Palestina. Israelíes matan a tiros a otro palestino en Nablus

Por Resumen Medio Oriente*

Las fuerzas israelíes han asesinado a balazos a otro palestino en la ciudad cisjordana de Nablus, alegando que iba a realizar un ataque contra un soldado israelí con un arma blanca. Según ha informado la agencia palestina de noticias Ma’an, los hechos se han registrado este jueves, cerca del puesto de control de Huwarra. Ningún […]

Las fuerzas israelíes han asesinado a balazos a otro palestino en la ciudad cisjordana de Nablus, alegando que iba a realizar un ataque contra un soldado israelí con un arma blanca.

Según ha informado la agencia palestina de noticias Ma’an, los hechos se han registrado este jueves, cerca del puesto de control de Huwarra. Ningún israelí resultó herido en el supuesto ataque del palestino.

La fuente añade que así, al menos 123 palestinos han muerto a manos de los israelíes desde el 1 de octubre; mes marcado por el inicio de la tercer Intifada.

Desde hace meses, los territorios ocupados palestinos están viviendo una situación de alta tensión a raíz de los asaltos de militares israelíes y la profanación de la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén), por parte de colonos y fuerzas del régimen israelí.

Al mismo, el Ministerio palestino de Exteriores advirtió de que las políticas racistas del régimen israelí contra los palestinos ponen en riesgo la seguridad de los colonos y militares israelíes.

“La insistencia del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu en aplicar medidas represivas y racistas contra los palestinos no garantiza la seguridad de los israelíes, ya que el pueblo palestino unido frustrará todos los planes israelíes”, señaló el miércoles la cartera palestina en un comunicado.

Denunció también los crímenes incesantes de los militares israelíes contra los civiles palestinos, así como sus medidas restrictivas, entre ellas, la construcción de barricadas en la entrada de las localidades palestinas lo que ha limitado el movimiento de los palestinos.

Asimismo, responsabilizó al premier israelí de la escalada de violencia en los territorios palestinos ocupados desatada por sus políticas que legitiman a los militares israelíes matar a cualquier palestino sospechoso de actos terroristas.

La Cancillería palestina puso de manifiesto que el régimen de Tel Aviv sigue ofreciendo apoyo a los extremistas judíos pese a sus actos y, como ejemplo, mencionó el caso del bebé palestino de la familia Daubasha quemado vivo en la ciudad de Nablus, en la ocupada Cisjordania. A continuación, mencionó las declaraciones del ministro israelí de asuntos militares, Moshé Yaalon cuando dijo que Israel no quiere juzgar a los autores de la quema de dicha familia palestina.

La noche del pasado 30 de julio, un grupo de colonos israelíes atacó con cócteles molotov una casa palestina en la localidad de Kafr Duma, en Nablus. En este ataque murió quemado vivo un bebé de 18 meses, Ali Saad Daubasha. Nueve días después, el padre del niño, Saad, murió en el hospital de Soroka, donde había sido tratado por quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo. El pasado 6 de septiembre, también, la madre del niño palestino murió por la gravedad de sus quemaduras.

Consecuencias de la ocupación israelí

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, afirmó que los ataques de represalia palestina son el resultado de casi cinco décadas de ocupación israelí.

En un mensaje a la Conferencia de Derechos del Pueblo Palestino, que se celebra en Yakarta, Indonesia, Ban expresó que las respuestas de los palestinos en la Intifada es el resultado del miedo, la humillación, la frustración y la desconfianza, alimentadas durante décadas de conflicto sangriento.

Aseguró que otra razón de los ataques palestinos es que los jóvenes palestinos están cansados de promesas rotas que suelen hacer las autoridades israelíes.

También culpó del deterioro de la situación en los territorios palestinos a la empresa de los asentamientos.

Ban señaló que la ciudad de Jerusalén alberga santuarios sagrados para miles de millones de personas, musulmanes, judíos y cristianos, y lo que sucede en allí -afirmó- reverbera en todo el mundo.

Advirtió que todo intento israelí encaminado a cambiar el status quo del recinto santo lleva consigo el riesgo de conflicto.

Por último, enfatizó que las fuerzas de seguridad israelíes deben asegurar un uso calibrado de la fuerza en respuesta a incidentes.

*Con información de HispanTV y Al Mayadeen

COLABORA CON KAOS