operar, tras las detenciones del pasado abril en el sur de Francia, de varias personas presuntamente implicadas en esa organización contraterrorista.

Para El País, en 1984, los GAL eran una “organización contraterrorista”.&nbsp También en esa misma semana publicaba este diario que “Un juez de San Sebastián investiga la causa de que 10 guardias civiles no compareciesen en un careo sobre presuntas torturas”. GAL y torturas, ¿sólo pasado?.

Hace 25 años Felipe González, del PSOE, del mismo partido de Urralburu y López, era presidente del Gobierno del Reino de España. 25 años después cabe preguntarse: ¿por dónde va a comenzar Patxi López su anunciada deslegitimación del “terrorismo”?

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More