Sindicato del régimen: UGT quiere que sean todos los ciudadanos quienes financien a los sindicatos

Por Kaos. Laboral y Economía

Es la aspiración máxima de cualquier burocracia sindical: asegurarse el cargo a perpetuidad. Por lo tanto, depender cuanto menos mejor de los afiliados y trabajadores y financiarse completamente con fondos obligatorios de todos los ciudadanos, que les pagaría el Estado.

Es la aspiración máxima de cualquier burocracia sindical: asegurarse el cargo a perpetuidad. Por lo tanto, depender cuanto menos mejor de los afiliados y trabajadores y financiarse completamente, ya lo hacen parcialmente, con fondos obligatorios de todos los ciudadanos, que les pagaría el Estado.

Es la lógica de CCOO y UGT, sindicatos del régimen dominados por una casta burocrática que se sucede a sí misma: si rendimos un servicio desmovilizando a los trabajadores, pactando salarios de miseria, aceptando despidos incluso en empresas con beneficios, firmando pactos de recorte de las pensiones, posicionándonos contra el derecho de autodeterminación de los pueblos y a favor de la constitución borbónica y la represión… ¿por qué no cobramos del propio régimen monárquico y capitalista, es decir, de todos los ciudadanos que pagan impuestos a través del Estado?

 

UGT quiere que todos los españoles sufraguen más costes de los sindicatos

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, afirmó el lunes pasado que las organizaciones sindicales deberían recibir remuneración por los trabajos que realizan como consecuencia del ordenamiento constitucional español y que van en beneficio de todos los españoles.

“Los ciudadanos se tienen que dar cuenta de hasta qué punto los sindicatos pagamos costes que deberían ir a cargo del conjunto de la sociedad“, ha subrayado Álvarez, tras recordar que la negociación colectiva se hace para todos y afirmar que, sin embargo, pretenden que “la paguen los afiliados”.

El representante de la organización sindical ha afirmado, durante su intervención en un acto homenaje a la militancia de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de Madrid, que UGT tiene la obligación de implementar”un sindicalismo de más participación“,que debata y que “codecida” con los trabajadores para acercarse más a las bases.

El líder de UGT ha vuelto a insistir en que los momentos por los que atraviesa el país “no son fáciles” y en que “no hay manera de conseguir una ventana para formar parte de los temas mediáticos más importantes de nuestro país”.”Cataluña viene como un tsunami que lo aparta todo“,ha afirmado Álvarez.

Además, ha recalcado que en UGT “no se habla ni de patria ni de banderas”. “La patria del sindicato son los trabajadores”, según Álvarez, que también ha afirmado, refiriéndose al tema catalán, que las banderas “nunca han servido para solventar los problemas de los trabajadores”. “Vamos a mantener al sindicato trabajando por aquello que nos compete, que son nuestros derechos, y nos vamos a mover en estos ámbitos y no en otros”, ha sentenciado.

En esta línea, ha hecho hincapié en que UGT no va a “claudicar en su lucha” por conseguir un mejor sistema de pensiones, una nueva redistribución del tiempo laboral,una mejora de los salarios y que las nuevas tecnologías contribuyan al mantenimiento del sistema.

Respecto a la negociación colectiva, Álvarez considera que se tiene que abrir el diálogo y se tiene que “enriquecer”, porque “el acuerdo de salarios con la patronal es un elemento fundamental para distribuir la riqueza”. Así, ha señalado que UGT quiere defender de manera “clara” que este año hay que dar un “salto cualitativo” desde el punto de vista de la recuperación de los salarios.

Es por este motivo por el que la organización sindical ha planteado incorporar un salario mínimo de convenio de 1.000 euros, con el que se podría beneficiar a muchos trabajadores de muchos sectores, donde hay menos afiliación sindical, que están pasando “por muchas dificultades”. Respecto al salario mínimo interprofesional, ha apuntado que hay que conseguir que, de cara a 2020, esté por encima del 60% del salario medio español, es decir, que se sitúe en el entorno de los 1.146 euros.

El representante sindical ha finalizado su intervención afirmando que mientras UGT “esté en pie” y sea una organización “fuerte”, “no será posible que se le arrebaten los derechos a los ciudadanos”.

Fuente: Agencias

COLABORA CON KAOS