Publicado en: 25 noviembre, 2016

¿Más democracia o más barbarie? No lo llames “populismos”, llámalo “dilema histórico”

Por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

“El fin de la historia será un tiempo muy triste. La lucha por el reconocimiento, la voluntad de arriesgar la vida de uno por un fin puramente abstracto, la lucha ideológica mundial que pone de manifiesto bravura, coraje, imaginación e idealismo serán reemplazados por cálculos económicos, la eterna solución de problemas técnicos, las preocupaciones acerca […]

“El fin de la historia será un tiempo muy triste. La lucha por el reconocimiento, la voluntad de arriesgar la vida de uno por un fin puramente abstracto, la lucha ideológica mundial que pone de manifiesto bravura, coraje, imaginación e idealismo serán reemplazados por cálculos económicos, la eterna solución de problemas técnicos, las preocupaciones acerca del medio ambiente y la satisfacción de demandas refinadas de los consumidores (…) Puedo sentir en mí mismo y ver en otros que me rodean una profunda nostalgia por el tiempo en el cual existía la historia. Tal nostalgia de hecho continuará alimentando la competición y el conflicto incluso en el mundo post-histórico por algún tiempo. Aunque reconozco su inevitabilidad, tengo los sentimientos más ambivalentes para la civilización que ha sido creada en Europa desde 1945 con ramales en el Atlántico Norte y en Asia. Quizás esta misma perspectiva de siglos de aburrimiento en el fin de la historia servirá para hacer que la historia comience una vez más.”

(Francis Fukuyama)

El “fin de la historia” ha traído consigo el “fin de la esperanza”. De aquel mundo en el que los seres humanos todavía tenían derecho a soñar con grandes utopías emancipadoras, pasamos a un mundo en el que toda posibilidad de utopía quedó circunscrita al propio espacio, simbólico, político, cultural y económico, del capitalismo. Caídas en desgracia, por la propaganda capitalista, las grandes ideologías revolucionarias de la clase obrera, el capitalismo supo mostrarse como la única utopía posible. Tras 1989, el trabajador ya no podía creer en un futuro donde vivir en un sistema sustancialmente diferente al capitalismo consumista, pero, al menos, podía soñar con tener una vida plena y segura dentro de las propias fronteras capitalistas. Esa era la promesa.

Pasados más de 25 años de aquella promesa la realidad que viven las clases populares en las sociedades capitalistas “desarrolladas” es muy diferente a lo prometido. Ni tienen derecho a soñar con aquellas utopías revolucionarias de antaño, ni el capitalismo les ha proporcionado esa seguridad y estabilidad prometida, sino todo lo contrario. El avance del neoliberalismo y las políticas de austeridad, con su globalización, sus desregulaciones, sus privatizaciones, sus planes de ajuste y sus ataques a los derechos sociales y laborales más básicos, unidos a la progresiva precarización de la vida que tales hechos han conllevado, ha arrojado a las clases populares a la desesperanza. Ni tienen grandes utopías en las que creer, ni tienen esperanzas en el futuro que el sistema les ofrece. El triste tiempo del fin de la historia del que hablara Fukuyama era, visto en perspectiva, básicamente eso: un mundo en el que las esperanzas de las clases populares se han visto frustradas desde todos los puntos de vista posibles (de futuro y cotidianas). Un mundo que, consecuentemente, genera toneladas de frustración, rabia e indignación. Un mundo que es caldo de cultivo propicio para que los “populismos” crezcan y se desarrollen.

Son los mismos medios de comunicación, oligarquías varias y partidos políticos tradicionales que hoy critican el auge del “populismo” en el mundo los que han hecho posible este estado de hechos. Son ellos los responsables de que fenómenos como Trump, el Frente Nacional o tantos otros del estilo, avancen y se expandan por Europa y el mundo. Han sido ellos, con su complicidad y aliento a unas políticas que excluyen a las mayorías sociales y que solo han servido para beneficiar a unos pocos privilegiados, los culpables primeros y finales de que el fascismo avance de nuevo por el mundo. Han sido sus políticas de austeridad, su apuesta por la precarización laboral, su política de trasvase de las rentas del trabajo a las rentas del capital, su apuesta por la competición entre países en base a la bajada de salarios, sus negocios con la sanidad y la educación privada en detrimento de los sistemas públicos, su ataque a los sistemas de pensiones y de seguridad social, su abandono de los desempleados y su necesidad de que existan amplias capas de los mismos para poder imponer sus políticas laborales y de recortes de derechos en base al miedo, los que han acabado, cual destructiva gota malaya, con la esperanza de la gente.

Gente que vive en el alambre pensando que su trabajo no es estable y si todavía lo fuere que nada le asegura que lo siga siendo mañana, que, si tiene suerte de tener trabajo, su sueldo no le da para salir de la pobreza, y que cuando piensa en su vejez, piensa que su pensión no está ya garantizada. Gente que sabe que sus hijos no tienen la seguridad de poder tener un futuro y que están condenados a vivir peor que vivieron sus padres. Gente a la que han echado de su casa o le han obligado a vivir en condiciones de pobreza y a expensas de la caridad. Gente que no puede siquiera pensar en hacer planes de futuro en familia porque las expectativas no les llegan más allá de lo inmediato y con muchas dificultades. Gente que se siente humillada al verse tratada como “perdedores” solo por no tener la posibilidad de vivir con las certezas y las seguridades que le son supuestamente propias al capitalismo según la propaganda interiorizada en sus mentes durante años. Gente que siente que sus vidas no importan nada a quienes gobiernan y que los gobiernos no defienden nunca sus intereses. Gente que cuando perdió su trabajo, o vio cómo su sueldo dejó de ser suficiente para llegar a fin de mes, pensó que era una circunstancia transitoria por culpa de la crisis y que ahora sabe que aquello vino para quedarse. Gente que de una primera “crisis de expectativas” ha pasado a vivir en primera persona una auténtica quiebra de todas sus expectativas vitales. Gente que sabe que su futuro es oscilar entre el desempleo y el empleo precario, y que ya no tiene más esperanza de futuro que la de hacer pagar por ello a quienes le han robado la esperanza, como mínimo impulsando con su voto cambios de gobierno hacia posiciones “radicales”.

Ese es el mundo en el que vivimos en la actualidad y es culpa de los mismos que ahora se asustan ante la emergencia de fenómenos “populistas” que, desde diferentes planteamientos, pretenden dar un golpe en el tablero político de sus respectivos países. Un tiempo en el que las medias tintas y los discursos bien-pensantes han dejado paso a la impugnación radical del orden político. Eso que llaman “populismos” no es más que una consecuencia de la situación de abandono y desesperanza a la que las élites gobernantes han condenado a los pueblos, la respuesta de tales pueblos frente a ello. En un contexto así, cualquier promesa de un “futuro mejor”, aunque sea basado en la creencia de recuperar un pasado “grande” (“Make America great again”), se expande rápidamente. Y si para ello hemos de “prescindir” de millones de personas, lo hacemos. No es que la gente se vuelva loca de repente apoyando propuestas xenófobas, es que ante su desesperación existencial cotidiana y sistemática cualquier promesa de un “futuro mejor” que los incluya y les ofrezca una “salida”, aunque deje fuera de él a millones de personas de la forma más cruel e injusta posible, puede servir para devolverles un poco de la esperanza perdida.

Ahora pues que la amenaza del fascismo avanza de nuevo por el mundo debemos más que nunca recordar que, parafraseando aquella famosa escena de Novecento, los fascistas no crecen en la nada, ni son fruto de la nada. Que “los fascistas no son como los hongos, que nacen así en una noche, no (…) Han sido los patronos los que han plantado los fascistas (…) Pero siempre pagamos nosotros. ¿Quién paga? El proletariado, los campesinos, los pobres”. Ellos, los mismos que ahora se escandalizan y tratan de echar balones fuera, son quienes han sembrado la tierra para que el populismo de extrema derecha crezca de nuevo en media Europa y los propios EEUU. Y ellos son los que ahora los alimentan comparando a esos movimientos racistas, xenófobos, misógenos, homófobos, totalitarios y violentos, con las respuestas a la desesperanza y al cabreo generalizado de los pueblos que nacen con la bandera de la democracia y la justicia social como reclamo. Son ellos los que, queriendo cortar el paso a los que luchan por acabar con los privilegios de las élites y defender los intereses del pueblo expandiendo la democracia hacia espacios de justicia social e igualdad de oportunidades, vuelven a pensar en sí mismos y no les importa que avance el fascismo con tal de que no avancen las posiciones políticas que ponen en riesgo sus beneficios y privilegios. Son ellos los que están arrojando y vendiendo los pueblos a demagogos como Trump.

Ellos, medios de comunicación y partidos políticos al servicio del capital, junto a sus amos oligarcas y poderes financieros varios, son quienes están permitiendo que el fascismo se expanda de nuevo por el mundo. Primero creando las condiciones que hacen posible la desesperanza de la gente y después cerrando el paso, criminalizando, las alternativas que quieren devolver esa esperanza sobre la base de arrancarles parte de los privilegios y beneficios que han estado obteniendo durante años precisamente a costa de llevar a la gente a la desesperanza. Ellos son los principales culpables de que el fascismo vuelva a resurgir y frente a ellos solo quienes sean capaces de ofrecer a los pueblos soluciones de esperanza basadas en la expansión de la democracia, la justicia social, la solidaridad entre pueblos y la igualdad real de oportunidades, podrán vencer tanto a los unos como a los otros, hundiendo el “viejo mundo” que ya se destruye bajo nuestros pies y cerrando a su vez el paso a la amenaza fascista. Pero ya saben, para quienes han provocado todo esto los fascistas no son una amenaza; quienes los señalan a ellos directamente como responsables de la situación y aspiran a combatirlos políticamente, sí.

El “tiempo triste del fin de la historia” ha muerto. El “fin de la esperanza” lo ha matado. La historia vuelve a desarrollarse ante nuestros ojos y el dilema que la mueve es claro: o son los movimientos populares y democráticos los que hagan pagar a los culpables de los males que asolan a la gente echándolos del poder y construyendo algo nuevo y pensado en clave de justicia social, democracia y de no dejar a nadie atrás, o serás los movimientos xenófobos y racistas los que se acabarán imponiendo como un rodillo. Lo de ir hacia delante o hacia detrás en la historia, en este punto, es básicamente esto:

O más democracia o más barbarie.

COLABORA CON KAOS