Publicado en: 26 diciembre, 2015

1.171 calles de todo el estado español siguen homenajeando a la dictadura franquista y sus asesinos

Por Kaos. Memoria histórica

En Nuevo Amatos, la Plaza Caudillo comunica las calles Generalísimo y José Antonio. La pedanía de Calvarrasa de Abajo, situada a unos 15 kilómetros al Este de Salamanca junto al aeropuerto salmantino, es una de las 175 localidades españolas que mantienen calles con nombres tanto del dictador como del líder de la Falange, de acuerdo […]

En Nuevo Amatos, la Plaza Caudillo comunica las calles Generalísimo y José Antonio. La pedanía de Calvarrasa de Abajo, situada a unos 15 kilómetros al Este de Salamanca junto al aeropuerto salmantino, es una de las 175 localidades españolas que mantienen calles con nombres tanto del dictador como del líder de la Falange, de acuerdo al análisis del callejero del Censo Electoral realizado por el diario digital ‘El Confidencial’.

En total, España todavía cuenta con al menos 317 vías en recuerdo de Franco. José Antonio Primo de Rivera, con 373, supera en este apartado al dictador.

La llegada de Podemos y de plataformas ciudadanas a muchos ayuntamientos españoles ha acelerado la desaparición de símbolos franquistas de las calles españolas para cumplir con la Ley de Memoria Histórica. Esta misma semana, Madrid aprobó en pleno el cambio de nombre de treinta calles que evocaban la Dictadura. La Coruña se adelantó a la capital y ya ha modificado la denominación de las vías en recuerdo de los generales Mola y Millán Astray.

Pese a estas decisiones, muchas localidades aún mantienen calles con nombres de iconos franquistas. Si se coge a los principales protagonistas del franquismo y del golpe de Estado fascista del 18 de julio (Franco, José Antonio Primo de Rivera, Ramiro Ledesma Ramos y los generales Mola, Queipo de Llano, Moscardó, Sanjurjo, Varela y Millán Astray), 637 municipios (casi el 8%) tienen al menos una vía con alguno de estos nueve nombres, según el análisis de El Confidencial. Cuarenta años después de la muerte del Caudillo, 1.171 calles de toda España siguen haciendo referencia a estos personajes franquistas.

El 75% de estas vías se encuentran en municipios de menos de 2.000 habitantes, generalmente ubicados en ambas Mesetas. Así, por ejemplo, los 214 vecinos de Frades de la Sierra (Salamanca) pueden pasear por las calles Generalísimo, José Antonio, General Mola, General Queipo de Llano, General Moscardó, General Sanjurjo y General Varela. O también por la calle de la Paz.

La Ley de Memoria Histórica señala que “las Administraciones públicas tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”. El problema surge en la aplicación de esta normativa en los ayuntamientos pequeños -el 72% de los municipios españoles tiene menos de 2.000 habitantes-, donde las costumbres y el tradicionalismo están más arraigados, ligados a una población envejecida que, en muchos casos, vivió la Guerra Civil en alguno de los dos bandos.

No es de extrañar, por tanto, que la mayor parte de las calles de estos nueve personajes franquistas se encuentren en provincias de las dos Castillas y Extremadura, con una población rural localizada en municipios de pequeño tamaño. El liderazgo de Toledo en este apartado se explica además por el simbolismo que tuvo la defensa del Alcázar, encabezada por el general Moscardó, en el ideario de la provincia.

La localización de calles franquistas en pequeños núcleos urbanos es algo habitual en España, incluso en los municipios de gran tamaño. De hecho es normal que estas vías se encuentren en pedanías. Es el caso de Murcia, donde la calle Francisco Franco está en Lobosillo, un núcleo situado a 30 kilómetros al Sur de la capital pero que pertenece al Ayuntamiento de Murcia. O el de Badajoz, donde la calle General Franco se encuentra en la colonia residencial Carlos Haya de la antigua base aérea.

¿Cómo afectará el cambio de nombre de las calles franquistas a la vida diaria de los vecinos, como es el caso del domicilio postal? ¿Cuánto tardarán en adoptar la nueva denominación en sustitución de la antigua? No sólo los vecinos tendrán que adaptarse a los nuevos nombres, sino también los mapas digitales, los GPS y los buscadores de internet.

Hace dos meses San Vicente de la Barquera (Cantabria) cambió el nombre de dos de las principales vías de la localidad. La Avenida del Generalísimo ahora se llama Los Soportales y la Plaza José Antonio, Plaza Mayor del Fuero.

Agencias/Prensa

-->
COLABORA CON KAOS