Publicado en: 30 julio, 2018

Venezuela: ¿Qué pasa con los servicios y la producción?

Por Enrique Farrugia Ovando

De la organización y la unidad de los sectores de izquierda depende nuestra revolución. Levantar la economía no debe ser tarea solo del gobierno, debemos asumir las riendas con todos los sectores comprometidos con la independencia, soberanía y la construcción del socialismo.

Hace poco todas las empresas que prestan servicio de telefonía celular aumentaron sus tarifas en más del mil por ciento. En el caso concreto de Movilnet, por ejemplo, el plan Inteliplan 1.1 Gb cuyo monto era algo más de 18 mil BsF, pasó a costar 200 mil Bsf lo que significa un incremento de más de 1000%.

El caso no son los 200 mil, sino el servicio que presta Movilnet así como el Banco de Venezuela, desde hace bastante tiempo es imposible registrar el número de celular en la cuenta corriente que los usuarios tiene con este banco y las que fueron registradas con anterioridad o no aparecen o no se puede realizar la recarga de saldo y en los centros donde hacen recarga piden efectivo, las tarjetas únicas no aparecen. En días pasados fui a comprar unos timbres fiscales para el título de bachiller y las notas certificadas, los timbres tienen precio según la unidad tributaria pero a ese precio no se consiguen, así que me dirigí al Saime y ellos me enviaron a los bachaqueros, que consuelo verdad. Igual ocurre con las tarjetas única de Movilnet, los buhoneros las tienen y cobran un poco más del 50% de su costo de venta real y de paso en efectivo, lo que significa que si usted va a comprar una tarjeta de 200 mil debe pagar 300 mil mínimo. Entonces, de dónde sacan las tarjetas única estos bachaqueros?, como diría un amigo, misterios de la ciencia.

Ahora, además de la inflación desbordada con precios que suben en horas y la falta de efectivo, el mal funcionamiento del banco de Venezuela sumado al mal servicio de internet no nos podremos comunicar.

Este desproporcionado aumento refleja la adaptación de Movilnet con la situación real que estamos viviendo al ponerse casi a la par con las otras empresas prestadoras de este servicio, Movistar y Digitel.

A nuestro modo de ver la falta de políticas acertadas, la burocracia corrupta y obviamente la interferencia del imperialismo son las causas de la debacle bárbara por la que atravesamos, la falta de organización y unidad de la clase trabajadora y las distintas organizaciones del Poder Popular se suman a esto.

Los distintos grupos y partidos de izquierda se suman a esto dado que cada uno actúa de manera independiente sin formalizar un acuerdo mínimo para la unificación en función, no solo de apoyar e impulsar huelgas por salarios dignos, cosa que es muy válida, pero estas distintas luchas deben ir aparejadas con un plan de unidad que apunte a crear una corriente de izquierda que asuma junto a la clase trabajadora y el poder popular organizado las riendas de este proceso, donde impulsemos la producción y le hagamos el seguimiento a la distribución sin intervención de militares corruptos o dirigentes institucionales ineficientes e ineficaces, de lo contrario el gobierno seguirá asumiendo las riendas con un discurso de izquierda pero con acciones socialdemócratas y de derecha, invisibilizando a través de sus dirigentes institucionales estas luchas.

Creemos que se debe dejar de ser dogmático, es decir, si bien la clase obrera tiene la tarea histórica de asumir las riendas, en nuestro caso concreto la clase obrera debe buscar aliados en los sectores populares y no solamente en el campesinado, todos debemos formar un bloque sólido que permita roncarle en la cueva a los que dicen dirigir y que además lo hacen desde las alturas del poder enclavados en distintas corrientes internas del gobierno, de no ser así estas distintas corrientes seguirán haciendo de las suyas y nosotros seguiremos dejando que lo hagan.

La tarea es bajar a tierra y empezar a buscar la unificación de todos los sectores proclives a levantar la producción, a ejercer el control de la distribución y si lo logramos podemos dictar el qué hacer del gobierno.

COLABORA CON KAOS