Venezuela: la oposición redobla la apuesta

Por Atilio A. Boron

Los autoproclamados defensores de la democracia y la república en nuestros países (así como el impresentable Secretario General de la OEA) han expresado su simpatía ante este estallido anómico que celebran como si fuera un venturoso florecimiento del protagonismo de la sociedad civil en Venezuela siendo que no es más que una siniestra maniobra para desatar una crisis que abra la puerta a una invasión del Comando Sur

Por Atilio A. Boron

Sólo espíritus ingenuos pueden desconocer que la oposición venezolana está instrumentando una estrategia a dos puntas para derrocar al presidente constitucional de ese país. Un sector optó por desatar la violencia en sus variantes más aberrantes como forma de instalar la imagen de una “crisis humanitaria” -producto del desabastecimiento planificado de productos de primera necesidad y la orgía de ataques, saqueos, “guarimbas”, incendios a personas vivas y atentados con “bombas molotov” a escuelas y hospitales- que sirva como preludio a una invasión no menos “humanitaria” del Comando Sur y, aplicando la receta utilizada en Libia para derrocar y linchar a Gadafi, producir el ansiado “cambio de régimen” en Venezuela. Hay un sector de la oposición que no concuerda con esa metodología porque barrunta que el final puede ser una guerra civil en donde las masas chavistas, quietas por ahora, salgan a dar batalla y pongan fin al enfrentamiento infligiendo una aplastante derrota a los golpistas. Pero esta ala de la oposición, llamémosla institucional o dialoguista (aunque en realidad no sea ni lo uno ni lo otro) estuvo durante estos meses sometida a la intimidación o lisa y llana extorsión de la fracción violentista que juzgaba como una incalificable traición el sólo hecho de sentarse a negociar con el gobierno una salida no violenta a la crisis.

Pero ahora las cosas parecen cambiar, y para mal. ¿Por qué? Porque al parecer las estrategias de ambas fracciones se han unificado bajo la batuta que desde Estados Unidos lleva el Comando Sur (el binomio terrorista formado por el Almirante Kurt Tidd y la ex embajadora en Paraguay y Brasil en tiempos de golpe de estado Liliana Ayalde). Debido a ello los sectores “dialoguista” han convocado, para este próximo domingo 16 de Julio, a un plebiscito o “consulta soberana” que no es otra cosa que la antesala de un golpe de estado porque en dicho ejercicio se le preguntará a la ciudadanía si quiere o no un cambio total e inmediato de gobierno y, simultáneamente, decretar la ilegitimidad de la legal y legítima convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente programada para el día 30 de Julio y que ha registrado ya más de cincuenta y cinco mil candidaturas en todo el país. Pero la oposición no quiere esperar todo ese tiempo y mucho menos competir en una elección con todas las reglas. Por eso montó este ejercicio absolutamente informal, sin ningún tipo de garantías ni registros; ni padrones electorales ni normas de recuento y fiscalización pública, en un país en donde, según lo asegurara el ex presidente James Carter, el sistema electoral es más transparente y confiable que el de Estados Unidos. Es más, según lo afirmara Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, una vez que las improvisadas mesas receptoras de votos terminaran su recuento y se proclamara el resultado del plebiscito –que obviamente darían el triunfo a quienes votaron derogar de inmediato al gobierno de Maduro – las actas serían quemadas para evitar futuras represalias del chavismo y, de paso, cualquier tipo de verificación independiente. Además, dijo que “el único requisito para poder emitir su opinión en la consulta popular es presentar su cédula de identidad, vencida o no, en cualquiera de los puntos soberanos” y, sin decirlo, dejó entrever que los ciudadanos podrán votar cuántas veces quieran y donde deseen.1 Va de suyo que el gobierno bolivariano, como cualquier otro, desconocerá esta patética pantomima lo cual provocará la furiosa protesta de los antichavistas que, atizados por la propaganda de la derecha golpista, se sentirán estafados en su voluntad escalando a nuevos niveles de violencia la confrontación que ya azota al país.2 Los autoproclamados defensores de la democracia y la república en nuestros países (así como el impresentable Secretario General de la OEA) han expresado su simpatía ante este estallido anómico que celebran como si fuera un venturoso florecimiento del protagonismo de la sociedad civil en Venezuela siendo que no es más que una siniestra maniobra para desatar una crisis que abra la puerta a una invasión del Comando Sur, eventualidad que es reconocida explícitamente por algunos personajes más moderados de la MUD, como el ya mencionado Ochoa Antich. Habrá que ver qué sucede este próximo domingo en Venezuela, y también cuál podría ser la repercusión en nuestros países. Quienes han manifestado su complacencia con esta iniciativa golpista de la oposición antichavista –políticos del establishment latinoamericano y la “prensa corrupta”, como la designara el ex presidente Rafael Correa- harían bien en pensarlo dos veces. No vaya a ser que aparezcan quienes, inspirados en el ejemplo venezolano, decidan también ellos convocar a una “consulta soberana” para preguntarle a la ciudadanía, ante la grave crisis que afecta a nuestros países, si Mauricio Macri, Michel Temer o Enrique Peña Nieto deben o no continuar ejerciendo la presidencia. Si los sempiternos custodios de la democracia y las instituciones republicanas en Argentina, Brasil o México convalidan –sea abiertamente o con su silencio cómplice- la payasada que se escenificará este próximo domingo en Venezuela no deberían sorprenderse si al cabo de un tiempo una iniciativa similar fuese propuesta para ser llevada a la práctica en estos países. Para nadie es un misterio que la legitimidad de sus gobiernos está profundamente cuestionada –la estafa post electoral del macrismo, el golpe de la cleptocracia en el Brasil, la abismal crisis política y social en México- y que la crisis económica y las políticas de ajuste han intensificado a tal extremo la explotación y los padecimientos de las masas populares que sería temerario descartar una violenta irrupción de rebeldía plebeya, misma que encontraría en una “consulta soberana” como la que próximamente se realizará en Venezuela, el pretexto ideal para tratar de poner fin, antes de tiempo, a gobiernos repudiados por la gran mayoría de sus ciudadanos.

 

1 Ver las declaraciones de Borges en http://www.notiminuto.com/noticia/cuadernos-electorales-seran-quemados/#

2 Esto motivó la reacción de un dirigente de la MUD, Enrique Ochoa Antich, quien hizo pública su negativa a participar de la consulta porque, según sus palabras, desencadenaría “más fractura y más violencia, incluso una guerra civil, financiada desde el exterior e incluso con una intervención extranjera.” Ver su reveladora nota titulada “Por qué no votaré el 16” en http://puntodecorte.com/no-votare-16/  

1 Comentario
  1. Esto es un refrito desde hace rato se sabe que estamos hablando de un golpe “suave”, una forma moderna de decir golpe-invasion consistente en una escalada que termina en un putsch y/o una invasion, de las cuales ya existen ciertas modalidades, “a la ucraniana” que llega hasta “golpe suave” es un putsch; “a la libia” o “a lo gadafi”, en donde se mezcla el putsch con invasion hecha por “terceros-mercenarios” y la invasion de un ejercito regular (otan); y esta la modalidad “a la siria” o “a lo iraq”, que es una invasion propiamente tal, respaldada por un organismo multilateral (ONU, caso Iraq) o conjunto de fuerzas regulares que actúan unilateralmente como la OTAN. Existen modalidades nuevas, como la utilización de “terceros” o “representantes”, ambos mercenarios, caso del supuesto Estado Islamico (DAESH o ISIS), cuyo laboratorio social para su engendro fueron los “contras” nicaragüense de los 80, “los paramilitares” colombianos de los 90 y 00 y mas recientemente “los carteles de la droga” Mexicanos en Nuestramerica.A Venezuela, en esta etapa, ya han probado estas tres modalidades, la ucraniana, no salió de su Maidan, la plaza Altamira del este caraqueño; el escenario libio, comenzó por el Tachira, el Bengazi venezolano, pero fueron “detenidos y devueltos” hacia Colombia otra vez, en Socopo, Estado Barinas y el escenari Al-Assad, fue intentado recientemente por la OEA en Cancun, Mexico, en donde ya tenían preparado una conjura con la aplicación de “la carta democrática”, que se les cayò tambien; ahora vienen a echar el resto oponiéndose a la constituyente, y esta vez vienen “con todos los hierros”. Repito, no se trata, de diagnosticar que se trata de un golpe, algo ya sabido, se trata es de saber que hacer y a donde ir. Lo que tenemos que hacer es profundizar la revolución, pasar a la contra-ofensiva; a) Lo primero que se debe hacer es retirar esa entelequia de constituyente que es un distractivo de las labores revolucionarias, el presidente Maduro se debe poner a gobernar, darle uso a los decretos de Estado de Excepcion, con fines de poner a buen resguardo, a los subversivos de la derecha que actúan con total impunidad atentado en contra de vidas y bienes, sino que haya un gobierno que proteja al pueblo y a la legalidad que les ponga reparo; igualmente se le debe dar uso al decreto de Emergencia Económica, que tambien ostenta el presidente, con fines de tomar medidas de necesidad y urgencia. b) En lo económico se debe hacer un plan de emergencia de autoabastecimiento en lo agroalimentario y tomar medidas de urgencia en contra de las hiperinflación, sobre todo el mecanismo fraudulento y criminal que implica el “Dólar Today” y contra la usura y la especulación, pero no espasmódica y mediáticamente con grandes show sino real y efectivamente y sancionando a los culpables, metiéndolos presos si es preciso, que en la mayoría de los casos es lo que se merecen. c) Un plan de seguridad nacional que incluya la ampliación de las milicias a dos (2) millones, aparte que reactivar el 1 millon, supuestamente existente, que yo no se en donde esta, a las milicias, que es la expresión concreta de la alianza cívico-militar, el chavismo-madurismo la ha desmovilizado y prácticamente la ha clausurado, siendo el mejor antídoto en contra de las guarimbas y la penetración paramilitar en los barrios populares y los campos, conjuntamente con los consejos comunales y las comunas, asimismo se debe depurar los organismos de la administración de justicia, que son los causantes de la impunidad, principal causa de la inseguridad ciudadana tanto en la ciudad como en el campo. Para dar todo estos pasos hay que dar un golpe de timon, lo que quiere decir que hay que hacer algunos “relevos forzosos”, el presidente si quiere al país y derrotar a esta agresión imperial que hasta ahora ha sido la mas peligrosa, debe permitirlo y no oponerse o proteger a los faltones, es lo menos que puede hacer por el país, el al igual que el pueblo venezolano no tenemos mañana, en el supuesto negado de imponerse el imperialismo.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS