1.200 euros de multa a 13 jóvenes que se habían «congregado» y comían pipas

Publicidad

  Según informó esta semana el digital  HoraJaén, trece  jóvenes de Jaén fueron multados por la policía local  por permanecer  «congregados» en la calle, mientras comían pipas.  «Nos encontramos desamparados frente a la injusticia», comentaban indignados los jóvenes a la prensa de esa ciudad. «Cuando cientos de políticos se escapan impunemente después de robar y defraudar cientos de millones, y no pagan jamás, jamas son condenados y jamas devuelven lo robado. Pero la impunidad no es para todos, solo para los poderosos. A nosotros nos sangran a diario con multas, sanciones, aumentos de impuestos y sanciones estúpidas como estas”

Los hechos, según parece, se produjeron a principios de esta semana. La indignación ha cundido entre la juventud jienense, porque por más que se empeñan no encuentran ninguna explicación ante tamaño desmán.
Mientras se encontraban en la calle Juan Eslava Galán, de Jaén, la policía local de esa ciudad  abrió 13  actas de sanción , amparándose en la conocida«ley mordaza», que penaliza el hecho de que dos personas o más permanezcan «congregadas» en la calle consumiendo cualquier tipo de bebidas, aunque se trate de  zumos. «Teníamos botellas de cerveza, pero ni siquiera las habíamos abierto. Poco antes de que apareciera la policía ya nos disponíamos a marcharnos a nuestras casas». En total, los jóvenes tendrán que pagar mas de 1.200 euros.

La derecha ha temido siempre a las «congregaciones» de gente en la calles. Durante la dictadura, la persecución  contra las reuniones fue particularmente escrupulosa. Pese a que las leyes del franquismo indicaban taxativamente la prohibición de grupos de personas en la calle, en las últimas décadas de la dictadura esa normativa sólo se aplicaba cuando se producían convocatorias de manifestaciones o momentos de tensión. No obstante,  la población era muy consciente de que en la calle no podían producirse ningún tipo de «congregaciones». Era algo muy asumido por todos. No tiene pues nada extraño que  la derecha asuma su herencia genética. No en vano el titular del municipio de Jaén es Javier Marquez, un capitoste provincial  del Partido Popular.

Para corroborar  la alergia a la «concentración» de personas en la calle, bastaría con recordar los estremecimientos de Esperanza Aguirre durante las grandes movilizaciones del 15 M. Desde las tribunas institucionales,  la ex alcaldesa de Madrid  vociferaba en contra el peligro de las grandes movilizaciones de aquellas fechas. » ¡Han vuelto los sans culottes!», proclamaba histérica la  ultramontana primer edil,  evocando a  la Revolución Francesa. En ell caso que citamos,sin embargo, nuestros «sans culottes» tan sólo se dedicaban al inocente consumo de pipas en plena calle.

http://canarias-semanal.org/not/19977/1-200-euros-de-multa-a-trece-jovenes-que-se-habian-congregado-y-comian-pipas/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More