Silvio Rodríguez: Soy un hombre de centro

Por Resumen Latinoamericano

Soy un hombre de centro. Empecé por nacer, sin darme cuenta, para verme en el centro de la vida. Todavía era un niño cuando me arranqué de mi familia para lanzarme al centro de la noche, con la yesca de una cartilla y un manual. No mucho después llegué al centro de mi mismo, con […]

Soy un hombre de centro. Empecé por nacer, sin darme cuenta, para verme en el centro de la vida. Todavía era un niño cuando me arranqué de mi familia para lanzarme al centro de la noche, con la yesca de una cartilla y un manual. No mucho después llegué al centro de mi mismo, con un arma en la mano, defendiendo un país que llegaba a su centro.

Había llegado al centro de la conciencia colectiva y aún no conocía el centro de la existencia humana. Ese centro supremo me esperaba en las intimidades de una joven. Y fue el centro del mundo, del goce y el dolor, de la dicha y la muerte, relámpagos, diluvios. Del desierto anterior y esa humedad llegué al centro de mis palabras.

Al centro de espasmos le di vida a inocentes. Al centro de la amistad hice un credo y desafié montañas. Al centro de la muerte he sobrevivido a mis propias miserias. Y si adelante hay algún centro allí estaré, en la neblina fantasmal de millones de nombres que continúan en el centro de todo, aprendiendo a nacer.

(Tomado de Segunda Cita)

1 Comentario
  1. René Carl dice:

    Silvio Rodríguez, es quizás el último trovador de Fidel ,se mueve diestramente entre la lealtad, la pertinacia, hasta la ceguera irracional o cómplice.

    Alguna vez el mundo intelectual,y de las artes ,se inclinaban en masa ante un grupo de jóvenes barbudos idealistas que se hacían del poder, pocos se preocuparón de los exesos y crímenes cometidos en el intento, no importó loa ajusticiamientos sumarios, sin siquiera derecho a legítima defensa de los acusados, al fin y al cabo todo era purificado por el apellido de “revolucionario “.

    Pero todo fué cambiando, los primeros desencantados se percatarón cuando Fidel se declara marxista, más cuando el gobierno se hiso del poder total, aficció a la disidencia y se perpetuó en el poder formando una nueva casta privilegiada, una oligarquía totalitaria, absolutista con derecho vitalicio y hereditario al poder, muchos ni tan siquiera se percatarón como por razones misteriosas desaparecían todos los que de alguna manera u otra pudieron hacer sombra, Matos, Cienfuegos, El Che, Dorticos, Ochoa, Abrahantes, incluso Allende que desde afuera podía hacerle sombra con su camino en democracia termina suicidandose con el “regalo” de Fidel.

    Pero el camino castrista se hizo difícil para muchos y Cuba sin darse cuenta se convirtió en un país bipolar, donde todos van a las marchas y mítines , todos aplauden, pero todos guardan la maleta preparada bajo la cama, muchos caen en guerras lejanas y apenas, muchos en el intento de huir, muchos empiezan a sacan cuenta de las eternas promesas, de la incapacidad total para crear riqueza y su creatividad absoluta para destruirla y culpar a otros de sus fracasos,

    Hasta que al fin solo quedan los menos don Silvio no cuenta ni tan siquiera con su hijo, Silvito el libre , talvez porque en esa búsqueda eterna del centro se quedó en el centro de la lealtad, pero tambièn en el centro de la pertinacia y en el centro de la ceguera cómplice.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS