Publicado en: 11 julio, 2018

Sevilla: La campaña municipal de tala salvaje del arbolado levanta a vecinos y ecologistas en contra. La califican de “arboricidio”

Por La Otra Andalucía

Señalan que, como en otras ocasiones “la tala se está llevando técnicamente mal, sin aviso, explicación ni coordinación previa con los colectivos relacionados” y “sin un plan de reposición urgente”.

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Parques y Jardines, ha puesto en marcha desde esta semana una nueva campaña de actuación que tiene como objetivo apear todos los árboles que restan en situación de riesgo 4 de acuerdo con los informes técnicos. Estas nuevas talas de árboles se han iniciado en la plaza del Pumarejo, Nervión o el distrito Este y están destinadas a acabar con los cerca de 500 árboles considerados “en situación de riesgo cuatro” por su estado de deterioro, al objeto de que estos ejemplares sean sustituidos por otros nuevos y sanos que no comporten peligro de desplome o de caída de ramas.

Varias entidades y asociaciones como Red Sevilla por el Clima han criticado este lunes las podas llevadas a cabo en el Pumarejo, señalando que, como en otras ocasiones “la tala se está llevando técnicamente mal, sin aviso, explicación ni coordinación previa con los colectivos relacionados” y “sin un plan de reposición urgente”.

De su lado, el Ayuntamiento ha señalado que los alcorques que queden formarán parte de las próximas campañas de plantación que se pongan en marcha desde el Consistorio. “Lo primero es incrementar la seguridad de la población y reducir todo lo posible el riesgo de accidentes durante los meses de verano cuando durante los últimos años se han incrementado las caídas de ramas debido al calor”, ha explicado el delegado de Parques y Jardines, David Guevara, quien subrayó que el gobierno ha actuado desde el inicio del mandato con la máxima seriedad y responsabilidad realizando un diagnóstico inexistente y realizando una intervención progresiva. “Una vez que pusimos en marcha los nuevos contratos avanzado con mucha más celeridad y ahora hemos optado por hacer un mayor esfuerzo y poner más recursos a disposición de la ciudadanía en un tema que es una prioridad para este gobierno”, apuntó Guevara.

De esta forma, además de las cuadrillas de los contratos del servicio de Parques y Jardines, que se han duplicado respecto a los recursos existentes anteriormente con el modelo aprobado en el mandato del PP, el gobierno de la ciudad ha optado por impulsar cuatro contratos adicionales por un importe de en torno a 90.000 euros destinados a reducir en la medida de lo posible los riesgos de accidentes por caídas de árboles o ramas durante el verano.

Actuaciones en todos los distritos

Las intervenciones se van a ejecutar en todos los distritos. De hecho, se han puesto en marcha ya en zonas como la Plaza del Pumarejo, Macarena o el distrito Este. No obstante, y de acuerdo con el diagnóstico y los estudios técnicos con los que cuentan los servicios municipales, las principales intervenciones en las próximas semanas se van a centrar en el distrito Nervión (están programados 104 apeos); en Cerro Amate (con 47 árboles); en Bellavista-La Palmera (con 77 actuaciones de urgencia) y en Sur (con 101 intervenciones).

De acuerdo con los informes técnicos estos apeos afectan a todo tipo de especies aunque principalmente se reata de robinias, melias, ulmus, plátanos, fresos y sophoras.  Se interviene por prioridades en zonas con mayor afluencia de personas y especialmente menores como entorno de plazas, parques infantiles o zonas de veladores; así como en zonas de tránsito como las proximidades de vías peatonales o carriles bici. “Una vez que culminemos esta fase habremos cumplido el objetivo determinado para el mandato de eliminar todo el arbolado de riesgo 4 detectado en el informe elaborado en el año 2015 y sobre el que no se había realizado actuación alguna durante los cuatro años del mandato del PP”, apuntó David Guevara.

Asimismo, se encuentra en marcha el primer programa de trabajo de saneamiento e intervención en todo el arbolado que pueda presentar algún problema en el Parque de María Luisa, una actuación que no se ha llevado a cabo desde hace años y que tiene un presupuesto de 720.000 euros. En su primera fase, se está centrando en todo el arbolado que pueda suponer un mayor riesgo para la población, especialmente durante temporales de viento o en los meses de más calor.

Críticas también desde la oposición

Los grupos municipales de IU y Participa Sevilla han criticado este lunes la campaña de apeo de árboles del Ayuntamiento. Así, desde IU han exigido al gobierno de Espadas “explicaciones urgentes ante la tala desmedida” llevada a cabo en el Pumarejo, “despojando de sombra a este espacio público del sector norte del Casco Histórico”.

“Nada más enterarnos de lo ocurrido, hemos pedido al Servicio de Parques y Jardines los estudios o informes pertinentes que justificarían este nuevo atentado ecológico”, ha señalado González Rojas, quien advierte que esta tala de árboles es “un síntoma más del mal mantenimiento que históricamente han venido sufriendo las zonas verdes y jardines de nuestra ciudad”.

“Esperemos que el gobierno de Espadas haya cumplido con todos los trámites legales para proceder de esta forma tan agresiva y cuestionable”, ha aseverado el portavoz de IU. Al hilo de esto, González Rojas ha apuntado que “en una ciudad como Sevilla, con las altas temperaturas que ya estamos empezando a soportar, no podemos permitirnos la pérdida de ningún tipo de sombra en nuestras calles y plazas”.

Participa Sevilla también ha denunciado la tala de árboles en parques y jardines y ve incomprensible como se deja “huérfana de árboles y sombra” a esta plaza de la zona norte del Casco Histórico de la ciudad. El concejal de Participa Sevilla, Julián Moreno, ha denunciado este lunes que la plaza del Pumarejo, en el sector norte del casco histórico, “está siendo despojada de sombra como consecuencia de una tala de árboles acometida por el Ayuntamiento hispalense en este espacio”.

“Vemos con mucho dolor como talan los árboles de la plaza del Pumarejo en época estival. Una plaza que se queda sin sombra tras este apeo y vemos como la ciudadanía se indigna porque estas talas son continuadas”, ha criticado el concejal de Participa, toda vez que un diagnóstico sobre el arbolado de la ciudad previo a los temporales de fuertes rachas de viento del invierno y la primavera revelaba ya que más de 2.500 ejemplares de la ciudad se encontraban tan deteriorados que implicaban un “peligro objetivo” para las personas por la caída de ramas y troncos.

Más de 4.000 personas se unen contra el “arboricidio”

La guerra del árbol que ha desatado la política de apeos y talas de la delegación de Parques y Jardines del Ayuntamiento socialista de Juan Espadas ha llevado a asociaciones de vecinos, entidades y organizaciones ecologistas y a vecinos del Nervión, el centro, Triana y Los Remedios (lugares más perjudicados) a lidiar su particular batalla mediante acciones, reuniones e incluso recogidas de firmas.

Todas las plataformas son bienvenidas a la hora de demostrar sus denuncias, incluidas las redes sociales. Consideran que lo que está haciendo el Consistorio es “un arboricidio desmedido y sin planificar” que está causando que enfermen más árboles y que deja sin sombra a la mitad de la ciudad en la época meteorológica en la que el sol y el calor están más presentes que nunca.

La Red Sevilla por el Clima, una de las entidades más críticas con el Plan de Gestión del Arbolado de Espadas -con el que se pretende talar 500 árboles repartidos por la ciudad considerados en situación de riesgo 4 por caída de ramas y troncos, dentro de los 2.500  ejemplares en riesgo detectados desde que el Plan echara a andar en 2015- ha iniciado una campaña de denuncia a través de sus redes sociales, que recoge el manifiesto de los vecinos, otras asociaciones y grupos políticos contrarios al “arboricidio”.

Incluso han iniciado una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org, que bautizada como ‘Salva tus árboles Sevilla’, ya lleva recopiladas más de 4.000 firmas a día de hoy.

En dicha campaña de Red Sevilla por el Clima se pide que “paralicen de inmediato las talas iniciadas” y que se realice una nueva revisión y evaluación del arbolado de la ciudad, ya que, aseguran, que no todos deben de ser talados “ya que se pueden salvar con medidas alternativas”. También solicitan “no llevar a cabo talas innecesarias en verano, cuando la sombra es más necesaria. Solo las justificadas por profesionales cualificados”.

Lo más importante para este colectivo es “reponer con especies adecuadas a nuestro clima todos los alcorques vacíos de la ciudad -calculan que son unos 12.000 actualmente- y realizar urgentemente un Plan Director y de Gestión de Arbolado para aumentar la sombra verde en todas las calles de forma más eficaz”.

Las firmas recogidas, según informa la presidenta de este grupo ciudadano, Reyes Tirado, es presentar la rúbrica de todos los vecinos en contra del apeo de estos ejemplares en el próximo pleno del Ayuntamiento, que se celebrará el 27 de julio.

Asimismo, la red Sevilla por el Clima está llevando a cabo un seguimiento “por las calles” de la ciudad, junto con “profesionales de la agricultura” para realizar una “revaloración de riesgos” y comprobar qué árboles pueden “salvarse” con un buen mantenimiento.

De El Pumarejo a la Avenida de Cádiz

La guerra contra la tala y el apeo de árboles es tal que semanalmente se suceden actos reivindicativos y reuniones vecinales. Las acciones comenzaron la semana pasada tras la tala de cuatro olmos en la Plaza de El Pumarejo. “Muerte por falta de sombra”, se podía leer el en suelo. También varias concentraciones y carteles con los lemas de #SalvemosLosArbolesdeSevilla, #MasArboles o #PorElClimaDeSevilla. En este barrio una patrulla vecinal llegó a vigilar que no se apearan más ejemplares.

El caso de El Pumarejo sirvió de ejemplo para los ciudadanos de otros barrios de Sevilla. Esta semana la acción de ha trasladado a la Avenida de Cádiz, donde este lunes se ha iniciado la tala de otros 18 árboles bajo las protestas de los vecinos, que critican que el Ayuntamiento no les haya informado previamente. Y donde hay protestas vecinales hay grupos políticos apoyando estas concentraciones. Los grupos municipales de Participa Sevilla e IU han criticado este nuevo caso y la “falta de transparencia” del gobierno local con las talas del arbolado.

Así, IU ha denunciado el “injustificable oscurantismo” con el que el Gobierno local socialista viene gestionando esta cuestión. Critican que en la web municipal sólo se cuelgan las fichas con información de los árboles que se apean, una vez han sido cortados, pero nunca con anterioridad.

Desde la federación de izquierdas precisan que, “después de llevar semanas solicitando reiteradamente el listado de ejemplares en mal estado, el Ayuntamiento por fin ha accedido a facilitárnoslo hoy -por este lunes-, pero sin acompañarlo de los informes técnicos correspondientes ni de las posibles alternativas al apeo, con lo que seguimos en las mismas”.

Solicitan una Mesa del árbol

Daniel González Rojas, portavoz de IU, ha pedido la “paralización urgente” de lo que califica como “arboricidio planificado” y ha pedido la reevaluación de dichas actuaciones. Además, desde IU reclaman la convocatoria urgente de la Mesa del Árbol y la publicación de toda la información que el servicio de Parques y Jardines tenga sobre los 500 ejemplares que están en el punto de mira con el objetivo de garantizar al máximo la transparencia y la participación ciudadana en todo este proceso que tanta polémica y rechazo social está suscitando en la capital.

De su lado, desde Participa Sevilla se han congratulado de que el PSOE haya reculado en la tala prevista en la Avenida de Cádiz gracias a la presión vecinal. Según Participa, al final de la mañana sólo se habían podado cuatro árboles y talado dos ejemplares de los 18 previstos inicialmente.

La respuesta del Ayuntamiento ante las denuncias de vecinos y asociaciones es siempre la misma: “se aplica el criterio de seguridad para las personas”. Este es el mantra repetido una y otra vez por el director general de Medio Ambiente del Ayuntamiento hispalense, Adolfo Fernández, y los demás miembros del Gobierno local.

Así, el alcalde hispalense, Juan Espadas, ha negado este lunes que el Ayuntamiento esté acometiendo una “tala indiscriminada” de árboles, defendiendo que sobre todos y cada uno de los ejemplares eliminados pesaba un “informe singularizado” de carácter técnico, como “aval” de su apeo a cuenta de su estado de deterioro y la “situación de riesgo cuatro” para las personas. “Jamás en los últimos años se ha apeado un árbol sin que lo avalase un informe específico de un técnico”, ha defendido, retando a “cuestionar” con argumentos de rigor los informes previos a cada una de las talas.

Espadas, además, ha señalado las actuaciones promovidas por el Ayuntamiento para la eliminación de dichos ejemplares y su sustitución por otros sanos. Según ha argumentado, después de que el caluroso verano de 2017, se saldase con múltiples incidencias en materia de caída de ramas, la perpetuación del fenómeno (ramas de árboles caídas en el Alcázar y en Nervión) ha obligado a una “operación de emergencia” destinada a “acelerar” la tala de los ejemplares en situación de riesgo que aún conserva la ciudad, para evitar “peligro para las personas”.

Por eso, ha llamado a una “reflexión” en torno a este asunto, preguntando si quienes reclaman detener estas talas están “dispuestos a asumir el riesgo” implícito en mantener árboles que por su estado suponen “riesgos” para las personas por la posible caída de ramas.

En paralelo a las talas y podas, grupos como Árboles Vivos y Nervión Verde han planificado varios encuentros y reuniones este martes y miércoles, sucesivamente, en busca de medidas contra el apeo de los árboles sevillanos. La del miércoles se celebrará a las 19.30 horas en el centro cívico La Buhaira.

Los Ecologistas denunciarán al Ayuntamiento

La tala y la poda “masiva” que, según aseguran colectivos, entidades vecinales y otras asociaciones, está llevando a cabo el Ayuntamiento de Sevilla en las últimas semanas acarreará consecuencias judiciales para el Consistorio. La batalla anti apeos y podas saltará de las acciones protesta en la calle y de las redes sociales a los tribunales, ya que Ecologistas en Acción ha anunciado este martes que planean acciones legales por el incumplimiento de la normativa municipal.

Según su portavoz, Eduardo Gutiérrez, la falta de transparencia y la forma en la que se han realizado los apeos es más que cuestionable, no obstante, estas talas masivas tienen que disponer obligatoriamente de un informe de Área de Parques y Jardines y de la correspondiente licencia urbanística. Desde Ecologistas señalan que estos informes siempre llegan “a posteriori” y que aún no se ha puesto a disposición de los ciudadanos el inventariado del arbolado de la ciudad.

“La amputación verde que esta operación de emergencia nos está costando, además de cercenar patologías, va a dilapidarse 600.000 euros de fondos públicos, según los datos de la propia delegación de Parques y Jardines. En lugar de esto, deberían estar tomándose medidas preventivas, para que dentro de unos años no se repitan de nuevo las talas masivas, que debería ser la última solución”, explican desde Ecologistas.
Según Ecologistas en Acción, no es la primera vez que se presenta un mes de julio “con talas masivas de árboles en la capital hispalense. En esta ocasión se están llevando a cabo en los barrios de Nervión, del centro y del distrito Este. Las primeras reacciones vecinales se dieron en El Pumarejo, tras la tala de cuatro olmos de la plaza, para saltar luego a otras zonas de la ciudad como la avenida de Cádiz, donde la presión ciudadana logró parar este lunes la tala de los árboles que finalmente sí se ha llevado a cabo este martes a pesar de las concentraciones de asociaciones. La Red Sevilla por el Clima también ha iniciado su propia campaña y está recogiendo firmas para que cesen las talas y apeos.

“Parece que el señor alcalde (Juan Espadas) y presidente de la Red Española de Ciudades por el Clima confunde indiscriminado y masivo. Tala indiscriminada es la que no distingue unos árboles de otros, mientras que el adjetivo masivo es cuando algo se hace en gran cantidad. Evidentemente, una tala de 500 árboles es masiva y la política urbana hasta el momento ha hecho que sea posible y que los últimos veranos destaquen por las talas masivas”, señala Eduardo Gutiérrez.

Desde Ecologistas en Acción, y otras entidades ciudadanas, reclaman una mayor transparencia en materia de gestión del patrimonio natural de la ciudad. Según sus portavoces, los informes que avalan estas actuaciones siempre se conocen a posteriori, y los ecologistas se preguntan por el contenido del estudio sobre el estado general del arbolado que el actual alcalde encargó al inicio de su mandato. “Creemos que si el inventario de árboles aún no se ha puesto a disposición de la ciudadanía y de manera accesible para su consulta es porque las decisiones se van tomando improvisadamente y para tranquilizar a la población. De lo contrario, estastalas se realizarían distribuidas en el tiempo en función a su nivel de peligrosidad y en épocas en las que aumenta el peligro inminente de caídas, especialmente en primavera y otoño por causa de las rachas de viento” afirma Eduardo Gutiérrez.

Según los ecologistas, toda esta información debería ser pública, junto a los planes anuales de talas y podas, previamente a la realización de las actuacionesy no después, como viene siendo habitual. “Si la gente se le ha echado encima al gobierno actual en cuestiones como la plaga de cotorras o las talas masivas de árboles es porque detrás de cada decisión, existe poca o ninguna información, ni campaña previa, que ayude a la ciudadanía a entender qué pasa y por qué se tiene que hacer”, indican.

“Mejor prevenir que curar”

Para los ecologistas, estas medidas paliativas del arbolado poco o nada ayudan a hacer de Sevilla la ciudad saludable. En 2016 fueron talados alrededor de 150 ejemplares del distrito Este que, según la federación de ecologistas, no han sido repuestos y que, en muy pocos casos, han sido sustituidos por ejemplares de pequeño porte, como naranjos.

Frente a la sombra y microclima que proporcionaban las grandes tipuanas, bajo las cuales la temperatura disminuye una media de diez grados según los datos del equipo de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad hispalense, el estado de los árboles es lamentable a causa de la falta de agua, según señala Jesús Díaz, miembro de Ecologistas en Acción y vecino de la barriada.

Ayuntamiento y asociaciones coinciden en que el mal estado del arbolado es consecuencia de la mala praxis de años anteriores. “La falta de tratamientos fitosanitarios y las malas labores de arboricultura y jardinería, son los responsables de que tengamos que hacer frente a calles que hasta el otoño no podrán ser repobladas, precisamente en verano que es cuando más falta hace”, asegura Jesús. “Por experiencia sabemos que la sustitución de un árbol por otro nuevo y sano no es como reponer una fuente o un banco en una plaza. La eliminación de ejemplares de gran porte y la sustitución por otros sanos, no compensa las funciones de los árboles talados o si lo hace, se requieren hasta 20 o 30 años en algunos casos; una cuestión temporal que debería tenerse en cuenta a la hora de gestionar el patrimonio natural de la ciudad”, explica.

Desde Ecologistas, además, critican que “de las casi 80 medidas, mayoritariamente tecnológicas, que contiene el Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible (Paces) para luchar contra el cambio climático y reducir la emisión de CO₂ tan solo tres de ellas corresponden al Área de Parques y Jardines”. En concreto, la primera de ellas (medida 63) contempla la plantación de 10.000 nuevos árboles en el viario de la ciudad con fondos propios: 1.800.000 euros con el supuesto ahorro de 19.000 toneladas de CO₂ al año, según el propio informe.

Además de estos habría que destoconar y replantar 2.500 alcorques liberados en los últimos años. “Con esta ingente cantidad de árboles por delante nos gustaría saber cuántos árboles se han repuesto de acuerdo a los objetivos del PACES con especies adecuadas para nuestro clima” se pregunta Jesús Díaz. “El verde urbano, especialmente el arbolado de las calles, se ha estado manejando a golpe de motosierra en lugar de con el cuidado y el mimo que estos elementos esenciales del ecosistema urbano, necesitan”, concluye.

(Fuente: Sevilla Actualidad / Autora: María Román)

COLABORA CON KAOS