1 de Mayo, nada que celebrar para más de 2000 trabajadores de Ferrovial S.A.

Publicidad

Dos mil o más trabajadores han recibido la noticia de la intención de Renfe de no continuar o renovar la licitación de los Servicios a Bordo en los trenes de la compañía de AVE y Larga Distancia. Una decisión que finalizaría con el actual ERTE por fuerza mayor que se está aplicando a la plantilla, desembocando en el despido masivo de trabajadores de los que dependen el sustento diario de otras tantas familias. Una medida que desde el Sector Ferroviario de CGT consideramos inasumible y que carece de cualquier corresponsabilidad social y económica, agravada aún más, por la actual situación por la que atraviesa la ciudadanía y España entera.

Aún resuenan las palabras del presidente de gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia ante la nación en la que dijo, textualmente: No vamos a dejar a nadie atrás”. Palabras que, de proseguir esta acción por parte del Ministerio de Transportes –máximo responsable de esta decisión- y de la empresa pública Renfe, serán inciertas.

Son tiempos difíciles, momentos en los que desde el gobierno y las empresas, a la clase trabajadora se nos está pidiendo un esfuerzo –otro más- para que la nación no quiebre; recordándonos que los trabajadores contagiados, cuando no muertos, son el precio que tenemos que pagar para sostener la economía y la salud. Y que la clase trabajadora, los ferroviarios y empresas del sector han asumido con un grado de responsabilidad y profesionalidad envidiables.

De forma paralela, empresas como Ferrovial, actual licitadora del servicio, que ganó 268 millones en 2019, que sus ingresos crecieron en 2019 un 5,5%, hasta los 6.054 millones, que el pasado 17 de abril anunció en su Junta de Accionistas la articulación de un dividendo flexible por valor de 550 millones de euros, y que una gran parte de los ingresos provienen del sector público, parece no tener intención de buscar otras salidas laborales a sus trabajadores que no sea el Despido Colectivo.

CGT ya ha manifestado al Consejo de Administración del Grupo Renfe a través de su presidente, nuestra rotunda oposición a que esta situación de dificultad económica para todos, se cebe con los más débiles, con esos 2000 trabajadores que van a ser despedidos, porque así lo “ordenan” los balances económicos y la praxis de las empresas.

Desde el Sector Ferroviario del CGT, pedimos al gobierno, al Ministro de Transportes, a la Dirección de Renfe y a Ferrovial, que busquen soluciones alternativas, dando ejemplo de la Solidaridad y el esfuerzo que se nos está demandando al conjunto de la ciudadanía, porque de no ser así, miles de trabajadores, en lugar de celebrar el 1 de mayo como el día internacional del trabajo, lo harán como la efeméride de su despido.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More