12 de Octubre. Si la historia la escriben los que ganan quiere decir que hay otra historia…

Esta frase de una canción de Lito Nebia, es oportuna para la fecha que hoy se conmemora: "El día de la raza".

Nos dijeron en la escuela que ese día el Almirante Cristobal Colón “descubrió” América un 12 de octubre de 1.492. También se puede decir que fue un choque de civilizaciónes,una invasión, una conquista. Y que en realidad Cristobal Colón descubrió lo que ya habían descubierto miles de años antes, los habitantes originarios.

Esta fecha, marca el comienzo de toda una historia de atropellos, saqueos, matanzas, persecuciónes y cruel exterminio hacia los habitantes originarios del territorio americano. Fue uno de los mayores genocidios de la historia de la humanidad. El aniquilamientode 70 millones de indígenas. A través de trabajos inhumanos en las minas de Potosí, del contagio de enfermedades desconocidas hasta entonces, y fruto de la imposiciónpor parte de los conquistadores de una cultura europea, que incluyó la religión cristiana.

Esta historia de opresión hacia los indígenas, tuvo en nuestro país, una continuidad que puede encontrarse en la llamada conquista del desierto, llevada a cabo por el general Roca quepermitió que seis millones de hectáreas pasaran a manos de 67 propietarios; 24 familias recibieron parcelas que iban de 200.000 hectáreas a 2.500.000, este último fue el caso de los Martinez de Hoz. La expedición duró poco más de un año y arrojó como resultado miles de indios muertos, y 14.000 reducidos a la servidumbre.

La cara de este militar argentino asesino de indígenas, el general Roca, la podemos observar en los billetes de nuestra moneda nacional de 100 $, al reverso del cual hay un cuadro que celebra esa matanza de indios realizada. Una de las Avenidas principales de nuestra localidad lleva el nombre de este militar. Si a las personas destacadas de nuestra historia se las honra en su recuerdo asignándoles el nombre de calles y plazas, pienso que se le debería cambiar el nombre a dicha avenida, y reemplazarlo por el de Pueblos Originarios, a los que este general contribuyó a exterminar, con su sangrienta campaña del Desierto.

El asesinato indígena de la Patagonia es una forma de continuación de las prácticas llevadas a cabo por los conquistadores españoles en toda América. Por eso el festejo del “Día de la Raza”, el 12 de octubre, fecha en que arribaron los españoles a América, es para algunos historiadores argentinos como Felipe Pigna, una barbaridad, porque estamos festejando, según sus propias palabras: la violación, el genocidio, el asesinato, el saqueo, y algo que últimamente está muy de moda, que son los secuestros extorsivos, que fueron introducidos en América por los conquistadores españoles, con el secuestro y asesinato de los caciques Moctezuma y Atahualpa. Según este historiador se debe aprovechar esta fecha para conmemorar a los pueblos originarios y no para recordar a un comerciante aventurero y genocida como era Cristobal Colón, que en una carta que le envía a la reina, cuenta que se ha encontrado con la gente más maravillosa del mundo, que son buenos de toda bondad, y que pueden ser excelentes esclavos.

En todas las provincias argentinas los miembros de las culturas originarias realizan hace varios añosun “contrafestejo” el 12 de octubre, en el cual además de rechazar la conquista reclaman por sus derechos, y entre ellosel derecho a la tierra.

Según cálculos de la Asociación Indígena de la República Argentina, AIRA, en Argentina existen 22 pueblos indígenas que en total suman más de 2 millones de personas. Por eso el “contrafestejo” se extiende por toda la república: los wichís en Formosa, los tobas en Chaco, los mapuches en las provincias patagónicas, representantes de diaguitas y calchaquíes en Tucumán, miembros de varias comunidades indígenas en Capital Federal y en muchos otros actos en distintas zonas reivindican la existencia de las culturas originarias.

El periodista, escritor e historiador argentino Osvaldo Bayer, da cuentaque en 1946 los kollas jujeños hicieron el llamado “Malón de la paz”, desde el norte de Jujuy hasta Buenos Aires en una numerosa columna que atravesó todo el territorio de la República hasta llegar a Buenos Aires. En la Plaza de Mayo los recibió Perón, pero pocas horas después se los llevó al Hotel de Inmigrantes –terrible ironía, a quienes vivían desde siglos atrás en tierra americana, en Buenos Aires se los hospedó en ese lugar para extranjeros recién llegados, y sin pausa alguna se los desalojó días después de allí, se los cargó por la fuerza con la policía y la marina de guerra, se los metió en vagones de carga y fueron obligados a volver a su tierra de origen sin ver cumplido su sueño de que les devolvieran las tierras para que la comunidad las trabajara. El cantor popular Atahualpa Yupanki publicó una carta en solidaridad con los indígenas humillados y por eso pasó detenido seis mesesa disposición del Poder Ejecutivo en la cárcel de Devoto. Luego de lo cual marchó al exilio.

A 515 años de la conquista, los pueblos originarios todavía luchan para obtener el respeto por lo que les corresponde, y por la identidad perdida. En la patagonia una comunidad mapuche está peleando para que el empresario Benetton les devuelva sus tierras. En Chaco los tobas reclaman que se les reconozcan las tierras que el presidente Marcelo Alvear, del partido radical, les otorgó en 1924, y en Misiones los guaraníes piden que se termine la deforestación de la selva, lugar en el que habitan.

Obligados a ser pueblos nómades, sin tierra, sin trabajo, sin lengua, los pueblos indígenas, en Argentina, también tienen que soportar que se festeje el día que comenzó su exterminio.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS