Las pensiones de 2018 ya son del 70% del último sueldo, 10 puntos menos que antes de las reformas de Zapatero y Rajoy

Por Kaos. Laboral y Economía

Los nuevos jubilados se irán este año por primera vez como media con el 70% de su último sueldo, frente al 80% vigente durante la crisis, debido al recorte que marca la reforma de pensiones impulsada por el PSOE en 2011.

Las reformas de las pensiones de Zapatero y Rajoy (recordemos que la primera de ellas fue apoyada por CCOO y UGT) ya han supuesto una rebaja de la pensión inicial de los trabajadores en 2018 de 10 puntos con respecto al sueldo previo a la jubilación, pasando del 80 al 70% de este. Es lo que se denomina ‘tasa de reposición’. Y, según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), en una sesión a puerta cerrada en el CES (a determinadas cuestiones no conviene darles mucha difusión…) la causa principal de esa rebaja se debería a la reforma de Zapatero de 2011 (ver artículo que reproducimos).

 

La ley de actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social fue firmada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con las patronales CEOE y CEPYME y los sindicatos CCOO y UGT en febrero de 2011

 

La perspectiva, además, es a un recorte todavía mayor de las pensiones públicas en los próximos años a través de varias medidas en marcha, entre ellas el crecimiento de las pensiones por debajo del IPC en los próximos años; la entrada en vigor del llamado factor de  sostenibilidad en 2019, que reduce la pensión por la esperanza de vida y producirá una bajada generalizada; la ampliación del período de cómputo que seguirá aumentando en los próximos años…

Esta situación está encontrando una respuesta cada vez más amplia del colectivo de pensionistas organizado en torno a la Coordinadora Estatal en defensa del sistema público de pensiones que ha convocado una nueva jornada de movilización estatal para el próximo sábado, 17 de marzo.

 

 

Los nuevos jubilados se irán este año con el 70% de su último sueldo, la peor tasa desde la crisis

La reforma de pensiones de Zapatero logra en 2018 su primer gran impacto de contención del gasto

Los nuevos jubilados se irán este año por primera vez como media con el 70% de su último sueldo, frente al 80% vigente durante la crisis, debido al recorte que marca la reforma de pensiones impulsada por el PSOE en 2011. La llamada Ley de Modernización de la Seguridad Social de aquel año ha conseguido que en 2018 la reducción de las nuevas pensiones sea ya del 10%, la peor tasa de reemplazo desde los años de crisis. Así lo confirmó el pasado día 6 a puerta cerrada el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ante el Consejo Económico y Social (CES), según la presentación a la que ha tenido acceso este diario.

La reforma de Zapatero aprobada en julio de 2011 se ha revelado como el mecanismo más potente hasta ahora para contener el gasto en pensiones, según la AIReF, que la considera mucho más efectiva que la impulsada por Rajoy en 2013. Según las estimaciones del organismo independiente, si no llega a ser por la reforma, la pensión de entrada mensual se estaría acercando ya a 1.450 euros, frente a los poco más de 1.300 actuales. Estas nuevas pensiones llegarán a ser en 2025 un 15% más reducidas con respecto al último sueldo que en 2011 y, de este porcentaje, el 12% será obra de la reforma socialista y el 3% de la del PP.

La reforma de Zapatero incluyó alargar la edad de jubilación hasta los 67 años y ampliar el período a tener en cuenta para calcular la pensión desde 15 a 25 años de vida laboral. Se estableció de forma gradual y alcanza su primer efecto de reducción importante justo este año en que llegarán a ser un 10% más bajas con respecto al último sueldo que en ejercicios anteriores. La previsión de la AIReF es que en 2019 sea aún más reducida para terminar estabilizándose en 1.300 euros hasta 2030.

 

Los datos de la AIReF contrastan con la retórica política de los dos grandes partidos. En 2011, el PP no apoyó la reforma, que salió adelante con los votos del PSOE y CiU. El propio líder entonces de la oposición, Mariano Rajoy, criticó que se extendiera la edad de jubilación hasta los 67, aunque luego decidió mantener la ley por ser «un compromiso internacional». Las medidas para contener el gasto en pensiones formaron parte de los compromisos de Zapatero para evitar el rescate.

A la inversa siete años después, el PSOE ataca al Gobierno del PP por no subir las pensiones. Ayer mismo, el secretario general socialista, Pedro Sánchez, reprochó a Rajoy en Telecinco que no revalorice las pensiones en función de la inflación y aseguró que su fórmula la hace posible. Relató que él propone un impuesto a la banca y sobre las transacciones financieras por el que recaudaría 2.000 millones este año, suficiente para cubrir los 1.600 millones que cuesta subir la pensión con el IPC. Sin embargo, omitió la escalada que eso supondría, porque la subida consolidaría y sería más díficil de equilibrar en los años siguientes con los impuestos que plantea.

En su presentación ante el CES, Escrivá aseguró que solo subiendo el 0,25% las pensiones sin cambiar el sistema vigente, la Seguridad Social va hacia un déficit crónico de más de 13.000 millones al año, inferior a los 18.000 millones actuales, pero muy relevante para las cuentas del Estado. «Para equilibrar el sistema de Seguridad Social con la fórmula actual sería necesario aportar cada año en torno a 2 puntos del PIB [unos 22.000 millones millones anuales] hasta el comienzo de la próxima década», señaló Escrivá.

El presidente de la AIReF dijo en el CES que con la magra subida actual «las pensiones han mantenido su poder adquisitivo desde 2013», pero avanzó que «a partir de 2018 la aplicación del Índice de Revalorización de las Pensiones supondría una pérdida de poder adquisitivo cada año hasta alcanzar casi un 11% en 2023».

 

Carlos Segovia

Enlace con la noticia

 

 

Para que podamos seguir informando colabora con el crowdfunding de Kaosenlared

-->
COLABORA CON KAOS