No son inmigrantes ni refugiados: son personas

Por Manuel Carmona Curtido

Occidente ha convertido África en un polvorín en llamas, y ahora nos negamos a dar asilo a aquellas personas que quieren salvar sus vidas de una muerte segura. De aquellos polvos estos lodos.

La crisis provocada por la situación del Aquarius, barco de rescate en el mediterráneo fletado por las ONGs “SOS Mediterranee” y “Médicos Sin Fronteras”, que lleva a bordo 629 personas, rescatadas de una muerte segura en las aguas del mar mediterraneo, ha sacado los más bajos instintos de una parte importante de la población española una vez se ha sabido que el Gobierno ha ofrecido nuestro país como puerto seguro para el atraque de dicho barco.

No voy a reproducir los argumentos que buena parte de nuestros compatriotas han utilizado para posicionarse en contra de esta actuación, simplemente por la falta de verdad y de humanidad que demuestran.

La palabra humanidad en su segunda acepción por la Real Academia de la Lengua significa “sensibilidad, compasión, bondad hacia los semejantes”, algo de lo que adolecen todas estas personas que han rechazado que España sea un puerto seguro, que prefieren que estas personas mueran en el mar a que puedan seguir viviendo.

A pesar de lo que muchos puedan pensar, no se trata de un problema de racismo, a estas personas se les rechaza, simplemente porque son pobres, porque no tienen nada.

Occidente ha convertido África en un polvorín en llamas, y ahora nos negamos a dar asilo a aquellas personas que quieren salvar sus vidas de una muerte segura. De aquellos polvos estos lodos.

Estas personas son rechazadas porque son percibidas como un peligro para la estabilidad en la sociedad de acogida, los bulos montados para argumentar el rechazo son desmontados continuamente y aun así se siguen repitiendo una y otra vez. Se ha perdido la empatía, el ponerse en lugar del otro, como nos sentiríamos si fuésemos nosotros…

Europa debe actuar de manera conjunta para dar una solución a la crisis humanitaria que vive su frontera sur, un plan de acción seguro, abrir vías de salida seguras de las zonas de conflicto, y poner a su diplomacia a trabajar para eliminar los focos de violencia e injusticia que provocan el éxodo masivo de personas de sus países de origen. Sólo hay que profundizar un poco en cada conflicto abierto y ver quién se beneficia de esta situación, en su mayoría empresas multinacionales occidentales.

Terence Turner dijo “En términos de mercado todas las entidades de cualquier ámbito son sólo consumidores o productores potenciales”. Si estas personas no son percibidas ni como productores ni como consumidores, sólo pueden ser percibidos como parásitos, lo que los deshumaniza y justifica su muerte.

El ser humano es más que un productor o un consumidor, los movimientos migratorios han sido constantes a lo largo de la historia y la humanidad se ha enriquecido de él.

Salud.

COLABORA CON KAOS