Publicado en: 11 diciembre, 2016

(Vistalegre II) Ni debates disyuntivos ni debates excluyentes: debates desde el compromiso para fortalecer la unidad

Por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

Cualquier proyecto político que aspire a convertirse en primera fuerza electoral en una sociedad como la nuestra debe necesariamente ser un proyecto basado en una pluralidad de voces, rostros e ideas, a menudo incluso contrapuestas entre sí en diversos aspectos. Solo así es posible aspirar a seducir a un número suficiente de electores y electoras […]

Cualquier proyecto político que aspire a convertirse en primera fuerza electoral en una sociedad como la nuestra debe necesariamente ser un proyecto basado en una pluralidad de voces, rostros e ideas, a menudo incluso contrapuestas entre sí en diversos aspectos. Solo así es posible aspirar a seducir a un número suficiente de electores y electoras capaz de constituirse en una fuerza electoral hegemónica. Esto es de primero de comunicación política. Donde no puedan llegar unos, llegarán otros. Donde unos generen rechazo, otros podrán generar adhesiones. Donde uno genera incertidumbre, otros podrán generar certezas, esperanzas e ilusiones. Diferentes perfiles públicos para diferentes tipos de potenciales votantes que puedan de una u otra manera sentirse apelados e identificados por las propuestas comunes de tal partido. Será en la suma de una combinación de este tipo donde una fuerza política podrá encontrar su camino hacia la victoria electoral. Eso es lo que electoralmente hablando debemos llamar “transversalidad”.

Ahora bien, tal pluralidad y diversidad de voces e ideas debe aparecer como una suma y no como una disyuntiva, mucho menos como una oposición entre sí. Si lo primero es lo que te permite llegar a diferentes sectores socio-electorales y, sumados todos ellos, te hace posible aspirar a convertirte en fuerza mayoritaria, lo segundo es el principio del fin de cualquier proyecto. Si los propios potenciales votantes de un determinado proyecto deben empezar a elegir entre las diferentes caras e ideas vinculadas a tal proyecto, desde una lógica tipo “X me representa e Y no me representa, ergo si gana X voto a este partido y si gana Y no lo voto (y viceversa)”, el espacio electoral de tal fuerza política se verá mermado irremediablemente. El elector no castiga a un partido divido y enfrentado internamente tanto por el hecho de estarlo como por el hecho de que con ello se le obliga a elegir, de forma disyuntiva y excluyente, entre algunas de las ideas y de los rostros en disputa. No se piensa ya en clave de partido sino de personas, de personas cuyas e ideas y rostros se enfrentan entre sí de manera excluyente.

Si esa división interna de tipo disyuntivo se expresa además como un enfrentamiento abierto entre el número 1 y el número 2 de un determinado partido, y además una de las dos posiciones se presenta públicamente por los medios de comunicación como “moderada”, “ganadora”, “seductora”, “sensata”, “democrática”, etc., a una misma vez que la otra es presentada como “extremista”, “sectaria”, “autoritaria”, etc., el riesgo potencial para esa fuerza política es enorme. Gane quien gane en ese enfrentamiento los daños colaterales serán elevados. Si gana la parte que se presenta como “moderada” existe el riesgo de que aquellas personas y electores que se identifican con la otra parte huyan en masa, decepcionados, en busca de espacios más acordes a su visión rupturista de la política (en tanto fue aquello lo que en origen les movió a sentirse atraídos por lo que dicha fuerza representaba). Si gana la parte que se presenta por los medios como “extremista” el daño puede ser todavía mayor: no solo aquellos ya votantes que se identifican con la parte “moderada” dejarán de sentirse atraídos por tal fuerza, sino que el mensaje consecuente será que tal partido, una vez elegida su línea política a resultado de un proceso de debate interno, se ha convertido voluntariamente en una fuerza “extremista” y, por tanto, una fuerza poco atractiva para todas aquellas personas, todavía no votantes pero que podrían llegar a serlo en tanto se mueven en espacios socio-electorales colaterales, situadas en posiciones “moderadas”.

Por ello resulta tan peligroso que el debate interno de un determinado partido se exprese en esas claves. Proponer un debate a la interna sobre la base de significantes tan cargados de simbolismo político como “democracia”, “transversalidad”, “ganar-perder”, “ilusión-desilusión”, etc., aunque internamente pueda resultar provechoso de parte de cara a “vender” un modelo de partido a la militancia, a medio y largo plazo es empezar a acabar con cualquier posibilidad de victoria real de ese partido. Sobre todo si quienes finalmente acaban ganando en los procesos internos son aquellos que previamente han sido señalados como “menos democráticos”, “perdedores” o “extremistas”. Forzar a la gente a debatir en esas claves es un suicidio. No hay rédito político a la interna que pueda justificar, y mucho menos compensar, el daño que se le hace a ese partido a la externa con tales planteamientos de debate.

Los debates internos son necesarios y deben estar presentes de forma cotidiana en cualquier organización política que ose llamarse a sí misma democrática. Pero, por encima de eso, es necesario que exista un compromiso común con el proyecto que haga que tales debates se den de forma sana, racional y argumentada, desde las propuestas y las ideas, y no desde la disputa de significantes políticos que en esencia deben ser disputados hacia afuera en la confrontación con los adversarios políticos en liza, nunca hacia la interna. Si a la interna se debate sobre quién es más o menos democrático, quién es más o menos ganador, quién es capaz de resultar más o menos ilusionante o quién es más o menos transversal, ¿qué dejamos para disputar a la externa? Dejaremos un partido roto incapaz de enfrentarse unido a los desafíos que la sociedad le demanda y además con una imagen hacia el exterior de que lo que importa es el control interno de la organización, el debate interno, y no su proyección hacia fuera a objeto de ser atractivo para una mayoría social. Un partido “más de lo mismo”. Decepcionará a los que pierdan, etiquetará a los que ganen y, en general, dejará de ser visto como algo diferente y atractivo por los electores potenciales que un día confiaron en él precisamente por ser “algo distinto” a lo “viejo”.

Entiendo pues que existen unos límites que, por el bien del conjunto de una organización, no se deberían traspasar si lo que se pretende de verdad es que un determinado proceso o debate interno sirva para que esa organización pueda seguir aspirando a crecer:

1 Presentar una iniciativa de debate y sus ideas asociadas como ejemplo de “avances en democracia” frente a la deriva “autoritaria” o de “retroceso democrático” que de forma indirecta se asocia con las formas, las ideas y las propuestas de otros “sectores” internos.

2 Asociar sus ideas y planteamientos a un proyecto “ganador” frente a la, hemos de suponer, apuesta “perdedora” que representarían otros sectores del partido.

3 Asociar ideas tales como “ilusión” a un determinado sector del partido, frente a, hemos de suponer también, la “desilusión” generada o vinculada a quienes apuestan por  otros planteamientos.

4 Cuestionar el funcionamiento de órganos internos tales como los órganos de Garantías y, por tanto, reforzar así la idea de existe un sector “autoritario” que, controlando estos órganos, actuaría de parte y no en función de las “resoluciones democráticas” aprobadas.

5 Abrir el debate interno a los principales medios de comunicación con debates basados en cualquiera de los cuatro puntos anteriores, jugando así con los marcos previos que tales medios han impuesto en el tratamiento de los debates internos, y de alguna manera ayudando a construir un relato de “buenos” y “malos” en función de los intereses de tales medios.

Pensemos ahora si en el debate interno de PODEMOS estamos o no cayendo en algunos de estos posicionamientos y debates tan dañinos para el conjunto de una organización. Y si de verdad queremos debatir en seriedad y con aspiraciones reales no de lucha interna sino de pensar en un futuro a medio plazo que haga posible a PODEMOS seguir creciendo electoralmente, pensemos si tal vez no se nos esté yendo la “disputa” de las manos. Tenemos un arma muy poderosa entre nuestras manos, no la pongamos en riesgo solo porque no podamos controlarla todo lo que nos gustaría o, peor aún, porque no aceptemos la realidad interna que hasta el momento ha ido saliendo de los diferentes procesos de votaciones y consultas internas que se han llevado a cabo desde Vistalegre I hasta la fecha (orgánicos y políticos-consultivos). Ningún partido político cuyo número 2 ejerza como principal fuerza de oposición interna a lo que representa públicamente, como rostro y como proyecto político, el número 1 del mismo, podrá aspirar a ganar verdaderamente unas elecciones. Una situación así implica necesariamente un gasto constante de energías en la disputa interna y un desgaste sistemático de la figura de ambos dirigentes a través de los periódicos “enfrentamientos” entre sí que los grandes medios de comunicación se encargarán de airear permanentemente, que acabarán, antes o después, por dividir y enfrentar a su propia militancia, y, con más razón todavía, al electorado potencial de ese partido (obligado a posicionarse de forma disyuntiva en la lucha interna o directamente cansado de que exista la misma). Pero si además es la línea política de ese número 1 la que es señalada como “poco democrática” o “extremista” por los debates críticos impulsados desde las opiniones/planteamientos del número 2, el fracaso está asegurado. Un partido dividido y enfrentado en el cual, además, se imponen las posiciones que públicamente se identifican con las posiciones más “negativas”, no tiene el menor recorrido.

Sensatez y altura de miras. Unidad y compromiso. Responsabilidad. Es lo que nos piden todos y cada uno de esos cinco millones de votantes que ya tenemos y los varios más que podríamos llegar a tener si es que no nos empeñamos en destruir el proyecto por el camino a base de peleas internas y de debates absurdos sobre determinados significantes políticos que en última instancia se expresan como disyuntivas excluyentes entre diferentes sectores del partido y no como suma integradora de los mismos.

*Pedro Antonio Honrubia Hurtado. Analista político y militante de Podemos

COLABORA CON KAOS