15M: Muerte entre las flores

15M: Muerte  entre las flores

Vengo diciendo durante todo el año que el 15M sería un movimiento que moriría en su propio pacifismo y realmente no se si ahora puedo aprovecharme de la situación  y exponer que ha sido el pacifismo el que lo está matando, pero de que está medio muerto no me cabe ninguna duda.

En la reciente marcha de parados a Madrid (en la que muchísimos activistas pertenecían al 15m) se han podido comprobar muchas cosas. Personalmente yo he conocido de todo en esta marcha. He visto gente sincera, a gente trabajadora y a gente agradable. Pero desgraciadamente también he conocido gente que se ha dedicado a reproducir hasta la saciedad todo eso que luego en los pueblos y pancarta en mano se esforzaba por intentar cambiar.

Vivimos en una sociedad en la que el trabajo lo es todo. Y no solo eso, se nos exige trabajar al máximo rendimiento posible. Yo en mi vida, cuando he podido, he trabajado en muchas cositas y siempre, siempre, sea en el trabajo que fuere, en todos los sitios tiene que haber la típica persona que trabaja con la boca. Es decir, he hecho algo, he colaborado en algo (a veces incluso no hice nada y me lo invento)  y seguidamente estoy durante toda semana diciéndoselo a todo el mundo: «¿Veis a fulanito? No ha hecho nada en toda la semana, en cambio yo he trabajado mucho y espero que me lo reconozcais».

Esas personas han abundado en la marcha. ¿Comportamiento capitalista o sólo comportamiento infantil? Creo que algo tiene de los dos. Pero una ya tiene cierta edad y hay comportamientos que no entiende. Por ejemplo la desorganización, o la de no tener ninguna confianza en compañeros que realizan un trabajo con su mejor intención (por ejemplo en la cocina), o lo de la impuntualidad diaria.

Entre todos estos despropósitos hay uno que me llama especialmente la atención: La falta de empatía.

Esto me recuerda a cuando yo milité (todos tenemos nuestro pasado oscuro) dos años en las juventudes comunistas hace ya bastante tiempo. Siempre recordaré que hacíamos fiestas para recaudar pelas para cuba, para chiapas, para todo lo que fuera… menos para lo que pasaba en Salamanca. Eso nos importaba bien poco.

Lo que yo he visto en la marcha es algo similar. Hablar de revolución es muy bonito, pero lo malo que tienen las revoluciones es que a veces te toca hacerlas con gente que no es de tu agrado. O se acepta y se tiene un mínimo de empatía o mejor quedémonos en casa.

Recuerdo que en la marcha del año pasado había un gran ambiente, con sus cosas, pero el ambiente no se cortaba con un pequeño cuchillo, cosa que si ha pasado este año. Algo tendrá que ver con esto el hecho de que en los últimos tres o cuatro días en vez ir llegando mas gente lo que ocurría es que la gente se iba marchando antes a sus casas.

No se si es el fin del 15m, pero no veo los objetivos por ningún lado. Y sin objetivos y una mínima organización la cosa va muriendo.

Aún así me gustaría dar las gracias a toda esa gente que llegó a Madrid, que a pesar de todo aguantó. En especial quisiera dar las gracias a la gente de Asturias porque hicieron posible el directo que en PienSa hicimos el día del paso por el túnel de Guadarrama y por su simpatía.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS