Policía de Ecuador allana sede de FICHS y detiene a su presidente, Agustín Wachapá

Por ABPecuador

Es aberrante constatar como el gobierno ha generado las condiciones de violencia en el territorio Shuar para favorecer los negocios e intereses de las trasnacionales mineras, convirtiéndose en un estado policíaco

En horas de la noche del martes 20 de diciembre e inicio del 21 en el cantón Sucúa se produjo el allanamiento de la sede de la Federación Interprovincial de Centros Shuar, FICSH, por la Policía y se reporta además la detención de su presidente Agustín Wachapá.

“Aproximadamente unos 100 uniformados de la fuerza pública rodearon e ingresaron en las instalaciones de la FICSH al paso destrozaron todo, llevaron computadoras y forzaron muebles dónde reposaban los archivos de los terrenos globales; no dijeron nada, todo sucedió cuando estuvimos descansando aproximadamente a la media noche”, relatan funcionarios de la radio La voz de Arutam.

Lo acontecido representa una indignante violación a los derechos colectivos de los pueblos indígenas y nacionalidades nunca antes visto en la historia de nuestro país, ni en los tiempos de la dictadura militar.

Luego de militarizar el territorio Shuar con miles de militares sembrando el terror entre familias campesinas e indígenas de San Carlos Pananza y comunidades del sector, el gobierno nacional ha arremetido contra líderes y dirigentes populares, deteniendo a cinco campesinos en unos casos y pidiendo recompensas en otros, situación a la que se suma la actual detención.

Es aberrante constatar como el gobierno ha generado las condiciones de violencia en el territorio Shuar para favorecer los negocios e intereses de las trasnacionales mineras, convirtiéndose en un estado policíaco que amedrenta y persigue a dirigentes como si fueran criminales, mientras no se actúa con la misma celeridad con personajes que han causado verdaderos perjuicios al país por actos de corrupción. En lugar de promover el debate en torno a la problemática minera como en estos momentos el país exige, ha optado por la vía de la represión, militarización y persecución.

Como Confeniae rechazamos totalmente estas acciones atentatorias contra la integridad de nuestras organizaciones históricas, en especial la Ficsh, la organización más grande del país y fundadora de la Conaie y Confeniae.

Responsabilizamos al gobierno de lo que pudiera llegar a pasar con la vida de nuestro hermano Agustín Wachapà y hacemos una vez más un llamado a la opinión pública nacional e internacional y a los organismos de derechos humanos a repudiar estos hechos y tomar medidas inmediatas que permitan a los pueblos tener garantías ya que en estos momentos nos encontramos en total indefension y la seguridad de los dirigentes corre peligro con imprevisibles consecuencias y un estado que no nos garantiza protección alguna y que al contrario actúa con la clara intención de callar nuestra voz.

Consejo de Gobierno de Confeniae

-->
COLABORA CON KAOS