Sacerdotes en el paraíso…fiscal: el entramado ‘offshore’ de los Legionarios de Cristo

Por Laicismo.org

Las universidades vinculadas a la congregación religiosa, un negocio de más de 300 millones de patrimonio, se administró desde territorios opacos y sin tributación.

“Querido padre Maciel”, escribía el Papa Juan Pablo II el 15 de noviembre de 1994 a uno de sus cercanos colaboradores en aquellos tiempos. “Con ocasión de sus Bodas de Oro Sacerdotales, me uno espiritualmente a Usted en tan solemne celebración para dar cumplidas gracias al Padre celestial, de quien desciende todo don perfecto”, sigue la misiva afectuosa remitida desde el Vaticano.

‘Maciel’ era Marcial Maciel Degollado, fundador de la Legión de Cristo –una de las congregaciones religiosas más acaudaladas. Faltaban once días para que se cumpliera su 50 aniversario como sacerdote y su amigo el Papa se anticipó a felicitarlo en una carta en la que exaltó el trabajo pastoral y educativo que el sacerdote realizaba con niños y jóvenes. Lo llamó “guía eficaz de la juventud”.

A los tres días de tan emotivo mensaje del líder del mundo católico, Marcial Maciel estableció en el paraíso fiscal de Bermudas -de la mano de Appleby- la sociedad International Volunteer Services, que le daría facilidades para gestionar los millonarios ingresos de su imperio educativo. En Bermudas, la tasa de tributación para las sociedades es del 0% sobre captación y dividendos. Los fideicomisos también están exentos de carga fiscal.

La cuenta por la que fluía el dinero fue abierta en el Citibank de Nueva York, y era manejada por rectores y administradores de la red de universidades de la Legión, una estructura educativa tan poderosa económicamente como el mismo Vaticano. Los ingresos anuales de la red de universidades Anáhuac superan actualmente los 300 millones de dólares, de acuerdo con los documentos contables obtenidos para esta investigación, una cantidad similar al presupuesto de la sede de la Iglesia Católica.

En 1994, Maciel vivía en la cúspide. Además de gozar del apoyo y simpatía del Papa, estaba en expansión su imperio educativo, para lo cual requería tejer una estructura financiera sólida. Paradójicamente, por aquellos años las acusaciones contra Maciel se multiplicaban por parte de víctimas que en su niñez y juventud habían sido abusadas sexualmente en su paso por los seminarios de la Legión.

“Eran días de celebración”, recuerda el sacerdote legionario Pablo Pérez Guajardo, quien colaboró como asistente de Maciel en Roma y fue testigo de las operaciones financieras que ordenaba a sus súbditos.

En noviembre de 1994 –señala el padre Pérez- hubo grandes celebraciones por los 50 años de sacerdocio de Maciel en el Vaticano, en su tierra natal Cotija y en la Universidad Anáhuac, centro escolar que representa la principal fuente de ingresos de la Legión. Pero la mayor ceremonia en su honor tuvo lugar en el Palacio de los Deportes de la capital de México, un recinto con capacidad para 20.000 personas, donde el nuncio del Vaticano en México, Girolamo Prigione, realizó una ordenación de 57 sacerdotes ante la mirada satisfecha de Maciel.

En la carta que el Papa le envió por aquellos días esbozó el tamaño del imperio educativo que Maciel había logrado crear hasta esa fecha: el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum y el Colegio Maria Mater Ecclesiae, en Roma, y decenas de escuelas y seminarios en 16 países de los cinco continentes.

La red secreta en el paraíso

La Congregación siempre fue muy centralista. Desde que el Papa Juan Pablo II autorizó en junio de 1983 las constituciones de la Legión, todo el flujo de capital era controlado por el director general desde la sede de Los Legionarios de Roma. Algo que confirma la investigación de los ‘Paradise Papers‘, la filtración de 13,4 millones de documentos obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartida con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y El Confidencial y La Sexta en España.

International Volunteer Services –la sociedad ‘offshore’ creada en 1994 en Bermudas– era parte de una estructura financiera más amplia diseñada con el auxilio del despacho legal y fiscal Appleby en la que participaban como operadores algunos de los colaboradores más cercanos a Maciel. Se trata de sacerdotes, laicos consagrados y rectores de las universidades vinculadas a la Congregación religiosa.

Los archivos muestran cómo el jerarca de la Legión de Cristo ya había establecido otra compañía en las islas del Atlántico Norte. El 28 de diciembre de 1992 había creado The Society for Better Education. Igual que en el caso de “International Volunteer Services”, se alimentaba de recursos del fondo fiduciario Ecyph Limited, afincado en las Islas Vírgenes Británicas. Tal y cómo se ha podido comprobar para esta investigación, se trataba de un esquema secreto, que sólo conocían sus colaboradores más cercanos.

Sacerdotes en el paraíso…fiscal: el entramado ‘offshore’ de los Legionarios de Cristo

1 Comentario
  1. Sus acolitos se cansaran algun dia de poner la otra mejilla?? 😀

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS