Rajoy, Évole y el periodismo alienante

Por José Iglesias Fernández

El capitalismo lo subsume todo, a todos nos aliena, todo lo convierte en mercancía. Dos actividades, cine y periodismo, que por su naturaleza podrían ser las pioneras en la liberación del ser humano, se han convertido en sus principales opresoras.

Por  José Iglesias Fernández

El capitalismo lo subsume todo, a todos nos aliena, todo lo convierte en mercancía. Dos actividades, cine y periodismo, que por su naturaleza podrían ser las pioneras en la liberación del ser humano, se han convertido en sus principales opresoras. A la pregunta de muchos pensadores, ¿qué fue del sujeto revolucionario? hoy sólo encontramos un proceso social y político en el cuál las personas, unas se están convirtiendo en sujetos domesticados (obediencia), mientras que las personas domesticadas se están convirtiendo en sujetos de rendimiento (producción). 1

Entre otras, la industria del cine y la industria de la comunicación están diseñadas y controladas por el capitalismo para realizar dos de sus principales fines: la realización de beneficios y mantener el proceso en el cual el sujeto previamente domesticado se convierte en sujeto de rendimiento. El ser humano ha de rendir en el sistema con la misma vocación que la hormiga obrera rinde en el hormiguero. Hoy en día, los cineastas y periodistas son escasos, mientras prolifera la basura en los medios divulgada por charlatanes, profesionalización del bla, bla, bla, mercenarios del sistema. O cómo resalta cierto autor, “incluso con una variación estructural (una sola fuente, un solo mensaje, muchos canales – varias fuentes sucesivas, un mismo mensaje, muchos canales – muchas fuentes, muchos mensajes, muchos canales), el trasfondo significativo es al final prácticamente el mismo; al contrario de lo que podía esperarse, se produce más una homogeneización “civilizatoria” mundial que la plasmación e interacción de una pluralidad rica de culturas”. 2 En definitiva, que “mas información, o una acumulación de información, por sí sola no es ninguna verdad”. 3

La industria del cine es uno de esos raros sectores del capitalismo en los que todavía se puede apreciar dos niveles, producción y consumo: uno, escasos filmes que están producidos por directores y guionistas que son cineastas para un público muy reducido; y dos, inmensa mercancía fílmica producida por equipos B para el gran consumo de masas. Sin embargo, en la industria de la comunicación (radio, TV, prensa), cada vez es más arduo encontrar un programa de información formativa, sino más bien horas y horas de programas basura para alimentar la ignorancia del gran público. Es decir, “en el caso del cine, o la televisión, el consumo masivo, y la digestión política de los mensajes inherentes, todavía se produce a través de la industria hegemónica”.4

En las dos industrias se inculca la obediencia y el rendimiento. Mientras, la izquierda embobada, o trabajando de funcionarios para el sistema.

Entrevista. Jordi Évole, un ratoncito en la casa del gato Mariano Rajoy

Hace tiempo que opinaba que los programas de Jordi Évole (JE) alimentaban la complacencia de los bonistas e, incluso, de algunos socialdemócratas. 5 Unos y otros son orgánicos al capitalismo, especialmente en aquellas geografías donde el sistema puede ocultar la barbarie con modelos políticos de índole democrática. Programas como Intermedio (Gran Wyoming), El Objetivo (Ana Pastor), Al Rojo Vivo (Antonio García), Las Mañanas (Javier Ruiz) y Salvados (Jordi Évole) tienen y cumplen con estas características, es decir, forman parte de los mecanismos que, con la excusa de ser pretendidamente de izquierdas o para las izquierdas, nos convierten a los oyentes en “enjambre digital”.6

A mí me dio la impresión que el contenido de la entrevista, más que cuestionar la política del gobierno Rajoy durante sus años de mandato, sonaba a diseño para lucimiento y descargo del presidente: alianzas posibles para un pacto de gobierno, tramas como la Gürtel, Púnica, Bárcenas, Ana Mato, Barberá, Aguirre, reformas en la sede del PP, es decir corrupción, corrupción y corrupción. Y poco más, como la independencia de Cataluña, el cupo de refugiados, y cómo le gustaría al presidente que lo recordasen…7 De alguna manera, me pareció que el contenido estaba compuesto por la suma de preguntas que otros periodistas ya le habían formulado en otros programas de radio y televisión, lo mismo que compuesta por temas que Rajoy domina y que explicó hasta la saciedad durante la campaña de las elecciones generales del 20 diciembre del 2015. El presidente en funciones se hinchó a repetir la memorable frase España va bien del ex presidente del PP, Aznar. Como Évole no llevaba los deberes hechos (no le afeó que el paro crónico subió en 2,6 millones de personas de media durante su mandato, 8el gasto total en prestaciones por desempleo en febrero de 2016 fue de 1.692,9 millones de euros, lo que supone un 10% menos respecto al mismo mes del año anterior, según los datos difundidos este lunes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social que revelan, además, que la cobertura total del sistema se situó en el 54,76%”,9  o que el 40% de las familias españolas llega con dificultades a fin de mes 10 ), fue una entrevista trillada para el presidente en funciones. Pudo lucirse a gusto. A huevo, como decíamos en tiempos de Franco, al que le ponían las truchas en el anzuelo. Rajoy, conocedor que las encuestas no le son tan favorables, y de que las elecciones pueden estar a la vuelta de la esquina, convirtió la entrevista en el despegue de su campaña electoral; seguro que si hiciesen una encuesta al día siguiente su ratio de apreciación entre el público habría subido varios puntos. Repito, un gato, gallego y presidente del país, jugando en su casa (La Moncloa) con el ratoncito Évole.

Conclusión. Periodismo orgánico, alienante

Volviendo a considerar que supone la industria de la comunicación para el sistema capitalista, y sometiendo el contenido de la entrevista a los objetivos expuestos, vuelvo a reafirmarme en la siguiente apreciación que hacía en su día:

“El programa hace de válvula de escape a la presión que el mismo sistema produce. Digamos que el programa no destaca por una fuerte y frecuente presencia de militantes anarquistas y corrientes radicales contra el capitalismo. Por otro lado, Évole tampoco es un periodista con capacidad, o ideología, para ser más incisivo en sus preguntas y preocupaciones profesionales. Se entiende que, “en un país que tiene una crisis como esta”, con periodistas progresistas como los mencionados que no van más allá de la indignación, “el sistema no se venga abajo”. La radicalidad antisistema tendrá también que no dejarse deslumbrar por esta clase de periodismo orgánico. Yo espero, sólo espero, que Salvados se someta a un programa exclusivamente dedicado a su autocrítica, así como alguna vez dedique otro a radiografiar las entretelas de la industria periodística. Esto nos dará una mejor pauta de hasta donde la capacidad crítica de  está dispuesta a penetrar por las rendijas del capitalismo y dejar clara su barbarie. Que grietas las tiene y más barbarie es imposible practicar”.11 Por pedir peras al olmo que no quede. Y por denunciar la industria, tampoco.

José Iglesias Fernández

Barcelona, 5 abril del 2016

1 Byung-chul Han. La sociedad del cansancio. Epulibre, 2010.

2 José Iglesias Etxezarreta. Cambio y comunicación en el capitalismo contemporáneo. Próxima publicación.

3 Byung-chul Han. La sociedad de la transparencia. Epulibre, 2013.

4 José Iglesias Etxezarreta. Cambio y comunicación en el capitalismo contemporáneo. Trabajo citado.

5 José Iglesias Fernández. Jordi Évole, algunas cosas que no me encajan. 8 noviembre del 2013. En

http://2014.kaosenlared.net/colaboradores/73555-jordi-%C3%A9vole-algunas-cosas-que-no-me-encajan

6 Byung-chul Han. En el enjambre. Epulibre, 2013.

8 José Iglesias Fernández. Nos mienten cada vez que nos informan sobre el paro. En

http://kaosenlared.net/nos-mienten-cada-vez-que-nos-informan-sobre-el-paro /

11 José Iglesias Fernández. Jordi Évole, algunas cosas que no me encajan. 8 noviembre del 2013. Trabajo citado

1 Comentario
  1. marrano rajao brey, un prepotente esbirro hipócrita de la corte del bourbon (¡hip!) dice:

    “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. A. Lincoln

    Mariano Rajoy capitanea el mayor grupo de presión de los registradores de la propiedad, que ha conseguido mantener privilegios de la época franquista, únicos en Europa. El “clan” registral une y defiende intereses de políticos de todo pelaje: ministros, rotarios, aristócratas y hasta ultraderechistas. Desde 1981, Rajoy mantiene la plaza como registrador en Santa Pola, que le ha procurado unos 20 millones de euros, según denuncia la Asociación de Usuarios de Registros. Artículo publicado en Atlántica XXII en noviembre de 2011.

    El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho funcionarios, cargos públicos o políticos a un total de 32 parientes y amigos desde que entró en política con 28 años (el 27 de marzo, cumplió 61). Treinta años viviendo de la política dan para mucho y a la chita callando, Rajoy los ha ido colocando y ascendiendo hasta hacerlos millonarios.

    Cuando los periodistas Primitivo Carbajo y Xosé Hermida descubrieron el grave delito de nepotismo, él solo reconoció como amiga a “Pinini”, a la que hizo presidenta del Parlamento gallego: “Los demás son conocidos. Pero eso resulta lógico, dado que Pontevedra es una ciudad pequeña. Como asimismo parece lógico que un responsable público elija a personas conocidas para puestos de confianza”. El poco tino de Rajoy para elegir primero y enchufar después a sus amistades y consanguíneos ha dado lugar a otros cuatro casos de grave corrupción: dos por el “caso Gurtel” y otros dos por el caso “Cidade de la Cultura”. “Espía en el Congreso” proporciona todos los nombres.

    La mayoría de los escasos 80.000 habitantes de Pontevedra, la capital de la provincia donde nació Mariano Rajoy, a pesar de su ancestral discreción, no salen de su asombro: 32 parientes y amigos del actual presidente del Gobierno se han hecho ricos y lo han logrado con las arcas del contribuyente. Rajoy tuvo claro que para ser millonario había que abrevar en el Estado, algo que su padre inculcó a todos sus hijos: todos los hermanos de Rajoy son funcionarios con grandes sueldos públicos y nunca han trabajado fuera de ese ámbito.

    Su progenitor Mariano Rajoy Sobredo era juez y logró algo insòlito en Europa: que todos sus hijos fueran funcionarios. Mariano logró la plaza de registrador, su hermana Mercedes Rajoy otra de registradora, su hermano Kike Rajoy es notario en un pueblo de Madrid y su hermano Luis también es registrador en Orense. Mercedes Rajoy se casó además con otro funcionario, Francisco Millán Mon, conocido como “Paco Millán”, al que Rajoy hizo eurodiputado al promocionarlo dentro del PP. Él a su vez fue quien “colocó” a García Margallo como ministro de Exteriores y a Iñigo Méndez de Vigo como secretario de Estado, sus dos mejores amigos en Bruselas. A Rajoy le disuadieron sus hermanos de nombrar ministro a su propio cuñado, como era su intención primera. Y eso que Paco ya era amigo de la familia: es hijo de Rouco Millán y hermano de Alejandro Millán Mon.

    “Me han dicho que estaría feo poner a mi “cuñao” de ministro”, le confesó a un buen amigo, aunque luego el “clan” ha ido colocando a numerosos familiares y amistades por todas las administraciones. De esa fraternidad laboral, económica y política que funciona en la sombra forma parte también Tomás Iribarren, que comparte con Rajoy su condición de concuñado de Alejandro Millán Mon, que fue nombrado gobernador civil. También es primo del que fuera delegado de Sanidad de la Xunta en Pontevedra, García-Borregón Millán.

    Otro cuñado, Manuel Fernández Balboa, ha protagonizado uno de los escándalos más sonados de la política gallega y nacional. Con 29 años le pusieron un sueldo de 42.000 euros como responsable económico-financiero de la Fundación Cidade da Cultura de Galicia. La hundió. El proyecto era de 50 millones de euros, pero el presupuesto inicial lo ascendió a 108 millones y seis años y medio después de que comenzasen las obras ya iban por más de 380 millones. Hoy sus edificios han sido abandonados en bancarrota por el saqueo continuado de dinero público. Solo Ana Fernández Balboa, la hermana de Viri, su mayor confidente, docente de profesión en el colegio SEK y amante de la Historia, permanece –de momento– con el mismo sueldo que antes de que su hermana se fuera a vivir a la Moncloa.

    En la cúspide de ese círculo de amigos íntimos de Rajoy está el polémico arquitecto Alfredo Díaz Grande (“Fredy”), casado con Pilar Rojo, conocida como “Pinini”, a quien elevó a presidenta del Parlamento gallego. “Fredy”, que tiene una amistad íntima con Rajoy, fue “coordinador del concurso de ideas” de “Cidade de la Cultura”, pero se niega a decir cuanto dinero obtuvo por aquella que ocasionó la mayor ruina de la logística cultural española: “no me acuerdo de lo que cobré”, declara con desparpajo a los que le interrogan por el destino de sus impuestos.
    Rajoy hizo lo mismo con su hermano, el pediatra Miguel Díaz Grande: a su esposa Dolores Pan la hizo senadora. Y por supuesto a José Benito Suárez Costa: a su esposa Ana Pastor, sin apenas experiencia la eligió primero diputada y luego ministra, y a él lo ha hecho presidente de la Autoridad Portuaria de Marín, un cargo más lucrativo y de mayor influencia económica. Ni que decir que el matrimonio se ha hecho millonario con la política: solo ella pagó 42.991 euros a Hacienda, por lo que los ingresos públicos de la pareja –que son opacos ante el contribuyente que se los paga– se cifran entre 350.000 y 400.000 euros anuales. Solo en trienios sin ir a trabajar como funcionaria cobra 8.221 euros. Y tiene 3 pisos (uno en Madrid), dos coches, un garage y 66.500 euros en 2 cuentas corrientes.

    Amigos de Rajoy en Pontevedra asqueados por la corrupción han desvelado al “Espía en el Congreso” otros nombres del “clan”: Angel Piñeiro (acusado por el tesorero Luis Bárcenas de ser su “delegado” en Galicia y financiar al PP con dinero negro) y los hermanos del actor Francis Lorenzo: José Manuel (el “topo” de Rajoy en Antena 3 y Grupo Prisa) y Gerardo Lorenzo (ex pareja de Isabel Sartorius y ex presidente del Pontevedra C. F.). El diario digital del periodista Jesús Cacho ha contado que Gerardo Lorenzo tuvo relaciones con Francisco Correa, el capo de la mafia Gurtel. Rajoy sabía que era asesor fiscal de conocidos empresarios y Alberto Ruiz Gallardón siendo alcalde le adjudicó varios contratos a través de la empresa “Special Events”, implicada en la red corrupta, por una suma superior a los 153.000 euros. Gallardón dijo después que había sido un “error” suyo por una manipulación de un informe técnico, pero nadie devolvió el dinero.

    Más amigos: el ginecólogo Diego Murillo, también del circulo de Rajoy, es ahora asesor de la ministra Ana Pastor, aunque estuvo inhabilitado durante seis meses. Manuel Crespo Alfaya, padre del ex diputado Pablo Crespo, encarcelado por corrupción en la “mafia Gurtel”, es otro de los amigos del presidente del Gobierno. Según las periodistas Paola Obelleiro y Elisa Lois, el padre “fue delegado de Fraga cuando era ministro de la dictadura y mano derecha en Pontevedra del joven Mariano Rajoy”. Fue el hoy presidente del Gobierno quien promocionó a su hijo Pablo Crespo dentro del PP, pero los medios de comunicación han silenciado esta clara conexión, que el afectado tampoco ha querido airear. Todos se han hecho millonarios.

    La periodista Natalia Puga incluye entre los miembros de postín del “clan Rajoy” a los hermanos Muntaner Pedrosa (Ernesto, Jaime y Andrés): Andrés era un ingeniero que tampoco había desempeñado cargo público alguno hasta que fue nombrado director general de la empresa estatal Autopistas del Atlántico. Su mujer, Ángeles Borrajo, es amiga de “Viri”. Jaime, hermano del anterior e inspector de Hacienda de profesión, fue designado casi al mismo tiempo delegado especial de la Agencia Tributaria en Galicia. A Ernesto, el periodista Christian Casares lo incluye entre los íntimos amigos que han llegado a visitar incluso el célebre balcón de Génova 13, que los presidentes del PP utilizan como antes el de la Plaza de Oriente: “El lobby pontevedrés sigue creciendo al abrigo del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. Ana Pastor, la ministra de Fomento, ha nombrado directora del gabinete del ministerio a la pontevedresa Alicia Portas. Pertenece al círculo pontevedrés más allegado a Mariano Rajoy. De hecho fue una de las personas que compartió la noche electoral en la séptima planta de la sede del Partido Popular de la calle Génova de Madrid con él y su mujer, Elvira”.

    En ese grupo restringido de personas están las parejas Pilar Rojo y Alfredo Díaz Grande, Susana Ameijeiras y Elías Mareque, Alicia Portas y Jorge Varela, Carlos García Riestra, profesor de la Universidad de Santiago y Cristina Adad, y el arquitecto Ernesto Muntaner Pedrosa y Sol Ariza. También Rafael Pérez-Santamarina Feijoo.

    A todos les ha ido bien: el dentista de Rajoy, Elías Mareque ha logrado que su mujer, Susana Ameijeiras, sea funcionaria del ayuntamiento de Pontevedra. Rafael Pérez-Santamarina Feijoo, al que se trajo de Pontevedra, lo ha ascendido a director gerente del Hospital La Paz de Madrid.

    Rajoy contrató además a Teresa Alvarez Cascos, hija de un primo del entonces vicepresidente del Gobierno y adscrita al departamento de Comunicación Social del ministerio. Y a Ana Michavila Núñez, asesora y hermana del que fuera ministro y hoy abogado y millonario, José María Michavila, al que la honrada funcionaria de Boadilla, Ana Garrido, perseguida por denunciar la “trama Gurtel”, relaciona con los capos de esta mafia.

    https://www.youtube.com/watch?v=USwpHdZIaxk

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS