“Maduro es un dictador: lo dice la televisión”

Por J. Estrada Cruz

Quienes participaron en la asonada de la embajada venezolana en Madrid, tuvieron todas las facilidades del Gobierno español, con el visto bueno y apoyo del “niño” de Ciudadanos y de esos otros dos “perlas”, Aznar y González, comprometidos siempre en estos menesteres.

Por J. Estrada Cruz

Los pueblos de Europa aún no se han enterado que el malo de Venezuela no es Maduro, no es su Gobierno, ni el verdadero pueblo que le apoya. Ignoran que los auténticos malos, son los EE UU que están proyectando y dirigiendo, desde hace mucho tiempo, todo ese proceso hacía la derrota del “chavismo”, como en su día la organizaron y derrotaron al Gobierno de Salvador Allende.

Los malos son los grandes burgueses venezolanos y sus mellizos de vecindad, son las clases medias engañadas y liadas “como la pata de un romano”, como se dejaron liar y embaucar en Chile; son las pandillas de jóvenes alienados y comprados, delincuentes y lumpen formados y capitaneados por fascistas niños de papá, para que peleen contra sí mismos sin saberlo, enfrentándose a una “policía de mazapán” que tiene prohibido zurrar como lo suelen hacer las policías de Europa, y ya no hablemos de las policías latinoamericanas y de los sicarios que actúan impunemente asesinando periodistas y activistas de la izquierda. Reprimen y asesinan sin que haga falta que la gente esté apedreando  y lanzando cocteles molotov a la policía o al ejército. Ejército, del que los regímenes bananeros echan mano con la ligereza y resultados que todos sabemos.

Es triste que mucha de esa gente que se ha posicionado contra él Gobierno de Maduro, no sea capaz de darse cuenta que se ha puesto de parte del horror y del egoísmo de las grandes corporaciones económicas venezolanas y estadounidenses. Esta gente no sabe que inmediatamente que tomasen el poder (esperemos que no lo consigan) Venezuela sería sumida en un infierno durante mucho tiempo. Los avances sociales y económicos serían borrados, lo privatizarían todo, el petróleo volvería a ser controlado por ellos y las clases medias, junto a las clases populares, serían proletarizadas y explotadas con trabajos precarios, (para los que los consiguieran) y míseros salarios, que es lo que está ocurriendo en las zonas del mundo más avanzadas como sucede en el Estado español y en casi toda Europa.

Principalmente la televisión (el medio más eficaz que tienen en sus manos para llevar con éxito la máxima de Goebbels, aquel nazi alemán ministro de propaganda) en Europa todos los canales funcionan igual sin ni siquiera, mínima oposición que diga lo contrario. Los locutores en cada momento del día repiten la mentira por todas partes, en cada casa. Unos lo hacen de manera más sutil, más disimulada, otros, los más fachas, no se cortan un pelo en vomitar odio, mentiras e insultos. Los periodistas de radios y periódicos, también hacen cuanto pueden para mostrar su ideología reaccionaria o para salvaguardar sus remuneraciones.

“A mí, la verdad, Maduro NO me cae bien”, me responde un trabajador cuando le pregunto a propósito su opinión de lo que ocurría en Venezuela.  Momentos antes “mi interrogado” estaba poniendo a “parir” al gobierno español y a Rajoy.  Solo hizo falta hacerle ver quienes le proporcionaban la información de lo que pasaba en Venezuela, para que inmediatamente, de forma humilde y honesta, me reconociera su equivocación; como no podía ser de otro modo. Le ilustré sobre el paradero de los dueños de esos medios de fabricar mentiras y de sus fieles servidores: los gobiernos españoles repletos de corruptos, tanto el anterior como el presente, esos que el criticaba porque habían modificado las leyes laborales y bajado los salarios casi al siglo 19, los que han dejado sin trabajo y prestaciones a millones de personas, los que han permitido los desahucios de cientos de miles de familias dejándolas en situaciones deplorables de desgracias, en las que los suicidios por desesperación e impotencia, desde el 2009, han sido las más destacadas, si bien los más- media lo han venido silenciando. Mientras que por otra parte usaban ingentes cantidades económicas del pueblo, para regalárselas a los banqueros.  Tampoco es casualidad que en estos complots  de corrupción, terror y muerte aparezcan siempre esos dos muñecos diabólicos (Aznar y González) mostrando una y otra vez, su incondicional apoyo a la reacción y al capitalismo. Toda esta mugre humana es la que nos muestra en imágenes y nos explica quienes son los buenos y los malos que hay en el mundo.

Por eso, cuando sus cadenas televisivas, sus periódicos y sus radios, nos dan explicaciones de lo que ocurre en cualquier parte del planeta, y sobre todo en base a política, economía y a problemas sociales de  envergadura; para que no nos cuelen falsedades, para acertar sobre lo que está ocurriendo; siempre hemos de pensar y creer en todo lo contrario de lo que nos cuentan y enseñan en imágenes.

Por eso también, quienes participaron en la asonada  de la embajada venezolana en Madrid, tuvieron todas las facilidades del Gobierno español, con el visto bueno y apoyo del “niño” de Ciudadanos y de esos otros dos “perlas”, Aznar y González, comprometidos siempre en estos menesteres. Todo este contubernio permitió vía libre a la “procesionaria” venezolana. Y como no podía ser de otro modo allí se encontraban grupos de la extrema derecha española (Dios los cría y ellos se juntan)  que, al unísono con sus colegas venezolanos, estuvieron  durante más de cinco horas, sin que nadie les molestara, insultando, zarandeando y amenazando de muerte a los asistentes y a las personas de Venezuela (víctimas de agresiones) que fueron a informar de lo que de verdad está ocurriendo en su país, y de cómo, poderosas fuerzas internacionales están tratando de que el pueblo venezolano no consiga construir una sociedad más justa y solidaria. Eso que el chavismo llama “socialismo bolivariano”.

Por si no está claro de quienes son unos y otros en Venezuela (los reventadores del acto de Madrid), corearon también el nombre de un conocido nuestro al grito de: ¡Franco, Franco, Franco!… Escenificaron una actuación agresiva e intimidatoria (según explican algunos de los asistentes), que no envidiaba a las que perpetraban en su tiempo los nazis en Alemania. Fue una demostración fascista de cómo se violan las leyes internacionales en un “país bananero” como España.

Pues bien, estos son los que cada día aparecen por todos los medios “informativos” como los buenos de la  “película” frente a Maduro, frente a su legítimo Gobierno y al pueblo mayoritario que pacíficamente lo viene defendiendo.

1 Comentario
  1. ¿Podrían leer la página chavista aporrea, la anarquista el libertario de venezuela, y dejar la ignorancia un ratito en paz?

Escribe un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COLABORA CON KAOS