150 marroquís piden luz sobre la muerte causada por un mosso

Unos 150 inmigrantes marroquís se concentraron ayer en la plaza de la Vila de Santa Coloma para exigir el esclarecimiento de la muerte, el pasado jueves, de Farid Bendaoued, quien recibió un disparo de un mosso durante un registro por drogas en una vivienda. La concentración coincidió con una convocatoria urgente de una reunión del Plan por la Convivencia de Santa Coloma (un órgano formado por el consistorio, agrupaciones de inmigrantes y entidades vecinales y sociales) con el fin de pacificar la situación.

 

Los manifestantes volvieron a exigir justicia, tal como han hecho en los últimos días, y que se investigue la muerte del inmigrante, ya que consideran que fue un homicidio y no un accidente durante un forcejeo como explicó la policía autonómica. Los magrebís esperan, además, el levantamiento del secreto del sumario para denunciar la actuación de los mossos.

 

La comisionada del Plan por la Convivencia, Esperança Esteve, explicó que la reunión sirvió para «exigir el esclarecimiento de los hechos con la convicción de que se respetarán las normas del Estado de derecho». Esteve no quiso emitir ningún juicio sobre la actuación policial «hasta que no finalicen las investigaciones».

AYUDA A LA VIUDA E HIJAS
Esta comisión ayudará en los gastos de repatriación del cuerpo del fallecido y apelará para que la viuda y las dos hijas del muerto puedan llegar a Santa Coloma con papeles. También se anunció un acto de apoyo a la familia. Los inmigrantes piden, además, asesoramiento legal y que la regularización afecte también a los cinco detenidos en la operación que están sin papeles.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS