200.000 asistentes dan una bienvenida multitudinaria a Puigdemont y los políticos catalanes en el exilio

Publicidad

Más de 200.000 personas, según los organizadores, se han concentrado en la explanada del Parque de las Exposiciones de Perpinyà en el acto organizado por el Consell per la República Catalana, que ha demostrado de esta manera una capacidad de movilización superior a la prevista.

El parlamento más esperado era el del expresident Carles Puigdemont, que ha hecho un llamamiento a la «movilización permanente» para ganar «la lucha definitiva» contra el Estado. Por su parte, el ex conseller Toni Comín ha reivindicado las victorias judiciales a Europa, mientras que Clara Ponsatí ha advertido sobre el «engaño» que supondría la contraposición entre el diálogo iniciado con el Estado y la reclamación de independencia. «No nos dejemos engatusar por fotos de mesas de diálogo», ha asegurado.

Los parlamentos, que tenían que empezar a las 12 del mediodía finalmente se han retrasado hasta las 13 h para esperar los coches parados en la frontera administrativa entre los estados español y francés, tal como ha anunciado el cantante y ex-diputado Lluís Llach desde el escenario. Los asistentes, que habían empezado a llegar al Parque de las Exposiciones de la capital del Rosselló a las 8 de la mañana, han cubierto de estelades la vista aérea del espacio previsto para la concentración, donde han esperado pacientemente el inicio del acto con música del catalán Lluís Llach, los chilenos Quilapayun, la mallorquina Maria del Mar Bonet, el valenciano Raimon, espirituales negros o el Bella Ciao de los partisanos italianos, sin olvidar la Rumba Catalana.

El público ha coreado varios cánticos a favor del 1 de octubre, por la libertad de los presos políticos o por la independencia, a pesar de que la megafonía no dejaba demasiado espacio para consignas multitudinarias.

Las entidades independentistas habían asegurado que se habían contratado unos 600 buses para desplazarse hasta Perpinyà, 100 de los cuales no han podido llegar, debido a las dificultades provocadas por el enorme tránsito y la falta de medios para agilizarlo. Los que han conseguido llegar a la capital de Catalunya Norte han desbordado la capacidad del Parque de las Exposiciones. Al mediodía no cabía ni una persona más y un número considerable de asistentes se ha quedado sin posibilidad de acceder al recinto.
Antes de las actuaciones musicales en directo, se han proyectado varios vídeos con imágenes de Puigdemont, Comín y Ponsatí y de algunas de las movilizaciones independentistas contra la sentencia del juicio al procés. El público ha aplaudido a los políticos independentistas y, sobre todo, a Puigdemont, que ha llegado al lugar de concentración en furgoneta alrededor de las 11 horas y ha sido recibido a gritos de «President».

Puigdemont llama a la «movilización permanente»
Carles Puigdemont ha aparecido en el escenario a las 14.30, en donde ha hecho un llamamiento a la constitución de consejos por la República por todo el territorio: «Tenemos que tejer una red territorial, que controle el territorio, nos tenemos que preparar combatiendo la represión del Estado con esta red cívica, rechazando la monarquía y los negocios abusivos de esta represión». El president exiliado ha reivindicado el Consell como el órgano para «prepararnos y para ganar la libertad».

Puigdemont también ha pedido que se mantenga el pulso en la calle para «ganar la lucha definitiva»: «El Estado español solo escucha y entiende a un pueblo movilizado. Tenemos que estar en estado de movilización permanente». Por eso, ha afirmado que hay que «prepararse», apelando a la organización demostrada para la realización del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre de 2017: «Preparémonos porque tenemos trabajo y lo queremos hacer».

No han faltado voces que han señalado la falta de implicación de Esquerra Republicana en la convocatoria de este acto. Su líder, Oriol Junqueras, no obstante, ha intervenido desde la cárcel de Lledoners mediante un video en el cual ha manifestado una vez más la voluntad de ampliar la base independentista. Hay que «ser más y más fuertes», ha insistido. «El próximo embate ha de ser el definitivo!», ha dicho coincidiendo en este punto con el mensaje de Puigdemont. «Cuando somos muchos, cuando actuamos coordinados, sin reproches y sin confundir el adversario, tenemos la fuerza para obligar el Estado a hacer cosas que por sí solas nunca hubiera hecho», ha dicho Junqueras, que también ha reivindicado que el Gobierno español haya reconocido el conflicto entre el Estado y Catalunya como un conflicto político.

Previamente, la europarlamentaria Clara Ponsatí ya había tomado el protagonismo del acto también con un llamamiento a la movilización ciudadana, en términos muy contundentes. Ponsatí ha advertido contra la eventual contraposición entre el «diálogo» y el objetivo de la «independencia»: «Todavía tenemos fuerzas y todavía tenemos esperanza. Está en nuestras manos. No nos dejamos engatusar por fotos de mesas de diálogo y camelos que solo buscan ganar tiempo para Pedro Sánchez», ha dicho, entre los aplausos del público.

Ponsatí ha afirmado que es «normal sufrir una desorientación» después de «la derrota» de la represión y ha hecho un alegato en favor del espíritu del 1 de octubre para hacer frente al Estado: «Estamos en el exilio porque somos independentistas. Y mientras haya independentistas habrá represión, exilio y prisión». La eurodiputada ha hecho un llamamiento a dejar de lado las «estrategias partidistas» o «personalistas», todo un dardo envenenado en medio de las polémicas entre JxCat y ERC: «Sin vuestro empuje no habríamos realizado nunca el referéndum», ha dicho, dirigiéndose al público.

La segunda intervención más esperada era la de Toni Comín, que ha pedido compromiso colectivo con la lucha independentista: «Si de verdad queremos ser libres, tenemos que asumir el precio de nuestra libertad. Pero si alguna causa merece todos los sacrificios que tenemos que hacer, que esperamos que sean mínimos, esta es la causa de la libertad».

Comín, de la misma manera que Marta Rovira, que también ha enviado un mensaje, ha recordado las victorias judiciales de los exiliados en Bélgica, Alemania, Escocia y la última resolución del Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea, que les reconocía la inmunidad, así como de las resoluciones del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU, que exigió la libertad de los presos políticos. «El respecto al derecho a la autodeterminación, por desgracia, no lo ganaremos solo en las urnas, que también. No solo lo ganaremos siendo muchos más, que también. Tendremos que hacer más cosas, más acciones, pacíficamente y democráticamente».

Durante el tiempo de espera al inicio del acto, en el backstage del escenario se han dejado ver desde el presidente catalán Quim Torra hasta la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el presidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, pasando por la eurodiputada Clara Ponsatí, el portavoz de JxCat en el Parlamento, Albert Batet, el vicepresidente de la Cámara catalana, Josep Costa, o la diputada en el Congreso Laura Borràs, según informa el periodista Marià de Delàs desde el Parque de las Exposiciones de Perpinyà.

Elisenda Paluzie había declarado que «la victoria de la inmunidad se tiene que celebrar» y al mismo tiempo ha dicho que resultaba «remarcable» en un día como hoy la toma de posición de los cargos electos en favor de las libertades y la liberación de los políticos presos. El hecho que hayan puesto lazos amarillos a los balcones de las instituciones, ha dicho, «es una bofetada contra las autoridades españolas». Por otro lado, Marcel Mauri ha expresado su «emoción» y su estado de ánimo de alegría por el acto de hoy y también ha hecho valer la solidaridad de los cargos electos en defensa de los derechos y libertades y en contra de los encarcelamientos.

Por su parte, el líder de ERC en Barcelona Ernest Maragall ha insistido en el carácter unitario y en la importancia de la movilización. «Igual que estamos juntos en la mesa de diálogo estamos juntos aquí», ha afirmado. Aun así, fuentes de JxCat consultadas por Públic han señalado la ausencia de los consellers de la Generalitat pertenecientes a ERC. El diputado de JxCat Albert Batet ha caracterizado la concentración de Perpinyà como un acto de justicia democrática, que demuestra que «con persistencia» se pueden conseguir cosas como el reconocimiento de los escaños de Carles Puigdemont, Clara Ponsatí i Toni Comín, así como su inmunidad.

 

Fuente

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More