Podemos en Catalunya: las aguas bajan turbias

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

El proceso ha producido un desconcierto en CSQP, dándose casi tantas opiniones como diputados, con problemas de disciplina en un sentido u otro, pero que se han focalizado en lo que podemos llamar “el caso Fachin”, al que se le amalgama con los ANTI, concepto por cierto que los medios también atribu

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

Podemos nació al calor del 15-M en tanto que el proceso soberanista catalán se conformó el 11-S del mismo año, como dos caras paralelas condenadas al entendimiento aunque fuese desde la discrepancia ya que en ambos casos se trataba de abrir los “candados de la Transición”. La aceleración del proceso catalán ha provocado un considerable desconcierto dentro a la izquierda del PSOE, que al optar por sostener al PP-C´s en una represión que equipara a los líderes catalanistas a condenas similares a la del terrorismo, cierra toda posibilidad de acuerdos más allá de tal aspecto puntual. El proceso ha producido un desconcierto en CSQP, dándose casi tantas opiniones como diputados, con problemas de disciplina en un sentido u otro, pero que se han focalizado en lo que podemos llamar “el caso Fachin”, al que se le amalgama con los ANTI, concepto por cierto que los medios también atribuyen a las CUP, actualmente no menos desconcertada.

Pienso que lo primero de todo este “maledetto embroglio” es realizar un debate y aprender de las lecciones; esto es más importante que demostrar quien es la autoridad competente…Podemos nació como vocación horizontal, de debate sin límites, enfatizando los acuerdos sobre los exigencias básicas -contra la reforma laboral, los desahucios, la violencia de género, etc.-, pero no para sentar doctrina sobre la unidad de España, tema sobre pueden haber diversidad de opiniones. Para mí la unidad entre Estado debe de ser libre, en España, en Europa y en el mundo, que buena falta haría para detener el desastre ecológico. Pienso que la clave de Podemos radica en desarrollar su capacidad de crear movimientos, mareas, plataformas para cambiar una realidad que está por debajo y por encima del parlamentarismo. En todo caso siempre son opiniones, aproximaciones, todo de una complejidad abrumadora ante la cual algunos tratamos de aportar análisis de vocación serena. El soberanismo es una opción tan discutible como legítima, y para buena parte de sus partidarios se trata del proscenio de unas exigencias reivindicativas que –dada la debilidad del movimiento obrero-, aparecen como mucho más difíciles e imaginable. Piensan que con la República catalana las hará mucho más  asequibles. Otros creemos que sin los apoyos sociales necesarios, su propio proyecto peligra…

Insisto: se trata de una realidad que ha sobrepasado a todos los participantes sin excepción. Los más curiosos encontramos en diarios como Público o en revistas (web) Viento Sur una potente conexión entre las “trincheras” y la reflexión. Esto resulta bastante palpable en los del veterano Martí Caussa, que se distingue por su serenidad, y los de Josep Mª Antentas, entre otros y otras que conforman a mi parecer lecturas de primera división. Pero aparte de la calidad de los análisis, estoy convencido de que la “madre del cordero” radica en lo mismo: en la exigencia de crear movimientos de base. Movimientos que serán abiertos y pluralistas o no lo serán. Lo mismo se puede decir con Podemos que lo último que debería hacer es ejercer la autoridad como en un vulgar partido de la izquierda que se ha adaptado al horror económico y a una monarquía que no nos merecemos.

Es indudable que el “conflicto catalán” ha causado una perturbación en Podemos, ¿qué menos? Lo extraño habría sido lo contrario. Podemos es un proyecto vivo que se está rompiendo la cara en algo primordial: el derecho de los catalanes a decidir. Otra cosa es como se valora el proceso, pero pienso que se mire como se mire es lo más importante que ha sucedido desde los pactos de la Transición, 15-M incluido; Se han movido más de dos millones de personas, y muchos miles se han movido para hacer posible una votación prohibida casi “manu militari”; las imágenes de policías golpeando sobre todo a las mujeres han valido más que todos los discursos de unos gobernantes corruptos. El considerar que la opción de independencia es totalmente legítima no significa estar de acuerdo con ella. Lo que hemos oído proclamar es esa gente se ha ganado un derecho que los poderes establecidos no pueden barrer bajo su alfombra mágica. Puso en primer lugar a esa pueblo en vez de hablar de su papá y de su hijo a la manera de Coscubiela que no se las había visto más gorda.  Al menos que yo separa, Pachin no discute sus cosas con los ANTI, va por libre. Como personaje y eso no le ayuda. La coalición se montó deprisa y corriendo por arriba y ha actuado como un cascarón de nuez en medio de una tormenta. La propia Colau con toda su cintura, se ha visto obligada a dar una de cal y otra de arena.

Lo cierto es que en medio de algo tan complejo y tan imprevisto, las fórmulas orgánicas como las de IU quedan como floreros. ¿República federal en vez de una declaración unilateral o sea, de la única manera que te la permiten hacer?.’, ¿Dónde están los federalistas, en Madrid?

Lo triste de todo esto es que la historia pase por encima, que Podemos no esté debatiendo a tumba abierta sobre qué hacer libremente, y que en vez de crear movimiento se deslice por la lucha entre fracciones oficiales y fracciones impías. Gente que ha seguido sus convicciones interpretando que lo más importante de toda esta historia es eso: que  el 27 de Octubre, más de 2 millones de personas a pesar de la represión policial, llevaron al Parlament de Catalunya a proclamar la Republica Catalana en contra de todos los dioses de una España en venta por sus élites. Esto nos lleva a la cuestión siguiente: si el pueblo catalán sufre una derrota a manos el PP y sus cómplices, lo del 155 se va poner de moda. Las noticias de su utilización como advertencia  en otros lugares indican de que la prueba le sirva para su proyecto histórico de uniformación a la española  Este es la madre del cordero y no sí nos gusta o no la independencia, que sí es un error también tiene derecho a equivocarse. El asunto sigue siendo el mismo del 78, habla pueblo habla pero no digas nada sobre República o monarquía porque no nos gusta como piensas. El punto siguiente es saber sí la ley está al servicio del pueblo (o sea se cambia cuando el pueblo lo decida) o es un arma en manos de los gobernantes que la utilizan a su antojo.

Defender al pueblo catalán que va a padecer en sus carnes la aplicación brutal del 155 no es defender sólo el derecho de  los independentistas a sus opciones, es también estar junto a ese 80% de la población que lleva mucho tiempo reclamando un referéndum y una salida democrática a sus demandas, esto sin olvidar a ese otro 20% que va a perder su autogobierno, derritas que conectan con los planes antipopulares de un gobernantes que se llenan la boca de grandes palabras para arruinar a la mayoría social del país. Por todo lo dicho, defender la posibilidad de una salida democrática frente a las imposiciones del Estado es una exigencia que va más allá de los conflictos internos de Podemos. Es una pena que estos debates no se estén dando después de haber ofrecido propuestas valientes, como lo es que estemos hablando de líderes y no de cómo cumplir con lo –nunca se insistirá lo suficiente- es crear movimientos por abajo, una tarea para que las nuevas generaciones están llamadas si sino quieren permitir que la realidad los vaya agobiando de más en más..

2 Comentarios
  1. Para comenzar, la ley no está al servició del pueblo, la ley “es un arma en manos de los gobernantes que la utilizan a su antojo”. Y es así en Monarquía o República. El proceso lo ha demostrado una vez más, frente a una ley la otra y por eso triunfa la más fuerte, y la política queda atrapada en los juzgdos.
    Si el problema es el régimen del 78, no es participando en sus instituciones que se le debilita o combate. La prueba la da Podemos. .
    Nunca se podrán crear “movimientos por abajo” con líderes y jefes, ni se superará la “debilidad del movimiento obrero”, aparcando la lucha de clases y dividiendo a los trabajadores con cuestiones nacionales en un mundo capitalista globalizado.
    Aprendamos la lección y luchemos contra el enemigo que nos es común: el capitalismo mundializado, que es el que gobierna en España y Cataluña.
    Luchemos por abajo, no por arriba, que es lo que nos divide.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS