Publicado en: 15 enero, 2017

¿Un Podemos para tiempos de normalidad o un Podemos útil y a la ofensiva que sea capaz de hacer frente a los planes restauradores del régimen?

Por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

Se equivoca quien piense, como afirma hoy Íñigo Errejón en su entrevista en el diario El Mundo y cuya tesis ya expuso más detalladamente en su intervención del 23 de Septiembre en la Universidad de Podemos, que de este proceso congresual de debate político y organizativo que hemos abierto estos meses, y cuyas conclusiones finales […]

Se equivoca quien piense, como afirma hoy Íñigo Errejón en su entrevista en el diario El Mundo y cuya tesis ya expuso más detalladamente en su intervención del 23 de Septiembre en la Universidad de Podemos, que de este proceso congresual de debate político y organizativo que hemos abierto estos meses, y cuyas conclusiones finales deberán quedar avaladas por el voto de la militancia, debe salir un partido preparado para desarrollar su acción política en tiempos de “normalidad” y de “normalización política”.

Ese, el de la “normalidad” y “normalización” del momento político actual y por venir en los próximos años, es precisamente el marco que el régimen, sus partidos y sus medios de comunicación a sueldo, nos quieren imponer al conjunto de la ciudadanía, como un relato de “sentido común” compartido, para lograr con ello que Podemos se sitúe como fuerza incapacitada para marcar la agenda política cotidiana y acabe siendo una fuerza más entre muchas, que hace y piensa la política como los partidos tradicionales, y no una fuerza pensada en clave de “ofensiva”. Ese planteamiento “normalizador”, en definitiva, encierra, a nuestro juicio, un error histórico que desde la militancia y las bases de Podemos ahora, en este proceso que vivimos, estamos todavía a tiempo de evitar.

“Tiempos de normalidad”: La construcción de un relato de “régimen”

Desde que la segunda investidura de Mariano Rajoy se llevase a cabo con apoyo y complicidad de Cs y PSOE, la narrativa “volvió la estabilidad  y la democracia vuelve a funcionar por sus cauces institucionales pertinentes –ejecutivos y legislativos-“ se ha convertido en el principal relato que los grandes medios intentan imponer al conjunto de la ciudadanía. Un claro intento de “normalización” del escenario actual que, además, se contrapone al periodo de “inestabilidad” propio de los diez meses anteriores a esta nueva investidura de Rajoy. Es una trampa narrativa destinada a, entre otras evidencias, atrapar en ella a Podemos y a cualquier otra fuerza política que ose desafiar tal supuesta normalidad y estabilidad política y democrática.

El relato que nos están tratando de vender se sostiene diariamente sobre una serie de “temas” de actualidad que  los medios tratan convenientemente para que esa sensación de “normalidad” y “estabilidad” se vaya consolidando en el tiempo y el espacio:

  1. Existencia de un gobierno “en minoría” que trata de aplicar su agenda política desde el diálogo y el consenso con sus socios “constitucionalistas” y “responsables”: Cs y PSOE.
  2. Vida interna de los partidos en procesos congresuales para abordar líneas de futuro en función de una situación de estabilidad política dada por la existencia de un gobierno electo (Todos son iguales y operan, con matices menores, de la misma manera)
  3. Evolución “en positivo” de los datos macroeconómicos y de la reducción del desempleo (que sirven para poner en valor las reformas aplicadas en los últimos años: reformas laborales, pensiones, rescates, recortes, etc., etc.)
  4. Necesidad de una dinámica constructiva entre partidos “responsables” frente a la amenaza del “populismo” y de la “inestabilidad”.
  5. División de la vida política en dos bloques: los que acuerdan en pos de la estabilidad y la responsabilidad (PP-PSOE-Cs) y los que solo piensan en sí mismos y son un riesgo para la estabilidad (Unidos Podemos + confluencias, Independentistas, etc.)

El régimen impone así su relato y espera que, a partir de él, los diferentes actores políticos se vayan situando dentro del mismo por sus propios actos. La capacidad de imponer la agenda se traslada con ello hacia “arriba” y es el propio “régimen” el encargado de manejarla a su antojo a través de sus múltiples aliados políticos y mediáticos. Los partidos simplemente deben situarse en este nuevo escenario acorde a lo que se impone a través de estas narrativas y, con ello, consolidar la implantación de esta “realidad normalizadora”.

Tiempos de excepcionalidad: luchar contra los planes restauradores-normalizadores del régimen

La situación socio-política que atravesamos, no obstante, es justo lo contrario de lo que se podría esperar de una verdadera situación de normalidad: una situación de absoluta excepcionalidad solo comparable a lo vivido en un periodo tan históricamente determinante y excepcional como la “Transición”. Vivimos en pleno periodo de un vivo debate constituyente en constante tensión entre dos polos: el bloque restaurador y el bloque del cambio. Estamos insertos, de hecho, en una disputa histórica que las clases populares no nos podemos permitir perder o sufriremos durante décadas las consecuencias de esa derrota.  Nos jugamos literalmente el futuro de nuestro de pueblo y de nuestra gente. Cualquier cosa menos un periodo de normalidad y que, en consecuencia, desde Podemos, debe ser tratada de cualquier manera menos asumiendo que vivimos en tiempos de normalidad.

Frente a las esperanzas y anhelos de cambio despertados con el 15-M y el escenario electoral establecido tras el 20-D, las élites, sus medios de comunicación y sus partidos asociados, han puesto toda su maquinaria a funcionar para lograr que todo cambio que se tenga que dar, pues necesariamente se van a tener que dar cambios, sean siempre a favor de sus intereses. En una típica estrategia de tipo “gatopardiano” dichas élites pretenden imponer un plan “restaurador-normalizador”, capaz de servir de freno a los desafíos abiertos al régimen por la irrupción del 15-M y de fuerzas como Podemos, que se sustenta, como bien se afirma en el documento “Plan 2020” de Pablo Iglesias, en dos pilares fundamentales:

1) Reimplantar el sistema del “turnismo” mediante una fórmula nueva de tipo “turnismo por abstención”,  asegurando con ello que se pueden tejer sucesivos acuerdos, legislativos y ejecutivos (directos si es posible o vía abstención de alguna de las fuerzas participantes cuando no lo sea), entre los diferentes partidos de la “triple alianza”, para poder así seguir turnándose en el poder y poder así seguir imponiendo su agenda legislativa y de “reformas” en función de los resultados que vayan obteniendo, unos y otros, en las sucesivas convocatorias electorales, cerrando además el paso hacia el gobierno a Podemos como consecuencia principal.

2) Hacerlo construyendo su proyecto de futuro sobre la base de solidificar y convertir en irreversibles las consecuencias de las reformas aplicadas en el periodo 2010-2016, normalizando la excepción y edificando el “nuevo” modelo de estado emergente sobre los recortes ya aplicados, la precariedad ya impuesta, la desigualdad ya generada, etc.

Es lo que en el citado documento se denomina como el “Efecto Poltergeist”: las fuerzas de la restauración quieren edificar una nueva “casa común” de convivencia para el conjunto de la ciudadanía encima del “cementerio social” que ellos mismos han generado previamente con sus políticas austericidas y de aplicación sistemática de las doctrinas neoliberales. Con el consiguiente resultado de que, si tales planes llegaran a triunfar y esta nueva “casa común” quedara instituida, irremediablemente emergerán “fantasmas”  que nos atormentarán a todos y todas durante las próximas décadas: la precariedad  como norma hegemónica en las relaciones laborales y en las propias formas de vidas de las clases populares, el desempleo crónico como único horizonte posible (nunca por debajo del 15%), la desmejora paulatina del funcionamiento de los servicios públicos hasta el punto de sentar las bases para una justificación de políticas privatizadoras por venir, salarios de pobreza generalizados y el fin de la capacidad negociadora de las clases trabajadoras, pensiones que pierdan poder adquisitivo año a año y millones de personas amenazadas con no poder acceder a una pensión digna en su vejez, desigualdad disparada, trasvase de dinero público a manos privadas y de sustitución sistemática de las rentas del trabajo por las rentas del capital, niveles de pobreza propios de estado en vías de desarrollo, derechos civiles limitados, estado del bienestar menguante, abandono de las políticas de igualdad y de lucha contra la violencia de género, etc.

No podemos permitir que nuestros pueblos se resignen y se acostumbren a vivir en estas condiciones. Nuestro partido y sus aliados no pueden sino ajustarse en su estrategia para este nuevo ciclo político a lo que de nosotros esperan quienes depositaron su confianza en él: ejercer como oposición a todo un modelo político nacido del régimen del 78, con sus planes restauradores-normalizadores en marcha, y no solo a un gobierno coyuntural.

Construir y ejercer la oposición popular, en las instituciones y las calles, contra todo un régimen

Ahora más que nunca necesitamos la existencia de un partido fuerte y unido, en sintonía y alianza con los movimientos sociales y otras fuerzas de acción política en el seno de la sociedad civil, capaz de ejercer como oposición popular al proyecto restaurador-normalizador de las élites y sus aliados, y en última instancia capaz de arrebatarle el gobierno del Estado -y la capacidad legislativa y ejecutiva asociada- a quienes como prioridad política tienen la defensa de los intereses económicos y de clase de esas élites privilegiadas.

Ellos pretenden construir un nuevo edificio institucional, legislativo y en última instancia constitucional sobre un cementerio social que acabará llenándose de fantasmas que nos atormenten a todos y todas durante las próximas décadas, nosotros  lo debemos impedir  construyendo y ejerciendo la oposición popular a lo que ellos y su proyecto de estado representan y, en su lugar, aspirar a construir un nuevo modelo de estado que, de verdad, no deje a nadie atrás. No es una disputa por el sentido de la normalidad, sino una batalla “a vida o muerte” contra la falsa normalidad-restauradora que nos quieren imponer y que no podemos aceptar ni “comprar” bajo ningún concepto.

Debemos ser oposición a todo un modelo político con sus diferentes aristas, a todo un “régimen” que actúa en bloque contra el avance de cualquier alternativa como la que representa Podemos, y no conformarnos con ser oposición a solo un gobierno concreto como el actual (PP-Rajoy). Debemos entender que nos enfrentamos a una estrategia de régimen que no depende solo de la acción ni de la voluntad de un partido político concreto (por más que el PP sea ahora mismo piedra angular y fundamental, pues así lo decidieron las urnas el 26J y así lo han entendido desde el poder, en el desarrollo de la misma), sino que necesariamente implica la voluntad y el compromiso de todos los actores, políticos, económicos y mediáticos, que conforman ese bloque restaurador.

Debemos asumir de una vez que nunca existió situación de “empate catastrófico” alguna ni hubo posibilidad alguna de “desempatar hacia adelante”, sino que asistimos, sin más, una situación de bloqueo relacionada con una paradoja interna vinculada al PSOE: por un lado tenían seguro que no podían permitir nuestra llegada al gobierno, por otro no eran capaces de encontrar la fórmula que hiciera posible compaginar eso con la toma de una decisión, que permitiera el desbloqueo de la situación, de acuerdo a los intereses de todas su familias y los propios intereses colectivos del partido. Asumamos que no existe “gobierno débil” alguno, sino un gobierno en minoría capaz de imponer su capacidad ejecutiva y legislativa, orientada a satisfacer las exigencias “normalizadoras-restauradoras” del régimen, con apoyo de sus dos grandes aliados: Cs y PSOE. Que el PSOE ha decidido voluntariamente asumir el Ministerio del maquillaje social en este nuevo gobierno a cambio de aspirar mañana a que el PP le devuelva el favor que ahora ellos le han hecho y el PSOE, con apoyo de Cs y abstención del PP, pueda volver a ser gobierno dentro de la lógica “turnismo por abstención” que el régimen promueve en la actualidad.

Un PODEMOS útil y a la ofensiva

Asumamos, en definitiva, la existencia de esos bloques en disputa, de esa división política entre las fuerzas del cambio y las fuerzas de la restauración (fuerzas de la estabilidad vs fuerzas de la inestabilidad, dirán ellos) y diseñemos nuestra estrategia de futuro, sobre las bases mencionadas, en clave de expandir ese bloque que nos otorgan, de oposición a la vieja política del régimen, al máximo posible. Veamos el momento como un momento destituyente-constituyente en marcha y no como un momento de actividad política normalizada. Para eso nacimos y eso es lo que de espera de nosotros, no el convertirnos en un partido más que piensa primero de todo en esa conservadora y peligrosa clave de “no asustar a mi vecina de clase media con unos ahorrillos en el banco” (¿le hemos robado acaso algo a alguien?). Que el bloque que se vea reducido en los próximos años, como consecuencia de nuestros aciertos y nuestra acción en el día a día como oposición popular en todos los frentes, de nuestra defensa diaria y cotidiana de los intereses de las grandes mayorías sociales, de nuestro compromiso con el apoyo a las clases populares en cualquier situación dada, sea el bloque de la restauración. Para ello debemos ser nosotros quienes demos forma a ese impulso constituyente que la sociedad viene demandando desde el 15-M en adelante.

Somos la única alternativa posible al plan de las élites y debemos actuar como tal. No necesitamos que se nos “imagine gobernando” si ello significa hacerlo para renunciar a cambios profundos que, por definición, siempre van a generar perturbaciones e incertidumbres en esos sectores sociales aludidos. Necesitamos que se nos vea como esa alternativa capaz de oponerse a todo un régimen en descomposición, que ofrece verdaderas soluciones de futuro y que no desespera en su intento por alcanzar el gobierno del estado para ponerlo en manos del pueblo. Una fuerza que, por encima de todo, sabe, porque es la realidad, que no vivimos en  una situación de normalidad y que deja claro a la ciudadanía con su acción política diaria que, aunque ahora se empeñen los grandes medios y demás actores de la restauración en imponer la “estabilidad” y la “normalización” como un macrorelato de sentido común, ahí no nos van a encontrar jamás mientras no se recuperen los derechos perdidos, no se reviertan los recortes y no se acabe con el drama social que siguen viviendo millones de personas en este país. Una fuerza que genere confianza porque sea fiel a su programa y, sobre todo, sea fiel a su compromiso con su pueblo.

Esa es la única forma posible que tenemos de ser “útiles” a nuestro pueblo y nuestra gente en el “mientras tanto” (ser útiles ya hoy para construir progresivamente una alternativa de gobierno que pueda generar un nuevo modelo de estado en ese mañana donde ya deberemos ser partido de gobierno): a) No asumir que vivimos en un periodo de normalidad (pues es todo lo contrario) y b) poner todo nuestro esfuerzo en evitar que el plan restaurador-normalizador del régimen, en el que andan descaradamente embarcados, tenga éxito.

Que, frente a los “fantasmas” señalados arriba generados por las políticas de las fuerzas de la restauración y su intento de normalizar la excepción social y el drama cotidiano en millones de personas y familias, Podemos y sus aliados se conviertan en ese “fantasma que recorre el estado” capaz de “asolar”, hasta impedir que finalmente ésta pueda ser construida tal y como está diseñada en “planos”, la “casa maldita” que intentan ya edificar sobre el “cementerio social” que ellos mismos han creado.

En definitiva, en Vistalegre II tenemos que debatir para construir y poner en marcha un proyecto capaz de dar salida política a ese “impulso constituyente” que ya está presente en la sociedad desde el 15M y que se inserta en un periodo de verdadera excepcionalidad histórica, no para “construir un partido” pensado para realizar su acción política en tiempos de “normalidad”. Vistalegre II no es nuestro “momento constituyente” (un partido-movimiento nunca termina de constituirse, siempre debe estar en evolución), sino el momento de diseñar nuestro “modelo constituyente para el estado que queremos”, así como nuestra línea política y organizativa de cara a los próximos años en tanto que, tal y como una parte cada vez mayor de la ciudadanía demanda, servir como esa necesaria fuerza de oposición popular a los planes restauradores-normalizadores del régimen del 78 y sus diferentes actores.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Para que podamos seguir informando colabora con el crowdfunding de Kaosenlared

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

-->
COLABORA CON KAOS