Publicado en: 15 enero, 2018

Noticias Uruguayas 14 enero 2018

Por Colectivo Noticias Uruguayas

URUGUAY: Salud como un derecho fundamental

El Alzamiento Popular Antiimperialista que gestó la verdadera independencia de Panamá // Panamá: Juramos que siempre será 9 de enero // HONDURAS: ¡BESTIAL! REPRESIÓN MILITAR BOICOTEA PROTESTA DE OPOSICIÓN HONDUREÑA // Masiva movilización en Tegucigalpa termina con represión militar // Ser de izquierda en tiempos sombríos por Emir Sader // CATALUNYA-Estado español: Junqueras, Forn y Sànchez tendrán que delegar su voto mientras estén en prisión // Pérez Tapias abandona el PSOE: “‘Socialista’ se dice de muchas maneras” // Podemos: Iglesias buscará recuperar el debate social frente al bloqueo del ‘procés’ // URUGUAY: Salud como un derecho fundamental

 

URUGUAY

Salud como un derecho fundamental

12Ene

AFUSEC

Pasaron las tradicionales fiestas de fin de año, sin la trascendencia de otros años, sin mucho ruido y casi podríamos decir que pasamos sin habernos dado cuenta; pero este nuevo año es un periodo complejo y diferente en muchos sentidos.

por Pablo Cabrera

Este nuevo año trae desafíos importantes, ya que es el último año donde podremos tener incidencia en el aspecto presupuestal, esta nueva Rendición de Cuentas será la última en este período de gobierno con posibilidad de incrementos en los rubros y por lo tanto tendremos que trabajar fuertemente desde este tiempo si queremos lograr cambios en el presupuesto general.
Este año marca los diez primeros años de construcción del Sistema Integrado de Salud, un camino a medio transitar, pero que podemos comenzar con algunas evaluaciones, primarias, por cierto, pero que tienen un gran valor porque nos permiten profundizar las cosas que se ha hecho bien y mejorar en aquellas que con errores no han generado las respuestas esperadas.
Debemos poner mayor hincapié en el fortalecimiento del primer nivel de atención, lograr verdaderos cambios a nivel cultural, apelando a nuevos procesos educativos, rompiendo los esquemas que este sistema de mercado nos impone, formando y amplificando las capacidades desde una lógica de entendimiento de las necesidades visibles y las ocultas, desde la persona y su entorno y no como un bien de consumo.
Los grandes desafíos son el lograr procesos de transformación social, romper las brechas que separan a las personas por factores totalmente externos, economicistas y que han deteriorado los lazos que construyen el entramado social.
Temas como la violencia de género y generaciones, la niñez y adolescencia podrán tener un salto cualitativo y cuantitativo se trabajamos en cambios en la forma que se instrumenta y desarrollan las políticas que se han definido y que están atadas directamente al sistema de salud, por esto nuestra insistencia en el apoyo real al primer nivel de atención y apropiarnos realmente del cambio en el modelo de atención.
En otro plano también es importante para este año comprender la relación existente entre Presupuesto Nacional y SNIS, caminan juntos, van de la mano, pero no están atados el uno al otro como si fueran uno. Esto es bien importante ya que debemos tener claro que le solicitamos a uno y que le pedimos al otro, muchas respuestas que surgen del presupuesto son directamente vinculadas al proceso de acción del sistema de salud, como lo son los salarios de los trabajadores públicos, la transformación de unidades ejecutoras, recursos materiales que impactan directamente en el sub-sector público que es integrante del sistema, pero la verdadera organización de las personas, las prestaciones y las conductas que todos los actores del sistema deben tener es exclusivo de la propia construcción del sistema y las definiciones del carácter político que se toman con respecto a el mismo. Por esto se hace necesario concretar un proceso de transformación, crear bases fuertes en temas que son los pilares fundamentales, que sostienen el funcionamiento del accionar cotidiano, pensar y valorar más a las personas.
Existen exigencias varias, pero ¿cuánto se ha valorado lo que aportan los trabajadores para hacer realidad este gran proceso de cambio?
Uno de los pasos más esperados es lograr un equilibrio en las relaciones de trabajo, romper las barreras que separan a los trabajadores mediante salarios sumamente dispares, competencias diferentes ante iguales funciones, además de una gran competencia desleal de parte de muchos actores del sistema, intentando captar a los más capaces en una lógica de remuneraciones que no coinciden con las posibilidades que tiene el país y que siempre impacta negativamente en el sector público.
Nuestra máxima debe ser la creación del estatuto único del trabajador de la salud, donde se enumeran derechos y obligaciones para todos, con roles bien definidos y responsabilidades acordes a cada integrante del sistema; sabemos que para esto deberá pasar un tiempo, por esto este año deberá tener un avance con la concreción del estatuto de funcionarios de ASSE, algo central para dar orden y respuesta de carácter funcional a los trabajadores del organismo.
En cuanto a los temas salariales, deben estar regulados de acuerdo a las funciones que se desarrollen, y con grados de mayor paridad, algo que el sector privado en alguna medida tiene, a través de los laudos en el consejo de salario, pero deberíamos contar con laudos generales para las funciones y no importando en que institución se trabaje, el salario a igual función debería ser el mismo.
Junto con esta acción deberemos contar con una regulación en el manejo de los costos y los precios, ya que no es lo mismo cuanto puede costar la producción de un medicamento, un procedimiento y el precio que se coloca en el mercado, esto hace que existan altos precios disparados de los costos, encubriendo verdaderas ganancias, e impactando fuertemente en el manejo de los recursos que el país debe destinar para resolver los temas de salud de la población.
Hoy existen grupos que se enriquecen a través del sistema de salud, y es el Gobierno el que debe tomar mediadas claras para lograr cambios sustanciales, ya que la definición de salud como un derecho fundamental, no como una mercancía es una responsabilidad del Estado cumplirla.

Monsanto y sus amigos del alma

Con Alejandro Nario, titular de la Dinama: “No hipotequemos el futuro”.
Por José López Mercao lunes 1 de enero de 2018 – CARAS Y CARETAS
El ingeniero químico Alejandro Nario es titular de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) y en tal carácter resume la posición del organismo ante la liberación comercial de cuatro eventos transgénicos. Además, marca algunas líneas de lo que podría constituirse en un camino de alternativa ante el círculo vicioso que implica la introducción de agrotóxicos cada vez más potentes para combatir malezas cada vez más resistentes.
“Estamos ante cuatro situaciones diferentes, que nosotros no compartíamos, porque agregan riesgos y no comportan ningún beneficio para Uruguay. Uno de los maíces es para una plaga que no existe aquí y que además no tiene ningún valor comercial. No mejora la productividad, no mejora nada. Entonces el país tiene que tomar un riesgo por algo que no le da beneficio.
Del otro no se sabe nada acerca del flujo genético que va a tener luego que sea liberado. No hay estudios suficientes como para suponer que esto no pueda significar un problema para el maíz criollo.
Lo segundo son dos variedades de soja que se incorporan frente a la resistencia de las malezas al glifosato, que ya se han vuelto resistentes a la acción conjunta de varios herbicidas. En consecuencia se introducen plaguicidas más potentes, algunos de los cuales ya han tenido problemas en otros países, como Estados Unidos, porque el Dicamba en particular es muy volátil y eso hace que en verano tengas mucha más deriva de la que es usual en los agroquímicos. Si han existido infinidad de denuncias contra los efectos del glifosato, estamos convencidos de que la acción de este nuevo herbicida los va a multiplicar”.
“Por lo mismo dijimos que nuestra responsabilidad como ministerio es negarnos a la liberación de ese evento cuyos efectos y consecuencias no están estudiados”.
“En lo personal, pienso que Uruguay tiene una ventana de oportunidades para comercializar productos de alta calidad. Lo ha demostrado con la trazabilidad ganadera, que ha contribuido a valorizar nuestras carnes en el mercado internacional.
Creemos que también hay una oportunidad para una agricultura distinta, que tenga escala, que tenga calidad. Tal vez si uno lo mira a nivel global sea más complejo, pero a la escala de lo que produce Uruguay deberíamos tener una ventana de oportunidades en mercados exigentes, que pagan más y que nos permitirían tener mayor valor agregado. Porque ese tipo de producción demanda una alta relación con la asistencia técnica, por lo tanto es más trabajo, permite que escalas más chicas puedan desarrollar la tarea.
Hoy lo que vemos es que la escala debe ser cada vez mayor para hacer unidades rentables porque el costo de los insumos crece a nivel global. Más maquinaria, más petróleo, más insumos químicos, que hacen que la producción se encarezca. Por lo tanto, para que la unidad sea más rentable tiene que tener cada vez más hectáreas, lo que hace que los productores más chicos queden fuera del sistema.
Cierto tipo de producción, con mayor valor agregado, nos permitiría desarrollar una estrategia para algún sector que día a día se está perdiendo. Son conocidos los datos acerca de la extranjerización y la pérdida de productores familiares, lo que es realmente preocupante”.
“Además, estamos preocupados por los polinizadores. Creemos que cuando vemos la cadena comercial hay que considerarla en su conjunto. Si este tipo de producción termina afectando a otras, el tema tiene que estar arriba de la mesa. Nosotros planteamos que es necesario que Uruguay construya información para saber efectivamente lo que está pasando. Cuando hablamos de polinizadores, no nos referimos sólo a las abejas, sino a los abejorros, a las pequeñas aves, a especies naturales que están en problemas y eso se está dando en las últimas décadas. Estamos viendo problemas en la conservación de especies que no tienen explicación si no consideramos los sistemas como conjuntos. O sea, que algo que uno está haciendo en un departamento puede repercutir a cientos de kilómetros de distancia. Las cadenas tróficas son algo que uno tiene que comprender y proteger si quiere proteger el medioambiente. Vemos que no hay tal línea de estudio y por eso nuestra preocupación”.
“La naturaleza combate la uniformidad. Es una estrategia que está presente en todo ecosistema, y el hombre fuerza la uniformidad a través del consumo de petróleo. En realidad, lo que nosotros estamos haciendo es pasar petróleo a alimento. Porque los insumos químicos son todos en base a petróleo, los altísimos consumos de energía que exigen tanto los sistemas de riego, como la maquinaria, son exorbitantes. Y se trata, básicamente, de energía no renovable. Estamos basando nuestra alimentación en un sistema que está pereciendo, que está basado en el abundante consumo de carbono. Eso nos genera problemas a futuro. ¿Cuánto tiempo más se va a poder sostener un sistema de alimentación basado en el petróleo? Sobre todo si se tiene en cuenta que es un insumo que viene en decadencia. Sólo una frase para resumir: no hipotequemos el futuro”.https://findesemana.ladiaria.com.uy/media/photologue/photos/cache/p2f1__20171221_ma_292_1200w.jpg

Mariela Pelegrin y Pablo Álvarez. Foto: Manuela Aldabe

La suma de los factores

Los integran dos organizaciones políticas del FA que ya han tenido expresión electoral: Congreso Frenteamplista y Frente en Movimiento (M-764). También otras más nuevas, como la agrupación Construyendo Izquierda, que tiene entre sus referentes al ex subsecretario de Salud Pública Leonel Briozzo y a la ex directora de Inmujeres Beatriz Ramírez. Además, se han sumado al espacio figuras independientes, como el director de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera; el ex titular de esa dependencia, Julio Calzada, y el ex diputado nuevoespacista Jorge Caffera, entre otros. Es probable que en las próximas semanas se confirmen otras incorporaciones, aseguran.
Se llama RAIZ y en estas horas discuten un borrador de documento programático que presentarán en público en los próximos días. La diputada Mariela Pelegrin (Congreso Frenteamplista) y el ex coordinador de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Pablo Álvarez (Frente en Movimiento) explicaron a la diaria que las primeras charlas empezaron hace tres o cuatro años, pero terminaron de plasmarse hace menos de un mes, tras varias reuniones en comités de base. Los próximos pasos: consolidar los espacios de trabajo conjuntos en los municipios, las coordinadoras, las departamentales y las unidades programáticas del FA; además, intentarán formalizar la participación en ámbitos como la Mesa Política.
“Dentro del FA estamos dispuestos a hablar con cualquiera. Partimos de la base de que hay 20% de los votos frenteamplistas que no están representados ni en el Parlamento ni en los órganos del FA ”, estima Álvarez, quien considera que el espacio para las alianzas dentro del FA “no está acabado y se puede seguir creciendo”.
Pelegrin, en tanto, explica que la idea es consolidar a RAIZ y al mismo tiempo mantener la identidad de los grupos. “El nombre también tiene que ver con la necesidad de volver a las raíces. Está claro que hoy la realidad no es la misma que la de 1971, pero pensamos que hay algunos principios que deben ser inamovibles, como la ética y la transparencia”, señaló.
A nivel parlamentario, Pelegrin, que ocupa la banca de Víctor Semproni, espera que la aparición de RAIZ sea una herramienta útil para “mejorar la capacidad de negociación y propuesta”.
“Hoy la bancada del FA resuelve por dos tercios, algo que sólo dos sectores pueden alcanzar. La realidad es que para los grupos más chicos la capacidad de influir es mucho más difícil”, señaló. Por estas y otras lógicas en las que se imponen los grandes sectores, Pelegrin hace un balance negativo de la tarea parlamentaria: “A veces siento que hemos perdido la perspectiva de para quién gobernamos. Deberíamos hacernos esa pregunta todos los días: por qué y para quién estamos ahí”.
Antes de la resistencia
El documento que discuten los militantes de RAIZ ya tiene algunos énfasis, asegura Álvarez. Uno de ellos: establecer un plan de “tolerancia cero” a la pobreza infantil y dirigir todos los esfuerzos políticos y presupuestales para alcanzarlo. También habló de otras desigualdades que “lamentablemente todavía rompen la cara”: como la étnico-racial (“los afrodescendientes están peor posicionados en todos los indicadores, no es algo azaroso y hay que enfrentarlo”) y la territorial, en particular en Montevideo. Frente en Movimiento, el grupo que integra Álvarez, viene trabajando desde hace algunos años en las temáticas vinculadas a las discapacidades; de hecho, otro de sus referentes, Federico Lezama, es el director de la Secretaría de Accesibilidad para la Inclusión de la Intendencia de Montevideo. “Y es un tema que también tiene que ver con las desigualdades, porque la mayoría de los casos de discapacidad se concentran justamente en las zonas más pobres”, señaló.
Hay otros temas que serán prioritarios: la realidad de las personas migrantes, el acceso a la vivienda y la posibilidad de una Renta Básica Universal, entre otros. “El FA, más que unidad ideológica, hoy lo que tiene como principal impronta es su unidad programática. Por lo tanto, el esfuerzo programático que tenemos que encarar en 2018 puede ser fundamental para un cuarto gobierno”, opinó Álvarez.
Según el ex diputado, interpretar los desafíos que tiene Uruguay y cuáles serían las mejores soluciones son “elementos centrales” para el futuro. “Porque si no, nos vamos a quedar sólo en ver cómo hacemos para no retroceder, y eso no es de izquierda. Podrá ser un elemento central para la resistencia, pero antes tenemos que preocuparnos por cómo seguimos resolviendo en forma creativa los desafíos que nos quedan”, concluyó.
-->
COLABORA CON KAOS