11 civiles de Afrin fueron torturados y sentenciados

Publicidad

Once civiles que fueron deportados de Afrin a Turquía el año pasado fueron sentenciados en Hatay a penas de prisión de doce años a cadena perpetua por presunta participación en la muerte de dos soldados turcos.

El abogado de los residentes de Afrin secuestrados, Suphi Zarif, declaró que sus clientes habían sido torturados y que la decisión de condenarlos a penas de prisión pesadas era contradictoria y «absurda». El abogado anunció una apelación contra el veredicto. Señaló que miembros de las milicias respaldadas por Turquía habían amenazado a las familias de sus clientes.

Los acusados ​​rechazaron las acusaciones y dijeron que sus declaraciones habían sido hechas bajo tortura. Sin embargo, siete acusados ​​fueron condenados a cadena perpetua en un tribunal de Hatay, otros cuatro a doce años de prisión.

«Los once civiles fueron torturados por las milicias respaldadas por Turquía durante doce días de la peor manera posible y luego traídos a Turquía junto con sus torturadores, que luego participaron en los interrogatorios. Esto ni siquiera es un interrogatorio», dijo Suphi Zarif.

Los civiles fueron obligados a firmar confesiones preparadas. Los que se negaron fueron amenazados por los torturadores que se autodenominaron Abu Said y Abu Mahmud. No solo los secuestrados fueron amenazados, sino también sus familias. Se les dijo: «Si no firmas estas declaraciones, volveremos a Afrin y someteremos a los miembros de tu familia a la misma tortura que a ti. Violaremos a tus mujeres y las mataremos si es necesario». Luego el acusado firmó sus confesiones.

En septiembre de 2018, el gobierno turco difundió el «mensaje de éxito» de que había capturado a varios combatientes de las YPG en una «operación especial» y los había traído al país. Los medios gubernamentales luego publicaron fotos de nueve hombres aparentemente heridos. De hecho, los presuntos combatientes de las YPG eran civiles de Afrin, ocupados por tropas turcas y milicias yihadistas, que fueron secuestrados, torturados y luego entregados al servicio secreto turco MIT por el llamado «FSA» el 3 de septiembre de 2018. 15 días después los hombres de Afrin fueron traídos a Turquía.

Acusación: «Destrucción de la unidad del estado turco y la indivisibilidad del país»

Los once civiles de la aldea de Omera, en el distrito de Mabeta, son Fîras Fayîq Kelkawî, Cafer Muhammed Xelosî, Îbiş Mihemed Maho, Mesûd Mecîd Kelkawî, Ehmed Maho, Cengîz Mustefa Nesan, Reşîd Sebrî Maho, Idrîs Mustefa, Isdw, Muste Hanif Maho y Rezzan Behcet Ahmet. Fueron acusados ​​de «destruir la unidad del estado turco y la indivisibilidad del país» y «asesinato». Supuestamente, estuvieron involucrados en la muerte de los militares de alto rango Oğuz Kaan Usta y Mehmet Muratdağı, quienes murieron en una pelea con las YPG / YPJ el 23 de enero de 2018. Aunque no hubo evidencia concreta para apoyar estas acusaciones, la acusación se basó sobre un presunto testigo y el testimonio de los hombres que fueron extorsionados bajo severa tortura.

Fuente: ANF

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More