Nuevo ridículo de la ‘justicia’ española: la judicatura belga rechaza la extradición de los tres ‘consellers’ exiliados

Por Kaos. Països Catalans

Bélgica vuelve a ridiculizar a Llarena y a la ‘justicia española’, rechazando la euroorden de detención de los tres consellers catalanes exiliados en Bruselas. La justicia belga ha denegado la extradición a petición de la fiscalía, que ha considerado que la documentación presentada por el juez español contendía errores graves.

El aparato judicial español, además de neofranquista por su naturaleza, sus procedimientos y sus sentencias, es incompetente. O así se deduce por lo menos del nuevo ridículo internacional que acaba de protagonizar. Y es que un defecto de forma ha sido el argumento utilizado por el aparato judicial belga para rechazar las euroórdenes dictadas por el juez del Supremo español, Pablo Llarena, con las cuales quería conseguir la entrega de los tres ‘consellers’ Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret, cesados mediante el artículo 155 en noviembre pasado y exiliados en Bruselas desde entonces.

La fiscalía belga ha pedido a la Cámara del Consejo, tribunal de primera instancia, que rechace la euroorden dictada por Llarena esgrimiendo defectos de forma y errores graves en la correspondencia que ha mantenido con el juez español. El magistrado de la Cámara del Consejo ha aceptado la petición de la fiscalía.

El mecanismo de las euroórdenes implica que, antes de ser emitidas, hace falta que la justicia que reclama a una persona haya dictado previamente un orden de detención dentro del territorio de su estado. En la documentación del caso enviado por Llarena a Bruselas no consta este paso previo.

Contra Puigdemont y los ‘consellers’ de su gobierno exiliados hay una orden de detención para el territorio español, pero emitida por la magistrada Carmen Lamela de la Audiencia española, que sirvió para justificar la primera euroorden que finalmente fue retirada. Llarena, por lo tanto, ha incurrido en un defecto de forma porque no ha dictado ninguna orden de detención española propia.

‘Puede parecer un problema estrictamente formal, pero aquí hay un problema de fondo. El estado español tiene que dejar de abusar del derecho penal y de las euroórdenes. Basta. Esto no lo hace una democracia madura’, ha declarado Comín a los medios de comunicación. Ahora el juez levantará las medidas cautelares que afectan a los consejeros, que hasta ahora no podían salir del territorio belga sin permiso y tenían que comunicar a la justicia cualquier cambio de domicilio.

Uno de los abogados de la defensa, Jaume-Alonso Cuevillas, ha declarado después de la vista que, con esta decisión, los tres ‘consellers’ quedan sin ninguna medida cautelar y con libertad de movimientos. Ha afirmado también que cabe la posibilidad de que Llarena volviera a emitir otra euroorden para intentar resolver los defectos de forma que tenía la anterior, pero ha precisado que sería un caso insólito y que sería un ridículo judicial. ‘Es increíble que cuando se cursa una segunda euroorden haya unos defectos tan claros de forma y que no se hayan enmendado a pesar de que les hayan dado la oportunidad’.

 

 

Para que podamos seguir informando colabora con el crowdfunding de Kaosenlared

COLABORA CON KAOS