Una de los nuestros

Por Julio Anguita

Cifuentes es la más reciente incorporación al club de la ‘cosa nostra’.

Por Julio Anguita

En plena ovación a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por parte de los asistentes a la convención del Partido Popular en la ciudad de Sevilla, las palabras de la ministra de Defensa, la señora María Dolores de Cospedal, han resonado como las de Jahvé en el Sinaí. El resumen de las mismas es obvio: Hay que defender lo nuestro y a los nuestros.

Está claro que al hablar de los “nuestros” se estaba refiriendo a la señora Cristina Cifuentes, la más ilustre y recién llegada al club de la cosa nostra en el que hace tiempo se convirtió el entramado direccional del partido que está en el Gobierno de España. Pero, ¿qué significa exactamente lo nuestro? ¿Qué contenidos conlleva tal expresión? ¿Qué comparten en común todos ellos? Si se tratase de una propuesta política hubiera dicho nuestro proyecto. Si por el contrario hubiera hecho alusión a la organización habría hablado de nuestro partido. Está claro que en este caso el inconsciente, el subconsciente y el consciente le han jugado una mala pasada a la señora ministra.

Lo nuestro no es otra cosa que el uso y abuso de la cosa pública como si fuera de su propiedad privada. Conexiones y ramificaciones en la administración de la Justicia, en el funcionamiento de la Universidad pública, en numerosos medios de comunicación influyentes, tanto públicos como privados, en instituciones y organismos del Estado, en empresas necesitadas de proveer sus carteras de pedidos con obras públicas o suministros de material bélico, etc.

Es decir, lo nuestro como dice María Dolores de Cospedal es el campo de actividad por el que transitan con la patente de corso que les dan los usos y costumbres tan afincados en esta piel de toro así como la aquiescencia de quienes como Lázaro comían las migajas que caían de la mesa del rico Epulón.

Lo nuestro es la eterna confusión entre democracia y campechanía. Entre la Ley y las comidas entre amiguetes con mucho poder, las cacerías, las juergas con hetairas de alto standing, los importantes acontecimientos sociales impresos en las revistas del corazón: bodas, bautizos, puestas de largo, y un inacabable etcétera.

Y por debajo de tanto oropel, sobres, comisiones, fullerías bursátiles, primas, subvenciones, fondos buitre, trinques, coimas y en fin, la parte alícuota en el botín. ¿Hay algo más nuestro? ¿Hay algo más sagrado que esta causa? ¿Cómo osan cuestionar este estatus secular que la Transición bautizó en el Jordán democrático?

 

Enlace con el artículo

 

 

COLABORA CON KAOS