21D en Catalunya: Multitudinarias manifestaciones y 13 detenidos en las acciones contra el régimen del 78 y el gobierno español

Publicidad

Por la tarde, una manifestación multitudinaria –80.000 personas según los organizadores– ha tomado el centro de Barcelona ‘contra el régimen del 78’ y para protestar contra la presencia del gobierno español en la ciudad.

El gobierno español ha hecho hoy un consejo de ministros en la Llotja de Mar de Barcelona. Un acto que el independentismo considera una provocación, el día del cumpleaños de las elecciones impuestas del 21-D.

La mañana ha empezado con cortes en varias carreteras y concentraciones en varios puntos de Barcelona. Los Mossos d’Esquadra han hecho algunas cargas y han detenido a diez manifestantes. La policía catalana también ha detenido a tres personas más en l’Ampolla (Baix Ebre).

 

 

Por la tarde, una manifestación multitudinaria –80.000 personas según los organizadores– ha llenado las calles de Barcelona ‘contra el régimen del 78’ y para protestar contra la presencia del gobierno español en la ciudad. La Comisión 21-D ha leído un manifiesto en que ha proclamado el inicio de un ciclo de movilizaciones para ‘derrocar el régimen del 78’ y para lograr la República. También ha habido acciones y manifestaciones unitarias en Girona, Lleida y Tarragona.

 

 

También ha habido concentraciones en las comisarías de Les Corts en Barcelona, en Vilafranca del Penedès y en Tortosa para pedir la liberación de los trece detenidos.

 

https://twitter.com/Arran_jovent/status/1076199632647131137

 

https://twitter.com/CDRHG7/status/1076205185410707457

 

La Comisión del 21-D proclama un nuevo ciclo de movilizaciones para derrocar el régimen del 78 y lograr la República

Finalizada la manifestación de esta tarde por el centro de Barcelona, la Comisión del 21-D (formada por la ANC, Òmnium, la CUP, los CDR, el SEPC, Arran, Juventud Republicana, la IAC, la crida LGTBI, entre otros colectivos y entidades) ha anunciado que la de hoy era el punto de partida de nuevas movilizaciones ‘para recuperar la soberanía’.

La actriz Sílvia Bel ha leído el manifiesto, que califica de ‘provocación’ el consejo de ministros español en Barcelona en el primer cumpleaños de las elecciones impuestas con el 155. El texto también es crítico con los partidos independentistas: ‘Los últimos meses hemos visto que no se puede dejar todo en manos de los partidos políticos. El único momento en que el régimen tembló es cuando el pueblo catalán emprendió jornadas como las del 1 y el 3 de octubre.’

‘Haremos de este 21 de diciembre una jornada de lucha, y no será una lucha aislada sino el inicio de un ciclo de movilizaciones con que recuperaremos la soberanía que se nos roba y niega, y que solo lograremos plenamente con la República catalana’, concluye el manifiesto.

 

 

 

Texto íntegro del manifiesto

«Hoy, 21 de diciembre, el mismo día que hace un año de las elecciones impuestas por el gobierno de Rajoy, se ha celebrado un consejo de ministros en Barcelona que, a pesar de que se pretende vender como una reunión de contenido social, no es más que una excusa para justificar un nuevo despliegue de policía española y Guardia Civil en Cataluña. Un acto de provocación en toda regla de la mano de un gobierno que ha intentado mostrar una cara más amable y que ahora mostrará sus verdaderas intenciones.

Hace más de un año que más de dos millones de catalanes y catalanas ejercimos el derecho de autodeterminación y reflejamos, por medio de las urnas del Primero de Octubre, la voluntad de emprender un camino hacia la República catalana. Una acción de ejercicio democrático que ha estado (y continúa siendo) fuertemente represaliada por parte de un estado español que, ante un momento de crisis, demuestra que las estructuras antidemocráticas que construyó durante el franquismo continúan intactas.

La llamada transición no fue más que una operación de blanqueado que no ha democratizado órganos judiciales ni ha juzgado a ningún miembro del gobierno dictatorial. Por eso, el entendimiento ha estado y será imposible, y por eso el gobierno español, independientemente de su color, no hará otra cosa que intentar imponer su ley bajo la amenaza velada de un 155 eterno. Incluso, el autonomismo es una ilusión, cosa que quedó demostrada cuando el Tribunal Constitucional frenó medidas sociales aprobadas en el parlamento.

¿Poner fin al régimen, para vivir cómo?

A pesar de que en Cataluña ya se habían privatizado la mayoría de servicios públicos, desde el 2008, como consecuencia de la crisis, las condiciones de vida, los derechos sociales, económicos y culturales se han visto especialmente afectados y pauperizados y el machismo, el racismo y las agresiones al colectivo LGBTI crecen al mismo ritmo que la ultraderecha. La vivienda continúa sumando muertes y personas expulsadas de sus hogares, las listas de espera en sanidad continúan aumentando, el sistema de enseñanza continúa perdiendo recursos, la precariedad laboral se extiende por todas partes, se ataca el modelo de inmersión lingüística. Todos los ámbitos de la vida son expoliados por los intereses económicos y el autoritarismo.

En cuanto al último año, el retroceso democrático es estremecedor. No es normal la persecución a quien quiere ejercer la libertad de expresión. No es normal la represión a miembros de los CDR como el Adri Carrasco (exiliado en Bélgica) y Tamara Carrasco (con medidas cautelares que no permiten que salga de Viladecans). No es normal tener un gobierno votado en las urnas exiliado, y la otra mitad en la prisión, junto con líderes sociales, a punto de pasar por un juicio injusto y sin garantías, proceso que ha empezado este mismo 18 de diciembre. No es normal tener unas instituciones vaciadas de capacidad de gobierno que solo pueden cumplir funciones de gestión, como en la época de Franco. No es normal haber sufrido solo entre septiembre y diciembre del 2017 más de 139 ataques fascistas de manera impune, y esto sin conocer los datos de este año.

Es por todo ello que queda claro que, si queremos ejercer nuestro legítimo derecho a la autodeterminación, es para construir un nuevo país con unas estructuras sociales donde se vean reflejadas las luchas que cada día llevamos a cabo en multitud de frentes: luchas como la de los colectivos por la vivienda digna parando desahucios, el movimiento feminista, el carácter marcadamente antifascista de nuestra sociedad, la lucha para mantener nuestra escuela pública de calidad e inclusiva, la de los y las estudiantes universitarias, las organizaciones de defensa de la lengua y cultura, la lucha por los derechos laborales, la lucha por unas pensiones dignas, y un largo etcétera.

No se puede reclamar aquello que se da, pero sí aquello que se nos toma

Para hacer frente a esta situación hemos de plantar cara. Los últimos meses hemos visto que no se puede dejar todo en manos de los partidos políticos. El único momento en que el régimen tembló es cuando el pueblo catalán emprendió jornadas como las del 1 y el 3 de octubre, que en su transversalidad y diversidad fueron no solo el motor de las demandas, sino también el motor de las propuestas y de la construcción de un nuevo país más justo.

Para lograr los objetivos tenemos que estar organizadas y comprender que parte de la solución implica asumir que las instituciones no son solo de los representantes de los partidos políticos. En los últimos diez años se ha producido un cambio social profundo y es un hecho que las personas, el pueblo, hemos decidido que no permanecemos confiados en casa ni queremos delegar únicamente en los partidos nuestra participación política. Queremos ser parte activa y propositiva de la vida social y política del país. Es aquí donde radica la clave del cambio sustancial, de un poder constituyente que puede ser transformador.

Sobran motivos para luchar para derrocar e invalidar el régimen del 78 y constituir una nueva forma de organización social que garantice una vida digna. Por eso, haremos de este 21 de diciembre una jornada de lucha, y no será una lucha aislada sino el inicio de un ciclo de movilizaciones con el que recuperar la soberanía que se nos roba y niega, y que solo lograremos plenamente con la República catalana.

Tumbemos el régimen! Por los derechos sociales y políticos, por la autodeterminación, contra la represión!

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More