“Los fondos buitre están actuando en todos los sectores y nadie les pone freno”

Por Sara Montero

Charlamos con Vicente Losada, activista de la Plataforma contra los Fondos Buitre.

“Los fondos buitre son el ‘brazo armado’ de la estrategia neoliberal para hacerse con el poder económico en todos los territorios”

“Cuando un fondo buitre compra acciones en un hospital, la calidad asistencial de los pacientes disminuye”

“Los fondos buitre en España están entrando en actividades para personas vulnerables y servicios básicos”

“En España ningún partido político ha hecho una iniciativa que limite los fondos buitre. En Bélgica la aprueban por unanimidad”

 

El economista Vicente Losada se ha propuesto un objetivo titánico: investigar la actividad de los fondos buitres en España, triturar esos conocimientos y servírselos en dosis digeribles al ciudadano medio para que sepa cómo afectan estos inversores a su barrio o a su hospital. Este activista forma parte de la Auditoría Ciudadana de la Deuda de la Sanidad de Madrid, que se ha integrado en Plataforma contra los Fondos Buitre, constituida en octubre de 2017, junto a otras organizaciones como ATTAC Madrid, Asamblea de Afectados por la Venta de Viviendas del IVIMA (AVVI), CADTM (Comité por la Abolición de las Deudas Ilegítimas), Ecologistas en Acción, FRAVM (Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid), Observatorio CODE, PAH Alcobendas-Sanse, PAH Fuenlabrada, PAH Madrid, 15M Vivienda Usera, 15M Vivienda Latina y el Sindicato de Inquilinas.

Auspiciados por la necesidad que trajo la crisis económica a todos los niveles, los fondos de inversión han campado a sus anchas haciendo negocios en nuestro país, de forma silenciosa. Esta plataforma quiere sacar a la luz la actividad de este capital privado que hace dinero con derechos básicos como la salud o la vivienda y pide que se promueva una ley que acote su actividad. Cuartopoder.es charla con Losada en una cafetería del centro de Madrid.

— ¿Qué es exactamente un fondo buitre?

— Es una empresa que pretende especular en el mercado financiero con la deuda soberana, con la deuda de los países. Cuando éstos se ven en dificultades financieras, estos fondos intentan comprar su deuda en el mercado secundario para luego exigirle, en un momento de mayor crecimiento económico, no sólo ese importe sino también intereses y penalización.

— En España esto aún no ha ocurrido, ¿en qué países se han llevado a cabo estas operaciones?

— Sobre todo en Latinoamérica, aunque en Europa tenemos la experiencia griega del año 2012. En nuestro país no ha sucedido porque el Banco Central ha salido en defensa de la deuda española y es el que la está comprando. Ha ocurrido en países muy diferentes como Argentina, Grecia, la República del Congo o Zambia.

— ¿Se han expandido los fondos buitre con la crisis económica?

— Sí, evidentemente. En Argentina, por ejemplo, hay un fondo buitre que se llama NML Capital, cuyo propietario es Paul Singer, uno de los principales financiadores del Partido Republicano y de la campaña de Donald Trump. Este fondo buitre obtuvo 2.000 millones de dólares de beneficio por una operación en Argentina. Compró por 80 millones la deuda que había emitido y, cuando el país estaba en mejores condiciones financieras, le reclamó toda la deuda. Como consecuencia, obtuvo 2.000 millones.

— ¿Por qué han decidido constituir la plataforma ahora?

— Decidimos constituirla en octubre de 2017. Primero, lo hemos hecho porque en España los fondos buitre están actuando prácticamente en todos los sectores de la actividad económica y nadie le pone freno. No hemos visto que en el partido del Gobierno, ni en el arco parlamentario hayan surgido iniciativas. Están actuando en todos los ámbitos de nuestra vida: en tu hospital, comprando acciones en la residencia de tu padre o adquiriendo el inmueble de tu vecino para después desahuciarle. Y nadie está haciendo nada.

La segunda razón tiene que ver con un evento del CADTM, el Comité de abolición de las deudas ilegítimas, al que acudió la Auditoría de la Deuda Ciudadana en Sanidad el pasado junio en Bélgica. Estaban preparando una estrategia para defender una ley belga que limita la acción de los fondos buitre. Nos planteamos coordinarlos con ellos para intentar crear un movimiento social en España. Hay tres normas legales en Europa. En Francia, Reino Unido y Bélgica. La más completa es la belga, que fue aprobada en 2015 por unanimidad en su parlamento. Fíjese la diferencia. En España ningún partido político ha tenido la iniciativa de desarrollar una iniciativa legal que limite los fondos buitre y en Bélgica la aprueban por unanimidad.

— ¿Qué ocurre cuando un fondo buitre llega al accionariado de un hospital?

— El objetivo de un fondo buitre no es mejorar la salud de la población, es incrementar los beneficios para los accionistas y, además, en el menor tiempo posible. Cuando llegan y compran acciones en un hospital de determinadas características, la calidad asistencial de los pacientes disminuye. Con los recortes, en el sistema sanitario se ha producido una precarización del personal y se han reestructurado plantillas, que son bastante inferiores a las de hace diez años. Si una enfermera antes tenía un cupo y ahora tiene el doble, el paciente va a estar peor atendido. Entonces, la derecha política y económica argumentan que los hospitales públicos son menos eficientes y los derivan a las clínicas privadas o a los hospitales mixtos. Esto produce un incremento de los ingresos de las empresas que los gestionan. Detrás están los fotos buitres participando en su accionariado. Los ciudadanos pagamos con nuestros impuestos indirectamente el incremento de los beneficios de los fondos buitres.

A su vez, una de las causas de que aumenten las listas de espera es la falta de personal, aunque no es la única. En algunas ocasiones, esperar produce la muerte. Cuando dicen que los recortes matan, indirectamente, es verdad. Cuando un paciente está esperando 12 meses una operación quirúrgica y finalmente muere, la pregunta que nos tenemos que hacer es, ¿ha muerto porque le ha llegado la hora o porque ha tenido que esperar esos 12 meses? ¿Cuál es la causa?

— ¿Puede ponerme algún ejemplo concreto donde fondos de inversión participen en hospitales?

— En Madrid hay siete hospitales que se construyeron cuando Esperanza Aguirre llegó a la Comunidad de Madrid. Se les denomina el modelo PFI, que viene de Private Finance Initiative. En su momento, Aguirre argumentó que no tenía dinero para construir los hospitales necesarios y optó por este modelo. La Comunidad adjudicó a una serie de constructoras la realización de los hospitales. A cambio, les hizo una concesión administrativa a 30 años durante los cuales, cada año les pagan un canon. Esas empresas vieron que no estaban obteniendo esos beneficios que esperaban. La parte sanitaria la gestiona la consejería, pero la parte no sanitaria (limpieza, lavandería, restauración, jardinería…) la gestionan las adjudicatarias. Ellas creían que les iba a resultar muy rentable y no lo fue. Los fondos buitre se dieron cuenta de esta situación y desde el 2008 hasta hoy,  las empresas constructoras han vendido una parte o la totalidad de sus participaciones a fondos buitre. A día de hoy, de estos siete hospitales hay cuatro en los que se han hecho estas operaciones de venta. El hospital Puerta de Hierro de Majadahonda está controlado al 100% por un fondo buitre. Lo mismo ocurre con el Hospital de Arganda. Están en todas partes y no los vemos. En el hospital de Parla y el Henares también se han vendido un 50% o 60% de las acciones

— Así que cuando vamos a estos hospitales y nos encontramos pacientes que pasan tres días en los boxes o un servicio de televisión impagable para algunos enfermos, ¿tenemos que pensar que detrás está la mano privada?

— Sí, directa o indirectamente.

— Los fondos buitre están llegando también a las residencias…

— Es una estrategia parecida a la de la Sanidad. Hay determinadas residencias, fundamentalmente privadas, a las que por razones de dificultades financieras entran a participar estos fondos. Como lo que persiguen es el beneficio a corto plazo, se produce una reducción del personal.

— Estamos hablando de personas vulnerables y de servicios básicos.

— Efectivamente, ese es el problema. Yo creo que esa es la característica del caso español. Que nosotros sepamos no se han producido movimientos de fondos buitre para comprar deuda del Estado.

— Estos fondos no tributan en España, no crean empleo, ¿por qué no se les dificulta que especulen en nuestro país si realmente no le aportan nada al Estado?

— Existe una correlación altísima entre estos fondos y los que ostentan el poder económico, las grandes multinacionales. Es parte de la estrategia que ha establecido el neoliberalismo desde los años 80, cuando llegaron al poder Ronald Reagan en Estados Unidos y Margaret Thatcher en Reino Unido. Los fondos de inversión detentan una parte del accionariado de las empresas. Por ejemplo, todo el mundo detecta que el Banco Santander es de los Botín, pero ellos tienen menos de un 3% de la empresa, mientras Blackrock tiene un 6%. En definitiva, los fondos buitre son el ‘brazo armado’ de la estrategia neoliberal para hacerse con el poder económico en todos los territorios.

— En los últimos meses hemos escuchado al presidente del Gobierno presumir de recuperación económica, pero escuchándole a usted, parece que hay cosas anteriores de la crisis que no se van a recuperar.

— Se habla de que hay crecimiento económico, pero la pregunta es a costa de quién y quién se lo lleva. Se está produciendo un incremento de la riqueza en los sectores más acaudalados y un aumento de la pobreza en los sectores más pobres y con menos capacidad adquisitiva. En el ámbito de los fondos buitre, el problema es que, al no haber regulación, están domiciliados en guaridas fiscales. Hay estimaciones de Oxfam Intermon que han hecho estudios en los que se estima que desde el 2007, el volumen de ingresos que ha dejado de percibir el Estado español y las Comunidades Autónomas por parte de los fondos buitre ronda los 23.000 millones de euros. Con ese dinero se hubieran podido construir 164 hospitales públicos, 4. 600 centros de salud y se hubiera podido contratar 460.000 profesionales sanitarios. En cambio, nos están diciendo que no hay recursos para atender las necesidades básicas de la población. Yo creo que esto justifica que en España se tome la iniciativa para hacer una norma que ponga coto a la actuación de estos fondos.

— Ustedes han escogido como ejemplo el modelo belga, ¿de qué se trata?

— Hay que repetirlo: fue una legislación aprobada por unanimidad. En este caso, la ley está centrada en la actuación de los fondos buitre en el campo de la deuda soberana en el mercado secundario, no orientada a la actividad de fondos buitre en sectores de la actividad económica, que es lo que nosotros queremos añadir como valor a la ley que pretendemos desarrollar. Le diré algunas características. La primera, que los jueces puedan detectar que existe una diferencia entre el precio por el que un fondo buitre compró la deuda y una diferencia con lo que piden después. El segundo punto, que se niegue a participar en la reestructuración de la deuda. Otra es que los jueces vean que tienen la domiciliación en un paraíso fiscal.

— En el caso español, ¿cómo podría evitarse que los fondos buitres recurrieran a otros tribunales y forzar que se juzgase en España?

— Lo que planteamos es elaborar una ley similar a la belga, aunque somos conscientes de que hay que internacionalizar esta legislación. Tenemos que ser capaces de crear leyes en el ámbito de la Unión Europea o que se hiciera una directiva. El siguiente paso es a nivel global. El problema es que los fondos buitre tienen países amigos. Por ejemplo, en el caso argentino, el fondo buitre reclamó la deuda, pero no lo hizo ante un tribunal argentino, venezolano o ecuatoriano, sino en Nueva York, donde saben que las posibilidades de salir con ventaja en el juicio son mayores. Fíjese la importancia de esta ley belga, que el propio Paul Singer, a través de sus abogados, ha presentado un recurso para que se anule. A estos fondos les preocupa las posibilidades que esto puede tener.

 

“Los fondos buitre están actuando en todos los sectores y nadie le pone freno”

 

 

COLABORA CON KAOS