Publicado en: 19 marzo, 2017

Noticias Uruguayas 19 marzo 2017

Por Colectivo Noticias Uruguayas

Uruguay: Rosario Caticha, miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria: “Si somos invisibles, tenemos que hacernos visibles”

Vivimos bajo el control de una especie de Imperio de la Vigilancia Por: Ignacio Ramonet // Los Verdes, los grandes ganadores de las elecciones holandesas // Estado español: Multitudinaria movilización del taxi en Madrid y Barcelona contra Uber y Cabify // El porqué del declive electoral del PSOE: los entramados de sus equipos económicos por Vicenç Navarro // Chile: Sindicato N° 1 de Trabajadores de Minera Escondida: Nos mantendremos Firmes, Unidos y Dignos // Alberto Mayol incrementa tensión Partido Comunista-Frente Amplio: “La directiva del PC estableció un diseño sin mirar las calles y el malestar social en Chile” // Arturo Martínez, histórico dirigente de la CUT: “Me voy de la CUT, no quiero ser parte de esta crisis” // Uruguay: Rosario Caticha, miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria: “Si somos invisibles, tenemos que hacernos visibles”

URUGUAY

“Si somos invisibles, tenemos que hacernos visibles”

Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria

Posted: 15 Marzo, 2017
“Si somos invisibles, tenemos que hacernos visibles”
Rosario Caticha, miembro de la Asociación de Amigas y Amigos del Museo de la Memoria, relata de qué se trata la muestra El Hilo de la Memoria: artesanías y resistencia, Tejidos, bordados y cosidos de mujeres latinoamericanas producidos en contextos represivos. Inaugura el próximo 25 de marzo en el Museo de la Memoria.

Como profesora de Historia y de Derechos Humanos, Rosario Caticha, aclara que está jubilada pero sigue dictando clases sobre derechos humanos porque es una manera de aportar a la memoria e invitar a la reflexión. Estuvo presa en la cárcel de Punta de Rieles durante la última dictadura militar, desde su lugar como ex presa política participa de la Asociación de Amigas y Amigos del Mume. Desde allí surge la idea de realizar una muestra en la que se compartan objetos producidos por mujeres como modo de resistencia a las violencias y violaciones de derechos humanos. Una historia que aún, sostiene, está invisibilizada en Uruguay, pero que es necesario contar.

¿De qué se trata la muestra El Hilo de la Memoria: artesanías y resistencia que se inaugurará el próximo 25 de marzo en el Mume?

La idea surge en la despedida del año 2015. Nos visitan dos destacados activistas de Derechos Humanos de Nürnberger, una de ellas es Gabriele Franger-Huhle, Directora del Museo de las Culturas de las Mujeres, nos cuenta que tiene vínculo con una exposición grande de artesanías hechas en Latinoamérica, que se atesora en Alemania. Ahí empezamos a pensar en la posibilidad de traer estas artesanías, hechas por mujeres latinoamericanas como formas de resistencia a la violencia y a las violaciones de derechos humanos. Estos objetos hablan de mujeres que resisten, y nos pareció que podían vincularse a las producciones que hicieron las mujeres uruguayas acá, que resistieron desde las cárceles durante el terrorismo de Estado.

¿Las producciones van a ser de Uruguay y de otros puntos de Latinoamérica?

La muestra que trae Gabriele Franger-Huhle, que ha recorrido el mundo, consta de artesanías de resistencia latinoamericana de Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Perú. Nosotras nos encargamos de los objetos de Uruguay.

¿Cómo diseñaron la muestra de las mujeres uruguayas?

Les pedimos a las entrevistadas que cuenten el contexto de producción del objeto, fundamentalmente, luego pueden explayarse todo lo que quieran para que se sume al acervo del Mume. La muestra va a constar de unas 15 piezas latinoamericanas, y nosotras vamos a poner 30 piezas, algunas en posesión del Museo por donación y otras prestadas. Estarán las identidades de las realizadoras, sus historias y la del objeto.
Trabajamos en un equipo interdisciplinar. Silvia Maresca, Cecilia Pérez, y Noela Fernández, profesoras de historia, realizan el guión de las entrevistas, Laura Alario que realiza la producción audiovisual, saca las fotos a los objetos y hace la filmación de las entrevistas. También están en el equipo Malena Laucero, de la Asociación de Amigas y Amigos del Mume, y Elbio Ferrario, director del Museo y también integrante de la Asociación. Yo participo en la coordinación general del proyecto.

¿Qué generó el proceso de organización de la muestra?

A mi la vida siempre me sorprende. Yo soy ex presa política, una tiende a interpretar el mundo de la cárcel a partir de lo que fue para vos. Pero la realidad es mucho más rica que tu propia persona. Entonces cuando preguntamos por qué se hicieron estos objetos, en realidad se hicieron por muchas más razones de las que yo me imaginaba. Para mi eran objetos de una producción netamente de resistencia, de comunicación, de decir “el mundo carcelario no se acaba acá”, de “a partir de esto yo puedo salir de la cárcel”. Pero no, hay otras razones también: matar el tiempo, pasar el tiempo, querer ser un artista y entonces hacer un objeto hermoso, hay muchas más cosas de lo que pensé que iban a contestar.

Qué enriquecedor iniciar un proyecto en el que una piensa que tiene todas las respuestas, y en el andar se da cuenta que no es tan así, que hay todo un mundo detrás que no se imaginaba.

Claro. O sea, yo no comparto la experiencia de mujeres de Chile, de Colombia, de Bolivia. Estas son mujeres que han sufrido la desaparición de sus hijos, de sus esposos, de sus hermanos. Entonces responden denunciando a través de tapices, en los que se muestra la represión. La forma que tienen de resistir y de denunciar al mundo es produciendo este tipo de objetos que denuncian y se venden en el mundo. Muestran: “a mi me violaron mis derechos”, “mataron a mi marido, desaparecieron a mi hijo, violaron a las mujeres del pueblo”. Acá, en cambio, es totalmente diferente.

“En realidad, ese mundo carcelario de la producción artesanal, fundamentalmente de Punta Rieles pero de todos los lugares de detención de mujeres que hubo durante la dictadura, era un mundo totalmente censurado. El mensaje tenía que salir a través de una complicidad entre el afuera y el adentro, sin que la censura pueda ver lo que estás diciendo. Por eso son tan importantes las entrevistas, porque una ve los objetos y dice “¿esto es resistencia de mujeres?” “

Sí, es resistencia, es una mujer que le hace a su hijo un bolsillero. Entonces cada 10 días, cada 7 días, cada 15 días, tiene la obligación de sacar algo afuera, para lograr trascender ese mundo en el cual va a estar 8 o 10 años, y su hijo o hija va a crecer afuera y solo va a tener contacto en una visita censurada. Por eso el contexto de producción, que se trasmite con la entrevista, es tan importante.

Penal de Punta de Rieles.

Penal de Punta de Rieles. Camino Dionisos entre Avda. Punta de Rieles y Camino Chacarita de los Padres.

¿Por qué en marzo? ¿Tiene alguna relación con el Día de la Mujer Trabajadora? ¿Con el Paro Internacional del 8M?

Pensamos que podía ser un buen momento, ya que estábamos organizando una exposición vinculada directamente a resistencia de mujeres en contextos de prisión o en contexto de represión, pensamos tenía que ser en marzo. No el 8 porque en esa fecha cada una iba a estar en otras celebraciones, pero sí nos parecía importante que fuera en marzo. No tiene que ver con el Paro Internacional porque esto se empezó a gestar mucho antes.

¿Qué especificidades o particularidades hay desde una mirada de mujeres a la hora de pensar en Memoria, vinculada a la violación de derechos humanos de la época de la dictadura militar?

Para todas nosotras, mujeres ex presas políticas, este es un largo proceso. Si tu miras cuando salieron los últimos presos políticos en 1985, vas a ver  una presencia marcadamente masculina. Incluso si paseás por el Mume vas a ver que la mayoría de los objetos son producciones de hombres. Esto podría indicar varias cosas: que las mujeres eran menos, que tenían menor capacidad; y no es así, es que esto forma parte de un proceso de invisibilización a través de la historia. A lo largo de la historia las mujeres han sido tradicionalmente invisibilizadas por una estructura patriarcal, la realidad de la dictadura no escapa eso.
En mis clases de derechos humanos yo hago un ejercicio, les pregunto: ¿ustedes saben que hubo rehenes? La mitad de la clase dice que sí, la otra mitad dice que no. Cuando les pregunto si saben que hubo mujeres rehenes, nadie lo sabe. ¿Por qué si las sacaron primero del penal de Punta Rieles? ¿Por qué si fueron en número tan importantes como los hombres, por qué no se sabe? ¿Por qué no están en la conferencia de prensa después que salen los ex presos políticos? ¿Por qué el Mume no expone, hay una pretensión del Mume de invisibilizar a esas mujeres? No, no es eso, pero sin embargo la realidad te está diciendo que hay una marcada diferencia.

“Ni siquiera tenemos los uniformes originales, tu ves colgados los uniformes de los hombres y los de las mujeres hubo que hacerlos con una modista, y dicen: “esto es una reproducción, no es el original”. ¿Por que? Esto no escapa a la historia de las mujeres en el Uruguay.”

Museo de la Memoria.

¿Cuándo empieza su lucha por tratar de hacerse visibles?

Más o menos por los años 90. La Ley de Caducidad y el Voto Verde tuvo mucho que ver con un aplastamiento de la Memoria, una tristeza, una loza que se puso arriba de la gente y remontar eso fue muy difícil. En un contexto en que las cosas se empiezan a mover por los ´90, las ex presas deciden reunirse, y fue ahí donde surge ese movimiento de recuperación.

“La consigna, en aquel momento que nos encontramos más de 400 mujeres, en un encuentro organizado boca a boca, espontáneamente llamado, fue porque fuimos y somos parte de esta historia, como diciendo ya basta de invisibilización.”

Si tu lees por ejemplo las memorias que se escriben hasta ese momento, son memorias masculinas. Algunas maravillosas excepciones, uno o dos libros, pero sino no hay memoria femenina, no hay memoria de género ¿por qué? Porque así es la sociedad, la sociedad uruguaya, la latinoamericana, la invisibilización de las mujeres forma parte de esa historia. Nosotras queremos romper con eso. No somos más ni menos. Esto creo que tiene que quedar bien claro cuando dicen “¿por qué solo memoria de mujeres?”, no es que estemos diciendo “los hombres no”, estamos diciendo “también las mujeres”.
También la represión, también los militares, tuvieron una represión de género. En el Penal de Punta de Rieles no había las mismas herramientas o la misma autonomía que tuvieron los hombres. Los hombres del Penal de Libertad se organizaban, tenían máquinas, tenían objetos para producir, tenían cierta autonomía que no le dieron a las mujeres del Penal. Las explicaciones pueden ser muchas, no quiero explayarme aquí, pero de alguna manera

los militares también discriminaron en género: porque eran militares, porque eran hombres, pero también porque entendían que las mujeres eran inferiores, y que tenían un rol que habían transgredido, entonces eran doblemente transgresoras. Cuando las madres pedían para ver a sus hijos les decían: “pero bueno, si hubieras estado lavando los platos en tu casa esto no te hubiera pasado”.

No solamente eran subversivas, sino que también eran mujeres ¿Qué hacía una mujer protestando contra la dictadura o luchando por reivindicaciones sociales? Tenemos que ver la producción carcelaria de forma transversal.
La inauguración de la muestra será el sábado 25 de marzo, 18 hs, en el Museo de la Memoria. A las 19 hs se dará comienzo a un Foro Debate, con la participación de la Directora del Museo de las Culturas de las Mujeres, Dra. Gabriele Franger-Huhle.
Sábado 25 de marzo. Museo de la Memoria (Mume)
18:00 hs. Inauguración de la exposición “EL HILO DE LA MEMORIA” Tejidos, bordados y cosidos. Quince obras del Museo de las Culturas de las Mujeres – Alemania (Chilenas, Peruanas y Mexicanas) y treinta obras de mujeres uruguayas ex presas políticas. La muestra está apoyada por la Fundación Rosa Luxemburgo, con fondos del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania.
19:00 hs. Foro debate “EL HILO DE LA MEMORIA” , con la participación de la Directora del Museo de las Culturas de las Mujeres, Dra. Gabriele Franger-Huhle.
Museo de la Memoria. Abierto: Lunes a Sábados de 12:00 a 18:00 hs  | Av. de las Instrucciones 1057 esq. Bvar. José Batlle y Ordoñez. Tel. (+598) 2355 58 91

Contenidos y Entrevista: Romina Verrua
ENVIADO POR NESTOR DURANTE

CRYSOL informa

Opinando logo

Los Barneix de siempre

Se dirigen  a los jueces, subrepticiamente. Han tomado estado público amenazas, realizadas, mediante medios electrónicos, por un comando que invoca el nombre del Gral. Pedro Barneix, quien se suicidó al tomar conocimiento de que sería procesado por el asesinato, en la tortura, de Aldo Perrini, en Colonia, en 1974, contra jerarcas gubernamentales y abogados de DDHH.

No quieren más procesamientos judiciales.
Eduardo Ferro

Cnel. ® Eduardo Ferro secuestrador de Universindo Rodríguez y Lilián Celiberti,sindicado como asesino del Esc. Miranda en el 300 Carlos. Nunca declaró.
Durante más de dos décadas, la ley de Caducidad, aprobada en 1986 por el primer gobierno del Dr. Julio María Sanguinetti, fue una mancha oprobiosa en la reconquistada institucionalidad democrática. Para actuar en lo referido a la investigación de lo ocurrido durante la dictadura cívico militar, el Poder Judicial quedaba supeditado a las decisiones que al respecto adoptara el titular del Poder Ejecutivo de turno. A pesar de lo dispuesto por las normas constitucionales, el Poder Judicial fue, en lo referido al pasado dictatorial, un órgano sin independencia.
La ley 15 848, ley de Caducidad, en la práctica fue una ley de amnistía para todos los militares y policías que cometieron delitos vinculados a las normas de derechos humanos durante el terrorismo estatal. El Estado renunció a la potestad de investigar y de castigar penalmente dichos delitos. Excluyó expresamente  a los civiles que pudiesen haber estado involucrados en los mismos y a las actividades que hubiesen sido llevadas a cabo con fines económicos, financieros o de lucro.
A instancias de la entonces fiscal Dra. Mirtha Guianze, en octubre de 2009, una Suprema Corte de Justicia, presidida por el nuevamente presidente del cuerpo Dr. Jorge Chediak, estableció  la inconstitucionalidad de la Ley de Caducidad para el caso Nibia Sabalzagaray. Dicho pronunciamiento, nunca modificado sino ratificado para otras causas, derivó en el procesamiento del Gral. Julio Dalmao por el asesinato en la tortura de la integrante de la FEUU y de la UJC, en el año 1974.
En febrero de 2011, la Corte Interamericana de DDHH (CIDH) pronunció la Sentencia Gelman vs Uruguay declarando la nulidad fáctica de la Ley de Caducidad por contravenir compromisos internacionales asumidos por el país. En octubre del mismo año, con los votos exclusivos del partido de gobierno, el Parlamento aprobó la Ley 18 831 cuyo primer artículo restableció plenamente la pretensión punitiva del Estado.
No hay más caducidad: se restableció plenamente la pretensión punitiva.
La Ley 18 831 fue duramente cuestionada por la derecha uruguaya, tanto en el Parlamento como en los medios de comunicación,  ya que destruyó la caducidad de la pretensión punitiva. Incluso hasta el día de hoy, algún trasnochado en su afán de generar confusión a nivel de la ciudadanía, se refiere a la Ley 18 831 como  Ley interpretativa de la Caducidad, cuando ella, en los hechos, la anuló. Lo afirman los medios de prensa que siempre militaron y militan, hasta el día de hoy, a favor de la impunidad.
Cualquiera que haya estado activamente involucrado en la lucha contra la Ley 15 848 lo sabe. La Ley 18 831, redactada por el Dr. Jorge Orrico y el Dr. Felipe Michelini,  no es una norma interpretativa de la Caducidad. La Ley 18 831 restableció plenamente la pretensión punitiva del Estado. Anuló la caducidad.
Desde octubre de 2011 no existen obstáculos legales que impidan al Poder Judicial cumplir con sus obligaciones constitucionales.
Reclamar la anulación de la Ley de Caducidad es una pérdida inútil de energía, es absolutamente funcional al partido de la impunidad, a los comandos Barneix. No hay obstáculos legales para investigar y castigar. La ciudadanía y la opinión pública   tienen  que demandar al Poder Judicial que actúe de  una vez por todas.
La madre del borrego: el Poder Judicial.
En el sistema democrático republicano de Uruguay, corresponde al Poder Judicia,l con el auxilio de la Policía, investigar las actividades y acciones con apariencia delictiva. Es facultad monopólica y exclusiva. Solamente el Poder Judicial puede, con obvias limitaciones, hacer detener a una persona, interrogarla y mantenerla privada de su libertad en dependencias previstas para tales fines. E, incluso, sancionarla si miente, falta a la verdad u obstaculiza el accionar de la misma.
El acceso a los archivos del Estado que permanecen secretos es imprescindible. Hay que seguir reclamando la más amplia apertura al respecto.  Pero sin las activas y  tradicionales prácticas de interrogar a los participantes o presuntos involucrados en las situaciones, testigos y denunciantes, careándolos entre ellos, entre otras acciones,  es muy difícil averiguar el destino de los detenidos desaparecidos  e identificar a los asesinos de las víctimas.
Con honrosas excepciones, que las hay, que deberían ser paradigmas a seguir por sus colegas, los jueces uruguayos no se han destacado por su compromiso con la investigación y el castigo de las violaciones a los derechos humanos durante el terrorismo estatal. El máximo órgano del Poder Judicial, incluso, ha emitido señales profundamente negativas, durante el ejercicio de la Presidencia por parte del Dr. Jorge Ruibal Pino.
En dicho período se desplazó a la Dra. Mariana Mota del área penal hacia la civil en un castigo encubierto y ejemplarizante hacia el resto de sus colegas, por su dedicación a la tarea. También se anunció públicamente, por parte del jerarca,  que la SCJ funcionaría como una auténtica muralla para impedir avances destinados a esclarecer los crímenes y las desapariciones forzadas.
La SCJ debe dar un mensaje claro a todos los jueces del área penal, a todos los operadores, para que dentro de sus atribuciones y competencias en el marco de su autonomía e independencia, aborden las causas que están paralizadas y las dinamicen. El paso del tiempo es un gran obstáculo, como señaló el Dr. Jorge Chediak. Mucho mayor obstáculo, mucho mayor,  es la falta de compromiso evidenciada hasta el presente por este órgano soberano del Estado, uno de los tres que componen nuestro estado de Derecho.
Hay que adoptar decisiones y procedimientos administrativos para que los jueces que tienen causas de esta naturaleza puedan dedicarle tiempo y esfuerzo, enfocarse en ellas, liberándolos de otras labores, causas y cargas burocráticas, con más funcionarios y otras iniciativas similares. Brindándoles garantías y seguridad. Las máximas garantías. Los comandos Barneix, cuando aparecen, apuntan a los jueces y a los operadores judiciales, a los investigadores y asesores.  Es a ellos a quienes pretenden amedrentar para que no cumplan con sus obligaciones,.
El terrorismo de Estado en Uruguay, en el marco de la Operación Cóndor, en una estrategia continental diseñada en EEUU, fue un proyecto de país integral, una propuesta impuesta a toda la sociedad a rajatablas. Produjo, entre otros males,  una redistribución negativa de la riqueza en beneficio de los privilegiados de siempre. Su implementación demandó  una  brutal política represiva. La impunidad alienta la repetición, además de proteger a los responsables. El Poder Judicial tiene que cumplir con sus obligaciones básicas. Quienes no queremos Nunca Más terrorismo de Estado debemos, movilizados, reclamárselo. La más amplia movilización de toda la sociedad, de la opinión pública, es la única garantía de que se pueda seguir avanzando.
desaparecidos
ENVIADO POR NESTOR DURANTE

Viernes 17 • Marzo • 2017
Enrique Antía. Foto: Sandro Pereyra (archivo, abril de 2015)
Enrique Antía. Foto: Sandro Pereyra (archivo, abril de 2015)

Cambio Nelson crispa la interna del FA en Maldonado y quita del foco la interpelación de hoy a Antía por “impuestazo”

El edil del Frente Amplio (FA) Leonardo Tato Delgado (Alianza Progresista, AP) interpelará hoy al intendente Enrique Antía en la Junta Departamental de Maldonado a raíz del “conjunto de los cambios tributarios establecidos por el Partido Nacional [PN] con el apoyo de parte del Partido Colorado [PC] que responde al sector del diputado [Germán] Cardoso [que] afectan en un sentido regresivo social y territorial la recaudación de la Intendencia, afectando solamente a la masa trabajadora de nuestra sociedad”, según el comunicado de la Mesa Política departamental emitido el 18 de enero. Para el FA, la contribución urbana y suburbana se incrementa 57%, el impuesto general municipal 24%, el alumbrado público 28%, la tasa de conservación de pavimento 28%; en total esto representa un aumento real de 32,8% “con respecto a la planilla con valores mínimos del año anterior” actualizada por el Índice de Precios del Consumo. En las redes sociales los frenteamplistas hablan de “impuestazo”.
Pero para el FA, la interpelación al jefe comunal nacionalista pasó a un segundo plano después del escandaloso cierre de Cambio Nelson: primero por el anuncio de la presidenta de la Departamental frenteamplista, Susana Hernández, de que, en su calidad de escribana, tenía depósitos de sus clientes en el cambio, y luego, tras las declaraciones en Facebook del edil de Cabildo 1813 Andrés de León. El curul, del sector que lidera el diputado del FA Darío Pérez, asegura que quien era el propietario del cambio, el ex diputado y senador colorado Wilson Sanabria (padre de Francisco Sanabria, ex diputado suplente del PC, actual responsable del negocio y prófugo de la Justicia), inclinó la balanza en dos elecciones departamentales con su apoyo, en perjuicio de Pérez. En 2005 habría arrastrado a sus militantes a apoyar al frenteamplista Óscar de los Santos (AP), que resultó electo intendente, mientras que en 2015 apoyó a Antía, y este también resultó ganador.
El miércoles, en declaraciones a FM Gente, Pérez respaldó a De León diciendo que coincide con su “hipótesis”, y aseguró que al menos diez militantes de Sanabria trabajaron en un local de San Carlos para favorecer la candidatura de De los Santos. “Y me voy a hacer cargo de lo que estoy diciendo. Fue muy evidente que militantes de todos los días, del grupo de Sanabria, en las elecciones nacionales de 2004 pasaron a militar -eso lo vi yo con mis ojos, y nadie me puede decir que no-, por lo menos en San Carlos, al comité de De los Santos, sito en la calle Carlos Cal y Treinta y Tres”, detalló Pérez. Y cargando aun más contra el ex intendente del FA, agregó: “Porque ahora nadie se acuerda del apoyo que tuvo la candidatura de De los Santos, como el de [Juan Carlos] López Mena, que era muy amigo de Sanabria, como la de Paco o Curro Jiménez. Y algunos otros empresarios claramente vinculados a los sectores conservadores del departamento y del país”. Pérez también describió lo sucedido en 2015: “Y en esta última elección, yo dije públicamente que sabía que en los comités de Sanabria se repartían listas de Antía. Y por más que salgan los dirigentes de Sanabria a decir que no, todos nos conocemos y sabemos que sí”. En cuanto a Hernández, Pérez dijo que la considera “honesta”, pero agregó que debería haberse tomado una licencia “hasta que pase esto y la situación se aclare”, porque “lleva sobre sus hombros el prestigio de una fuerza política”.
Cuestiones personales
Por su parte, De los Santos salió al cruce de Pérez. En una columna que tuiteó, escribió: “A escasas horas de que el intendente de Maldonado responda en la Junta Departamental por su metida de mano en el bolsillo de la gente más humilde; en el momento en que un representante del Partido Colorado ha dejado a decenas de familias en serias dificultades”, Pérez “no ha encontrado mejor forma de preocuparse por el tendal de afectados, con investigaciones judiciales, con resultados inciertos sobre lavado de dinero entre otros, que volver a hablar de las elecciones ‘perdidas’ en 2005 (recordar que fue el Frente Amplio que las ganó, aun a su pesar)”. De los Santos agregó que escucha “con bronca estas maniobras”, que “llevan a la confusión generalizada, colaborando con la desinformación, buscando desenfocar la realidad, destilando odio, rencor y oportunismo, favoreciendo a quienes deben rendir cuentas ante la Justicia”, y acusó a Pérez de que “aún hoy, sigue lamentando sus derrotas personales. Lejos está de la visión colectiva de la fuerza política que representamos; se ha convertido en el mejor actor que un guionista de la oposición pudiera imaginar; a menos que este guion sea escrito en conjunto”.
Lava Jato
El presidente del Banco Central del Uruguay (BHU), Mario Bergara, dijo ayer en la Comisión de Hacienda del Senado que “hay indicios que pueden indicar la presencia de lavado de activos” en Cambio Nelson. El jerarca afirmó que uno de ellos es que hay clientes que fueron citados por la Justicia que tienen depósitos por importantes montos, y sin embargo no hicieron la denuncia penal. Bergara informó que de los más de 350 clientes del cambio, que tenía aproximadamente diez millones de dólares, 22 concentraban alrededor de 8,5 millones de dólares, de los cuales unos cuatro millones pertenecen a Sanabria. Ayer Búsqueda informó que una de las personas que realizó operaciones importantes en el cambio es la hermana de Francisco, Paula Sanabria, así como su esposa, Carolina Serna. También figuran, con importantes saldos, acreedores o deudores integrantes de la familia Calvete Guadalupe, socios en el cambio, así como la empresa Blas Propiedades, uno de cuyos dueños es el presidente de la Junta Departamental de Maldonado, el edil nacionalista Rodrigo Blás. Según las fuentes del semanario, también se registran depósitos y retiros del secretario general del Partido Colorado, el diputado Germán Cardoso, que, consultado, dijo que operaba con el cambio para hacer giros por Redpagos.

 

COLABORA CON KAOS