Morir matando

Por Ramón Cotarelo

El enfrentamiento se agudiza e intensifica. El PSOE ha sido engullido en la espiral patriótica de la derecha.

Por Ramón Cotarelo

El enfrentamiento se agudiza e intensifica. El PSOE ha sido engullido en la espiral patriótica de la derecha. A extremos vergonzosos, como ese alcalde de Valladolid que ha dejado sin calle a Rigoberta Menchú por tres tuits criticando la represión en Cataluña. Estos socialistas son muy modernos, están en internet, pero su mentalidad sigue anclada en algún tiempo anterior. Seguramente el del juez que procesó a unos titiriteros.
Se ha formado un gobierno de unión nacional, un tripartito con una “derecha” jingoista en C’s, una “izquierda” chauvinista en el PSOE y un PP oligárquico de ordeno y mando que aprovecha para presentarse como “centrista”. Los tres blanden el 155 como un ultimátum en dos tiempos: el lunes, cuando la Generalitat ha de aclarar si se ha proclamado o no una DI y el jueves siguiente en caso de “sí”, para rectificar, esto es, retirar la DI so pena de aplicación del 155. Obsérvese que es un ultimátum sin alternativa porque tanto el “sí” como el “no” tienen el mismo efecto: la derrota. La diferencia aparente es que un caso lleva directo al 155 y el otro, no. Pero eso es falso porque el gobierno ya procede con un 155 no declarado: la presencia del contingente armado, su desaforada actuación, los buques atracados en puerto, la intervención de las cuentas de la Generalitat entran perfectamente en el elástico concepto de “medidas necesarias” que prevé dicho artículo. Así que la amenaza del ultimátum reside en la legalización de la arbitrariedad gubernativa, porque, obviamente, cada cual interpreta las “medidas necesarias” como le da la gana.
Esa es la respuesta del gobierno y la oposición en el tripartito del “¡a por ellos!” a la DI del Parlament y su periodo de carencia en demanda de diálogo y negociación de igual a igual. A los efectos mediáticos, esto se concreta en la banda de los tres contra el MH. Los aficionados al cine recordarán la escena cumbre de Solo ante el peligro. El resultado solo puede ser uno: responder “sí”. Esto deja tres días para proclamar la DI de modo definitivo, sin plazo de espera ya que la otra parte lo ha rechazado.
Con el ultimátum, el gobiernoposición exige una rendición sin condiciones, algo que el campo independentista no va a aceptar. El gobierno lo sabe y sigue pues su propósito es el de vencer con escarmiento. Para enmascarar o endulzar la amargura que muchos socialistas sentirán respaldando una decisión tan injusta como inútil, hablan de una reforma de la Constitución a la que se ha sumado el PP, como si eso tuviera el más mínimo valor. Realmente, para la izquierda española, Cataluña ha sido una apisonadora. ERC ya ha hecho saber que no participará en ninguna reforma un texto al que no otorga otro valor que el de ser un cerrojo para las aspiraciones del pueblo catalán y, en realidad, de todos los pueblos de España, si las tuvieran.
Esta negativa cerrada a todo diálogo tiene un vicio de salida y otro de llegada. El de salida: al bendecir la aplicación del 155, el PSOE está legalizando la dictadura. La citada provisión de las “medidas necesarias” obviamente dejan al arbitrio del gobierno cuáles puedan ser. De este gobierno, el de la Ley Mordaza y la de Seguridad Nacional. El artículo 155 configura una especie de dictadura constitucional schmittiana. El de llegada: aun suponiendo que la gestión del 155 no genere crisis y tumultos de variado orden, el final parece ser la convocatoria de elecciones autonómicas. No es de esperar que se preste atención al portavoz Casado y se prohíban los partidos independentistas, aunque, con esta tropa, nunca se sabe. Y, de darse las elecciones y repetir mayoría absoluta independentista en el Parlament, ¿qué proponen los del tripartito patriótico? ¿Repetir este proceso?
¿A qué puede deberse esta obstinación en ir contra una práctica -el referéndum- que tarde o temprano acabará dándose? ¿Por qué empeñarse tan tozudamente en que los catalanes no decidan por sí mismos? Sin duda por adhesión rígida a cuestiones de principios del tipo de “la soberanía no se negocia” dicho por un gobierno que negocia con todo, la salud, la educación, la seguridad, las pensiones, el paro, todo.
Pero, más importante que eso y algo que determinará la evolución de este conflicto entre la salida y la entrada, es el punto de vista, la convicción con que el gobierno y sus aliados abordan la llamada “cuestión catalana”. A la idea de que la política del garrote convence a la gente, los más entendidos cuentan con el efecto de la puta i la Ramoneta y dan por cierto que el movimiento independentista remitirá, que habrá una desmovilización general. Un momento especialmente crítico se avecina también el lunes, cuando están citados en la Audiencia Nacional el Mayor de los Mossos, Trapero y los líderes de Ómnium Cultural (Cuixart) y de la ANC (Sánchez). Habrá que ver si los interesados abordan la situación en términos estrictamente procesales o si le dan un giro político y cuál sea la actitud del juez. De la que dependerá también la reacción de la calle, pues la ANC y Ómnium son la columna vertebral social del independentismo catalán. Será en esta ocasión o en la siguiente cuando el tripartito vea que está en una vorágine de acción/reacción social muy peligrosa.
La petición de Unidos Podemos de que se renuncie al 155 y el gobierno se vaya si no dialoga es muy sensata pero inviable. Los que incendiaron la pradera en 2006 y 2010 vienen hoy a apagar el fuego con gasolina, apaleando físicamente y humillando moralmente.
¿Qué creen que va a quedar de este sistema cuando comprueben que ya no pueden sojuzgar a Cataluña?
3 Comentarios
  1. Parece que lo coherente, y lo unico respetuoso con el Parlament, seria enviarle a Rajoy una copia del discurso de Puigdemont y una fecha y hora para una reunion, a confirmar, por dar un paso más, público y notorio, en la voluntad de negociación.

    • G.Pla dice:

      Si pienso lo mismo …y esperar a ver que hace.. pero hay algo a valorar ellos intervendran y convocaran elecciones.. no seria mejor convocar elecciones a continuación.. pienso que conviene parar ahora la acción represiva lo que se pueda .

  2. Pues quedarán las mismas Instituciones en España y Cataluña, ya que unos y otros reducen la “democracia” al voto y los “pueblos” (español y catalán), auque divididos, se conforman con eso.
    O sea que quedará lo de siempre; unos arriba y otros abajo, mientras las mayorías sigan en la servidumbre voluntaria.

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS