El Partido Popular, TVE, Alfonso XIII y el general Mola

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

“Público” también cuenta que el director de TVE confesó que “estaba de la Memoria histórica hasta los cojones”. Algo así habría dicho el mismo general Mola.

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez

Según información aparecida en el diario “Público” (16-XI-17), la jerarquía de TVE echó para atrás la miniserie “Tres días de abril”, que versaba sobre los últimos días del reinado de Alfonso XIII y la proclamación de la Segunda República. Antón Reixa (“El lápiz del carpintero”, mediocre adaptación de la obra Manuel Rivas que trata de la represión franquista en Galicia), en sus funciones de productor, achaca el veto a la actualidad judicial: “La censura llega justo cuando se produce el caso Urdangarin”. Esto hace que hasta ahora la única vez que el cine metió la nariz en este luminoso episodio nacional fue en la ignota “Las últimas horas” (España, 1965), que ofrecía una crónica de los días 12, 13 y 14 de abril de 1931, vistos desde el palacio en el que Alfonso XIII (el actor Ángel Picazo escogido por su semblanza física con el personaje), se despide de la corona con hermosas palabras. La trama se centra en los días que siguen el éxito electoral republicano, los días más felices que se recuerdan de los pueblos de las Españas. Se describe una reunión por su Majestad, y el tono podía compararse con el podía sentir una familia que va a ser desposeída de unas tierras en las que trabajan desde hace décadas. El ministro de la Cierva (Alfred Mayo), interviene para preguntar cómo era posible que el ejército y las fuerzas de orden no les protegiera. Pero las noticias que llegan son de desbordamiento social. Finalmente su majestad renuncia a enfrentar “hermanos contra hermanos”, y lee su abdicación: “Las elecciones celebradas el domingo (14 de abril de 1931) me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo. Mi conciencia me dice que ese desvío no será definitivo […] Soy el Rey de todos los españoles, y también un español. Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes las combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil….” (ABC, 17-04-1931), de hecho una advertencia que fue tomada al pie de la letra por la elite monárquica que nunca dejó de conspirar contra la República. Su realizador, el olvidado Santos Alcocer, fue un periodista falangista conocido que ejerció de productor y dirigió algunas películas con Antonio Molina como la inenarrable “Puente de coplas” (1965)

En mismo diario cuenta que directores y productores de premiadas películas históricas han denunciado a LaSexta que la “censura” de Televisión Española decidió no emitir la TV-Movie ‘La conspiración‘ (Pedro Olea, 2012) escrita por el productor Elías Querejeta (1934-2013) y coproduccida por EITB y RTVE. Su argumento trata de un capítulo previo a la Guerra, apenas conocido por el común de la ciudadanía, instalada erróneamente en la idea de que fue el general Francisco Franco Bahamonde el artífice de levantamiento militar. Está centrada en la trama del general Emilio Mola (Manuel Morón) desde el 14 de marzo de 1936, día que llega al Gobierno Militar de Pamplona, cuando pone en marcha la conspiración que desemboca en una alocución radiofónica que anuncia el levantamiento militar fascista. Mola, que había sido apartado del servicio activo por el gobierno de la República (1931-1936), se instaló en Pamplona para tomar posesión del gobierno militar de la plaza. Obra tan modesta como oportuna contó con una plantel de actores característicos como el citado Manuel Morón, Silvia Marsó, Alex Angulo, Aitor Merino.

Mola proclamó el 15 de agosto de 1936, cuando apenas había transcurrido un mes desde el estallido de la guerra civil: “Alguien ha dicho que el movimiento militar ha sido preparado por unos generales ambiciosos y alentados por ciertos partidos políticos dolidos por una derrota electoral. Esto no es cierto. Nosotros hemos ido al movimiento, seguidos ardorosamente del pueblo trabajador y honrado, para librar a la patria del caos y la anarquía […] De no haber salido nosotros al paso con tiempo y en fecha oportuna, la historia de la humanidad hubiera conocido en pleno siglo XX la más sangrienta de las revoluciones, que nos hubiese llevado forzosamente a desaparecer del mapa de Europa como nación libre y civilizada”.. Mola estuvo preso durante la República, sin embargo su historial y sus actividades no fueron suficientes para apartarlo. Luego le sublevó la reforma militar de Azaña, su horizonte político estaba en la Italia de Mussolini -que pagó su parte en la conspiración-, pero también era un nostálgico de los “buenos tiempos” de la dictadura de Primo de Rivera, y habría servido a su rey. Según su biógrafo Blanco Escolá sin “el concurso de Mola, en verdad, es bastante improbable que la contienda iniciada en el verano de 1936 hubiera podido desarrollarse”, planteando así un debate sobre el que cabría mucho que decir, pero de cuyo carácter de “crímenes contra la humanidad” en grado supremo poco cabe discutir.

“Público” también cuenta que el director de TVE confesó que “estaba de la Memoria histórica hasta los cojones”. Algo así habría dicho el mismo general Mola.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

-->
COLABORA CON KAOS