13 Tesis para la “Unidad popular”

Por Diego Taboada

Punto 1 : Una apertura totalmente abierta a la pluralidad ideológica deviene, necesariamente, a efectos prácticos, en formas reaccionarias de populismo aclasista o fascismo. No es esa la unidad popular que, como comunista, deseo.

Punto 2 : Una apertura no concretada, ideológica y programáticamente, afirma, explícita o implícitamente, que el contenido ideológico y programático, en la cristalización misma de un movimiento social del pueblo y para el pueblo, es una cuestión secundaria.

Como comunista, no estoy en absoluto de acuerdo con ese procedimiento estratégico y el punto de partida epistemológico del que parte. Considero prioritaria, y no secundaria, la concreción programática e ideológica, por ese orden.

Punto 3 : Una apertura concretada, ideológica y programáticamente, por definición y consecuencias prácticas, no puede ser totalmente abierta. Es esta la apertura que, como comunista, deseo.

Punto 4 : Una apertura sin diálogo ni debate programático-ideológico mesurado, en política, es lo mismo que ofrecer la nada. Una apertura sin diálogo ni debate doctrinal, en cuestiones religiosas, es lo mismo que ofrecer la nada.

Como comunista, agnóstico y laico, no estoy de acuerdo con ese procedimiento estratégico y el punto de partida epistemológico del que parte. Considero el debate programático-ideológico y doctrinal, en cuestiones políticas, mundanas, y en cuestiones extra-mundanas, como algo prioritario, y no secundario, para configurar la personalidad política y cultural de un movimiento social del pueblo y para el pueblo.

Punto 5 : Si el diálogo y el debate programático se considera secundario, se afirma, explícita e implícitamente, que lo esencial y urgente es juntarse sin saber cómo, desde dónde y hacia donde. Y lo que es peor; sin saber para qué.

Como comunista, no estoy de acuerdo con este procedimiento estratégico y el punto de partida epistemológico del que parte. Considero prioritario, no secundario, el diálogo y el debate programático, así como rotundamente secundario el juntarse por el mero hecho de juntarse, como las ovejitas, sin conocerse/reconocerse previamente.

Punto 6 : Un movimiento social que afirme lo que se afirma en el primer párrafo del punto número 5 no es un movimiento social, es una congregación de seres bineuronales compactados como masa acrítica. Un partido político o alianza de partidos que afirmen lo mismo no es ni partido ni alianza de partidos, es un burdel de idiotas que no se merecen otra reacción que la carcajada popular.

Como comunista, no estoy dispuesto a ceder en los puntos antedichos.

Punto 7 : Si Izquierda Unida, desde sus bases y cargos electos, el Partido comunista de España, desde sus bases y cargos electos, Podemos, desde sus círculos y cargos electos, y el sindicalismo realmente in-existente, en España, avalan este proceso de confluencia para la unidad popular sin plantar batalla a la izquierda líquida y al ciudadanismo “atrápalo todo”, yo, Diego Taboada, manifiesto mi total desacuerdo como militante. Los seis primeros puntos son conditio sine qua non para no convertir algo tan serio y noble como la política en una retórica mediatizada por las técnicas de marketing que venden humo a perpetuidad en lugar de proyectos anclados en lecturas precisas sobre la realidad sobre la que se quiere incidir.

Sé que en Izquierda Unida, guste o no guste reconocerlo, existe ese perfil de militante y cargo electo – no somos ejemplares ni debiéramos considerarnos como tales -. Sé que estoy hablando de inercias y hábitos culturales muy interiorizados en una sociedad en la que el moverse en base al espontaneísmo emocional es norma, no excepción. Esto afecta a Podemos, desde sus círculos hasta su comité de sabios.

Como comunista, considero que la confluencia fracasará si no damos la cara ante – y contra – el ciudadanismo atrápalo y ante – y contra – la izquierda líquida.

Punto 8 : Como internacionalistas, lo que el imperio usamericano, Ruso y Chino materializan como inhumana humillación y explotación socio-ecológica, no debería tener dobles varas morales de medir. Como internacionalistas, lo que las mal llamadas democracias europeas, supeditadas geo-estratégica, militar y financieramente a toda la supra-institucionalidad de estos imperios, que trasciende la capacidad de acción y deliberación política puramente formal de los estados, materializan, también, como inhumana humillación y explotación socio-ecológica, no debería tener tampoco dobles varas de medir. Lo mismo debiéramos hacer extensible a buena parte de las mal llamadas democracias de Oriente medio, Africa y Latinoamérica, en donde la presencia de los viejos vínculos coloniales basados en la dependencia financiera e industrial-militar con el imperio norteamericano, Chino y Ruso, son tan evidentes como los vínculos coloniales con las viejas naciones europeas.

Como comunista, considero que la doble moral, en una política de solidaridad y derechos humanos, es inadmisible en un movimiento social del pueblo y para el pueblo. Deberíamos concebir las relaciones de hegemonía/subalternidad en capas concéntricas, interrelacionadas y contextualizadas en el que las cuestiones de grado e intensidad son muy importantes. La epistemología de la dominación colonial es compleja de forma, por muy simple que sea, intuitivamente, de fondo.

Punto 9 : Si no se convierte en transversal la firme conciencia de que un cambio radical de modelo productivo debe ir de la mano de una necesaria transición financiera, energética y alimentaria que recupere la soberanía plena de los pueblos de españa, y de que este cambio de modelo productivo debe ser, por así decirlo, el adn de la confluencia programática para la unidad popular, la confluencia fracasará.

Como comunista, considero que la confluencia programática fracasará si omite la necesidad de ruptura integral con el actual modelo productivo

Punto 10 : Si no se convierte en transversal la firme conciencia de que la exigencia de una república – de hecho y de derecho – laica – de hecho y de derecho – y federal – de hecho y de derecho – con reconocimiento del derecho de libre-determinación – de hecho y de derecho -, es la necesaria expresión ideológica que tendrá que canalizar discursivamente el cambio de modelo productivo y el impago de la deuda, la confluencia fracasará.

Como comunista, considero que la confluencia fracasará si se lleva a cabo con orientaciones y lógicas discursivas aideológicas o aideologizantes.

Punto 11 : Sin grupos de trabajo que aborden y estructuren, a medio-largo plazo, las complejidades subyacentes que una transición bancario-financiera, energética y alimentaria tienen, en su ejecución, dentro del proceso productivo mismo y dentro del mundo de la empresa, no podremos hablar desde, con y para la clase obrera que tendrá que impulsar ese cambio desde la médula misma de la estructura productiva del estado.

Como comunista, considero este punto, quizás, el más importante de las 14 tesis aquí expuestas.

Punto 12 : Ni los gobiernos de tecnócratas ni el espontaneísmo emotivo larvado de buenas intenciones de la tele-política nos van a sacar de esta profundísima crisis. Debemos interpretar y empezar a desarrollar un lenguaje simple, llano, preciso y claro que sea legible para todos los ámbitos de lo social : universidad, empresa, pequeño comercio, profesionales de la sanidad y la educación, ingenieros.. etc. Necesitamos un logos social reflexivo y común con horizonte programático e ideológico sólidamente definido.

Como comunista, considero las cuestiones lingüísticas, no las más importantes, pero sí, instrumentalmente hablando, claves a la hora de configurar el pensamiento y la sensibilidad colectiva.

Punto 13 : De lo que se trata es de transformar el mundo. Por eso, la precisión interpretativa y analítica de la médula misma del esqueleto productivo de nuestra sociedad, será tan necesaria como la ideología que deba cohesionarla.

Esa ideología, se llamaba, se llama, comunismo. Pero, no tengan la menor duda, pueden ponerle otro nombre si les place o si este significante les pone, por cuestiones ajenas a mi limitado entendimiento, los pelitos de punta.

Yo, Diego Taboada, asumo este horizonte a Viernes, 31 de Julio de 2015.

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS