No al preacuerdo sobre el Convenio del Metal firmado por CCOO y UGT

Por Co.bas - Sevilla

CCOO y UGT defienden que el preacuerdo se mantenga en secreto hasta su ratificación y defienden firmarlo sin consultar a los trabajadores/as (“los trabajadores ya votaron cuando nos eligieron, no tienen por qué ratificar ahora nada”).

Un acuerdo sin mejoras para nosotros mientras la patronal se forra

Durante la crisis perdimos gran cantidad de derechos mientras actualmente las empresas del sector experimentan una evidente recuperación económica, que incluye récords históricos en beneficios y exportaciones. Si no es ahora el momento de conseguir mejoras notables en salario y descansos, ¿cuándo lo será?

La subida de salario pactada para los próximos 3 años será del 2%, 2,1% y 2,2%, respectivamente. Sólo si el IPC (previsto, no el real) superase esos valores, entonces la subida sería igual al IPC. Es decir, la prometida subida del 2% más el IPC no será, sino que se queda en o el 2%, o el IPC (si éste es mayor que 2). Esto no sólo mantiene la pérdida de poder adquisitivo que hemos sufrido en los últimos años, sino que encima se deja a merced de los empresarios la decisión de subir o no, ya que no se va a derogar el artículo 5 del convenio, que permite a las empresas absorber la subida con una bajada equivalente de las primas (con lo que nos quedaríamos cobrando lo mismo).

En cuanto a las horas extras que fueron abaratadas en el pasado convenio, la prometida subida, también ha quedado finalmente en nada.

Respecto a los descansos: no se disminuye ni una hora. Queda en 1759 horas anuales (una de las más altas del Estado español), ni tampoco se anula la posibilidad que tienen las empresas de no computar los quince minutos del bocadillo como jornada de trabajo (quedando que la jornada diaria en lugar de 8 horas es de 7 horas y 45 minutos y perdiendo, por tanto, unos 7 días de vacaciones al año). La consecuencia la conocemos bien, hay años que después de echar todos los días y no tener un solo puente, encima aún le debemos más días a la empresa, que debemos trabajarles fuera de jornada.

¿De verdad no se puede conseguir nada mejor?

El argumento de CCOO y UGT de que esto es lo máximo que han podido conseguir nos parece bastante pobre. Con la experiencia que tienen, ¿realmente esperaban que sentados en una mesa la patronal les iba a firmar mejoras sustanciales? ¿Acaso es preciso recordarles que la fuerza del sector radica en la capacidad de movilización y reivindicación del grueso de los trabajadores del metal? ¿No saben estos sindicalistas profesionales que para negociar un convenio es su obligación realizar Asambleas de Trabajadores/as en empresas y polígonos para elaborar en conjunto tanto las reivindicaciones que la mayoría quiere como el calendario de movilizaciones necesario para conseguirlas? ¿De dónde se sacan que “la gente pasa y no está dispuesta a nada”? ¿De quién es la tarea de ponerse a la cabeza de la convocatoria de Asambleas y empujar para ver hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar con medidas de presión? ¿De la gente o de los sindicatos? ¿Hasta cuándo van a seguir culpando a los jóvenes y a los sectores más precarios de la falta de movilización en vez de mirar la responsabilidad que tienen las direcciones de CCOO y UGT?

Un acuerdo sin transparencia ni democracia

El pasado lunes 4 de junio los sindicatos CCOO y UGT firmaron este preacuerdo de Convenio con la patronal del metal (FEDEME) para los próximos 3 años. Esta semana, asambleas de delegados de estos sindicatos deben ratificar el preacuerdo firmado que mantienen en secreto incluso para sus propios delegados (que no lo conocerán hasta dichas asambleas). Evidentemente con estos métodos es imposible que seamos el conjunto de los trabajadores/as afectados quienes podamos decidir sobre dicho preacuerdo. De hecho, ni siquiera podemos opinar ya que ni nos informan del contenido exacto del preacuerdo ni menos aún se convocan Asambleas para escuchar nuestra opinión al respecto.

CCOO y UGT defienden que el preacuerdo se mantenga en secreto hasta su ratificación y defienden firmarlo sin consultar a los trabajadores/as (“los trabajadores ya votaron cuando nos eligieron, no tienen por qué ratificar ahora nada”). Desde el sindicato COBAS opinamos exactamente lo contrario: sólo el conjunto de los trabajadores/as del metal, a través de Asambleas por fábrica y del sector, estamos legitimados/as para tener la última palabra sobre lo que se firma y lo que no, con una negociación y un preacuerdo totalmente transparentes.

Esto aún no se ha terminado. Los trabajadores/as debemos tener la última palabra.

Estamos en una semana crucial en relación al Convenio que regirá nuestras condiciones laborales en los próximos tres años. Es preciso hacer toda la presión posible sobre CCOO y UGT para que no firmen el acuerdo que se traen entre manos. Desde COBAS hacemos un llamamiento a los trabajadores/as del metal de Sevilla para exigir a estos sindicatos que retiren su firma del preacuerdo y que comiencen un proceso de convocatorias de Asambleas en polígonos y empresas donde se decidan las líneas rojas irrenunciables en el Convenio, así como las medidas de movilización y presión necesarias para conseguirlas. También hacemos un llamamiento a los delegados/as de CCOO y UGT para que no se disciplinen a sus direcciones sindicales y se sumen a sus compañeros/as en el rechazo a este preacuerdo, que es un nuevo retroceso en nuestras condiciones laborales.

¡BASTA DE NEGOCIACIONES SECRETAS Y ACUERDOS A ESPALDAS NUESTRAS!

¡QUE LOS DELEGADOS/AS DE CCOO Y UGT NO AVALEN ESTE FRAUDE Y RESPETEN LA DECISIÓN DE LAS ASAMBLEAS!

¡ASAMBLEAS POR FÁBRICA Y DEL SECTOR PARA RECHAZAR EL ACUERDO Y VOTAR UN PLAN DE LUCHA!

Hemos conseguido el preacuerdo. Podéis consultar el preacuerdo firmado pinchando aquí

 

 

No al preacuerdo sobre el Convenio del Metal firmado por CCOO y UGT

 

 

COLABORA CON KAOS